Los todólogos

•Sin el perfil profesional para el cargo público, José Tomás Carrillo junior, Juan Antonio Nemi y Tomás Ruiz se han paseado por casi la mitad del gabinete duartista
•Pero, bueno, Max Weber lo decía: la política nunca se ha llevado bien con la ética

Los señores José Tomás Carrillo Sánchez y Juan Antonio Nemi Dib, también Tomás Ruiz González, debieron vivir en el siglo XVIII, cuando los hombres eran universales.

Claro, también en el siglo XX, cuando nacieron, en que la voz popular llamaba Todólogos a los hombres universales de siglos anteriores.

Por ejemplo:

En el sexenio próspero, Tomás Carrillo junior ha desempeñado los siguientes cargos:

Diputado federal. Un político nacido para legislar las normas jurídicas que rigen la vida pública y privada.

Secretario de Desarrollo Agropecuario. Ideólogo de la política agropecuario del sexenio.

Subsecretario de Gobierno. Político político en la plenitud de la vida.

Coordinador de asesores del gobernador. El político con visión de Estado que planea el presente, pero más el futuro.

Y ahora, delegado federal del Instituto Nacional de Migración. El ideólogo de la política migratoria. Especialista en el éxodo de habitantes de Veracruz y también de los nacidos en América Central camino a Estados Unidos, en su paso por Veracruz. Asiduo lector de Éxodo.

Nunca antes un político con una vocación universal, especialista en todo.

En el sexenio que se aproxima a su fin, Juan Antonio Nemi Dib.

Director del DIF. Ideólogo de la niñez, las mujeres y los ancianos, la familia en pocas palabras.

Secretario particular del gobernador. El político con visión de Estado que además de llevar la agenda del jefe del Poder Ejecutivo, planea con éxito el futuro inmediato y mediato del jefe máximo. Una especie de José Córdoba Montoya.

Secretario de Salud. El ideólogo de la política de salud. Soberbio, dijo en la toma de posesión: Javier Duarte cumplió mi sueño de toda la vida, ser secretario de Salud sin ser médico.

Bueno, Fidel Herrera también le cumplió el otro sueño de su vida: ser comandante policíaco y por eso lo envió de comandante de la policía auxiliar y bancaria, cuando le exigía que en los eventos públicos se presentara vestido de poli.

Ahora, de nuevo, Duarte le cumple tal sueño. Otra vez, de ideólogo policiaco.

Hombres, pues, universales.

Universal también Tomás Ruiz González.

Del primer secretario de Finanzas y Planeación (ya van seis) al quinto secretario de Infraestructura y Obra Pública, donde el perfil moral y ético reclama un ingeniero, un arquitecto, un constructor.

Pero, bueno, Max Weber lo escribió con claridad: la política nunca se ha llevado bien con la ética.

PROHIBIDA LA RENDICIÓN DE CUENTAS

Tan es así que, por ejemplo, el gobierno de Veracruz ha despedido y enrocado a unos 57 funcionarios, y nunca, jamás, en ningún momento los cambios han sido transparentes con rendición de cuentas.

Es decir, en ningún momento el contribuyente que paga impuestos, el ciudadano que vota en cada elección en las urnas, ha sido merecedor de una explicación sobre las razones de que un político sea cesado y/o removido del gabinete legal y ampliado.

En todo caso, ni hablar, se cumple a plenitud la sentencia bíblica de Luis XIV: el Estado soy yo…, y a quien no le parezca que vaya y #%&#%&#%&.

UN HOMBRE DE PRINCIPIOS

Amigos desde la juventud, quizá desde antes, Adolfo López Mateos toma posesión de presidente de la república y una noche cena con don Francisco Martínez de la Vega, jefe de Información del semanario Siempre!, que entonces dirigía el legendario y mítico reportero, José Pagés Llergo.

Le ofrece la dirección de PEMEX:

–Gracias, Adolfo, nada sé de Pemex.

–Paco, eso no importa. Te pongo un montón de asesores y ya.

–Gracias, Adolfo, aquí estoy bien. En Siempre!

–Los asesores te ayudarán.

–Gracias, pero si así fuera, sería deshonesto.

Y nunca Martínez de la Vega aceptó la propuesta a su amigo, el presidente de la república.

SI EL GÓBER SE EQUIVOCA… VUELVE A MANDAR

Tal cual, si El Estado soy yo, entonces, el reciclaje de los funcionarios públicos y políticos habrá de continuar como nunca antes en el sexenio próspero hasta el día último de noviembre del año 2016.

Y es que en nombre del Estado suelen cometerse muchas cositas y demasiados atropellos.

Por eso, incluso, seis secretarios de Finanzas y Planeación y cuatro subsecretarios de Gobierno y cuatro secretarios de Desarrollo Social y tres secretarios de Desarrollo

Agropecuario y tres Contralores y tres directores de Comunicación Social y tres procuradores de Justicia, llamados ahora Fiscal, entre tantos otros.

Y lo insólito, lo mismos sirven unos para un cargo que para otro tan opuesto en las aptitudes, cualidades, atributos y experiencia… en tiempo y forma como en años luz.

Con Nemi se repetiría aquel adagio popular: “Cuando te toca, aunque te quites y cuando no te toca, aunque te pongas”.

Total, si el gobernador se equivoca vuelve a mandar…

Por: Luis Velázquez

00
Compartir