Los diez milagros del Mesías

Todos saben quién es el Mesías. No requiere presentación.

Pero lo que pocos conocen es la recopilación de algunos de sus más sonados milagros; verdaderas joyas de lo sobrenatural.

Y está claro que una vez que el mundo se entere de los siguientes milagros, seguramente el Mesías será llevado a la santidad. ¿Lo dudan?

1.- Desaparecer la realidad. No, el siguiente milagro se se produjo en Judea. Fue en Iguala donde el Mesías hizo el mayor de los milagros. Impuso como alcalde a José Luis Abarca. A su vez, Abarca y su mafiosa familia –vinculados a Guerreros Unidos–, ordenaron el crimen de “Los 43”. Pero a los ojos, oídos y la conciencias de muchos mexicanos esa realidad –exhibida en fotos y videos–, no existe más. ¿Por qué? Porque el mesías ordenó culpar del crimen de Iguala al Estado. Y la borregada culpó al Estado.

2.- Purificar a los impuros. En aquellos días, el Mesías dijo a su iglesia: “Todo el que está en el PRI, pero se arrepiente de todo lo que hizo mal y decide pasarse a Morena, puede ser perdonado. Al momento que se sale del PRI se limpió”. Y perdonó a cientos.

3.- Revivir a los muertos. Entonces, el Mesías dijo a Marcelo (y a René, y a Manuel, y a Arturo) levántate y anda. Y Ebrard se levantó de entre los muertos y adoró al Mesías (y también Bejarano, y Bartlett, y Núñez).

4.- Multiplicar los panes. Corría el año 2006 cuando el Mesías renunció al último trabajo conocido; el GDF. Han pasado 10 años y sigue sin trabajar. ¿De qué vive? Preguntan. Nadie sabe. El Mesías hizo realidad la multiplicación de los panes, los peces, viajes, universidades de los hijos, guaruras y ropa de marca… ¡Bendito sea el Mesías!

5.- Calmó (y evadió) la tempestad. Entonces la multitud gritó: ¿cómo pagó los segundos pisos? ¿qué pasó con los videoescándalos? ¿cuál es su relación con la CNTE? ¿por qué se alió con PRI podrido de Javier Duarte? Y en medio de bendiciones, el Mesías respondió a la multitud: “es un complot”.

6.- El sermón de la montaña (engañabobos). Con pocos meses de existencia, la Morena del Mesías logró triunfos en la mitad de las delegaciones de la CDMX. Y en junio próximo, Morena podría quedar en segundo lugar en al menos cinco estados, de las 12 entidades en contiena. Cada pueblo tiene al Mesías que merece.

7.- Reconstruyó el templo en tres días. Entonces el Mesías dijo a sus seguidores, “destruid el templo y lo reconstruiré en tres días”. Y así fue. Del PRD –que todo le dio–, poco queda. Y los cimientos, paredes, techos y votos amarillos están ahora en el templo de Morena.

8.- Resucitó a la tercera elección. Luego de dos viacrucis dolorosos –en 2006 y 2012–, que terminaron cuando fue crucificado en las urnas, el Mesías resucitó para 2018. Dueño de millones de spots, grita que lo quieren fuera y que le robarán de nevo. Luego, juzgará a vivos y muertos por pecadores y por ser parte de “la mafia del poder”.

9.- Lo negaron tres veces. Ya los Chuchos, ya Arturo Núñez, ya Graco Ramírez –y muchos otros feligreses–, que aplaudian a rabiar al Mesías y que hoy, aseguran, es un peligro para México.

10.- Extendió su iglesia por los siglos. Fue así que, de milagro en milagro, el Mesías construyó una iglesia sobre las ruinas de la que fue su casa. Nunca quiso a la izqueirda –y tampoco la entendió–, pero aprendió a vivir de lo que regala esa rentable tendencia política.

¿Y qué dicen los feligreses sobre la brutal incongruencia del Mesías, que bendecir con la izquierda, pero cobrar con la derecha?

Los feligreses del Mesías no dicen nada; viven secuestrados por ese dogma de fe llamado López Obrador.

Al tiempo.

Por: Ricardo Alemán/ Milenio

00
Compartir