Llama la PGR a Raúl Zarrabal por malversaciones del túnel sumergido

El diputado local y ex secretario de Comunicaciones, Raúl Zarrabal Ferat, habría acudido a comparecer ante la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), en relación con las denuncias que existen por un presunto daño patrimonial en la construcción del túnel sumergido de Coatzacoalcos.

Conforme a las irregularidades detectadas tanto por el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) como por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) el presunto daño patrimonial acumulado de 2009 a 2013 sería de alrededor de mil millones de pesos y los responsables serían varios ex secretarios, destacando Marcos Theurel Cotero con el mayor monto.

En el caso de Raúl Zarrabal trascendió que habría acudido al Ministerio Público federal para ver lo relacionado, exclusivamente con su gestión al frente de la extinta Secom, donde el Orfis detectó un probable quebranto de 225 millones de pesos.

La PGR tiene dentro de las denuncias, por lo menos tres relacionadas con el túnel sumergido de Coatzacoalcos, por un presunto daño patrimonial que supera los mil millones de pesos. Tales denuncias alcanzarían a otros ex titulares de Secom, como serían Marcos Theurel Cotero, Guillermo Herrera Mendoza y Francisco Valencia, así como al propio ex gobernador Fidel Herrera Beltrán pues durante estos periodos se realizaron varias irregularidades.

Desde el año 2009, la Auditoría Superior detectó un presunto daño patrimonial de 368.4 millones de pesos del Fondo Nacional de Infraestructura que fueron autorizados por la entonces Secretaría de Comunicaciones (Secom) de manera indebida a fondo perdido, a favor de la concesionaria encargada de construir el túnel sumergido, sin embargo, no se verificó el cumplimiento de las normas mexicanas del proyecto ejecutivo, ni tampoco supervisó los procesos de construcción. De acuerdo con las especificaciones, resultaron insuficientes el control de calidad y las pruebas de comportamiento estructural.

Por otra parte, se pagaron indebidamente 97 millones de pesos por la autorización de precios extraordinarios, lo que cubriría las gestiones de Marcos Theurel y Guillermo Herrera Mendoza. Aunado a esto, hace un año, el entonces secretario de Infraestructura y Obra Pública, Gerardo Buganza Salmerón, acudió a comparecer al Congreso local para hablar sobre las irregularidades en esta obra, donde destacó que a finales del sexenio anterior se modificó, contraviniendo varias leyes, el título de concesión y otros accesorios del convenio a favor de la empresa y en perjuicio de los veracruzanos.

Dicha modificación fue aprobada por el ex gobernador Fidel Herrera Beltrán y ratificada en su momento por el secretario de Comunicaciones, Francisco Valencia, lo que generó la segunda denuncia, ahora presentada por Gerardo Buganza.

La tercera denuncia, es la que interpuso el Orfis al detectar, primero en la cuenta pública de 2012 un presunto daño patrimonial cercano a 300 millones de pesos y en 2013, por 225 millones de pesos.

El Orfis estableció que se realizó una deficiente integración de los precios unitarios del presupuesto base provocando un probable daño patrimonial, omitiendo verificar que se encontraron dentro de los rangos marcados los insumos, mano de obra, maquinaria y otros gastos indirectos. Además hubo obras que se pagaron y no se realizaron, mientras que algunos volúmenes de trabajo estaban muy por debajo, de lo que realmente se había construido.

En esta tercera denuncia también alcanzaría como presunto responsable al encargado del fideicomiso Luis Rafael Anaya de la Fuente.

(Con información de La Jornada Veracruz/ Por: Jair García)

00
Compartir