Mancera olvida la autocrítica y se cubre con acarreo sabor 2018: “¡Presidente!”, le gritan

Como un intento de enmendar el camino que lo sitúa con una aprobación pública en picada, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Miguel Ángel Mancera Espinosa, recurrió a una fórmula del priismo más rancio y llegó este jueves a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) a presentar su Tercer Informe de Gobierno en medio de aplausos y ovaciones a modo, propinados por empleados del gobierno que él encabeza.

Provenientes de distintas dependencias del gobierno central, como la Secretaría de Finanzas o la de Desarrollo Social, así como de las delegaciones actualmente gobernadas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD, por el cual Mancera accedió al poder), los trabajadores no repararon en mostrar su entusiasmo cuando el Jefe de Gobierno llegó al recinto legislativo, cerca del mediodía. Pero igual habían pasado la mañana lanzando porras al titular del GDF o a sus respectivos delegados o levantando carteles con mensajes de agradecimiento a Mancera Espinosa, quien informaría de los resultados de su gestión justo cuando ésta va a la mitad y cuando el propio funcionario ha reconocido sus aspiraciones presidenciales, de cara a 2018.

“¡Mancera, amigo, Miguel Hidalgo está contigo!”, se desgañitaban unas mujeres antes de que el aludido llegara, provenientes de una de las demarcaciones que el PRD perdió en las pasadas elecciones de junio, tras años de haber gobernado casi por completo a todo el Distrito Federal.

“Gracias por los desayunos escolares”, “Gracias por los comedores”, se leía en las cartulinas fluorescentes que trabajadoras de las delegaciones Tláhuac, Iztapalapa y Xochimilco portaban, apostadas tras una valla metálica frente al recinto del legislativo local. Un mensaje más respaldaba al Jefe de Gobierno en sus aspiraciones políticas. “Mancera. Vamos juntos en 2018”, decía.

Horas más tarde, al término de la ceremonia de entrega del informe, un grupo de trabajadores del Gobierno capitalino, adscritos al Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno del Distrito Federal (SUTGDF), le refrendarían ese apoyo coreándole: “¡Mancera para Presidente, Mancera para Presidente!”.

Con las calles aledañas a la ALDF cerradas y resguardadas por granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública local, el acceso al recinto se hizo por la calle de Donceles y Eje Central, de modo que la calle se convirtió en una suerte de pasarela de funcionarios.

Los empleados públicos, quienes afirmaban que habían ido por propia voluntad, se mostraban entusiastas con cada nuevo arribo de un legislador o servidor público, siempre que éste fuera del PRD o de una de las demarcaciones gobernadas por ese partido.

A otros, a quienes los empleados no reconocían, sólo les tocaban silbidos y piropos. Pese a haber estado desde las 6 de la mañana, como algunas empleadas dijeron a SinEmbargo, los asistentes mantuvieron el ánimo al menos hasta la llegada del Jefe de Gobierno.

Cuando Mancera Espinosa llegó, saludó a algunos de mano y se dejó fotografiar mientras lo hacía. Luego, entró al recinto y afuera muchas de las personas que habían acudido a escuchar su mensaje, según dijeron, comenzaron a retirarse. Algunos otros siguieron festejando las llegadas de más funcionarios; poco a poco comenzaron a apagar sus gritos, luego empezaron a buscar donde sentarse, a arrimarse a la sombra, a hacerse la plática entre ellos, a buscar qué más comer (pues les habían sido entregados paquetes de comida más temprano).

Muy pocos parecieron atender, a través de las dos pantallas dispuestas para ello, lo que ocurría dentro del recinto legislativo, desde donde Mancera dio un mensaje carente de autocrítica.

Sólo hasta que se avizoraba que el Jefe de Gobierno terminaría su discurso y el evento acabaría, los empleados que aún seguían en el lugar se alistaron para esperar su salida.

Para que no se notara que ya eran menos, el personal que atendió la logística afuera de la ALDF les permitió acomodarse de tal manera que se acercaran lo más posible a la escalinata y se viera un gran grupo de simpatizantes. Desde ahí, los aplausos, los gritos y las porras nuevamente sonaron para el Jefe de Gobierno de parte de sus propios empleados, los únicos ciudadanos que, al parecer, acudieron a apoyarlo y hasta a agradecerle.

MENSAJE DE IMAGEN RUMBO AL 2018

El mensaje de Miguel Ángel Mancera ante el Pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se caracterizó por su carencia de autocrítica.

Por momentos, su discurso se convirtió en un catálogo de anuncios sobre futuros proyectos y promesas, como la buena voluntad del Gobierno de dialogar con los capitalinos antes de construir los megaproyectos de infraestructura urbana.

Mancera aprovechó el marco de la presentación de su Tercer Informe de Gobierno, para anunciar una serie de programas sociales y de iniciativas legislativas que enviará a la Asamblea Legislativa, con el propósito de mejorar su imagen de cara al 2018. Pero sin mencionar los costos presupuestales o el número de capitalinos que serían beneficiados con sus “obras”.

Aprovechó la ocasión para anunciar que enviará a la Asamblea Legislativa varias iniciativas de reforma a la Ley para fomentar el desarrollo local, impulsar la economía capitalina

Por ejemplo, anunció que presentará un nuevo programa para evitar que se tire a la basura y se desperdicien cientos de toneladas de alimentos de restaurantes y de tiendas de autoservicio.

“Este esfuerzo contara con el acompañamiento de la FAO y de la iniciativa privada no descuidaremos ningún eslabón de la cadena productiva de nuestra ciudad. Presentaré también el nuevo programa ‘Yo te apoyo’ con el que ofrecemos capacitación y financiamiento directo a pequeños negocios como estéticas, misceláneas y papelerías para que mejoren sus ganancias”, anunció.

Mancera se refirió además a un “amplio horizonte de programas sociales”, de los cuales, presumió, muchos de ellos se han convertido en referente nacional por los resultados obtenidos.

Por ejemplo, citó el programa “Médico en Tu Casa” el cual dijo, ha sido reconocido en Estados Unidos y Cuba.

“Aprovecho en este momento para presentar a ustedes, y entregar señor presidente, la iniciativa de Ley de Médico en Tu Casa –como lo ofrecí– a fin de asegurar el derecho a la salud de la población capitalina”, anunció.

Anunció también que en noviembre inaugurará la primera Clínica Geriátrica de la Ciudad de México y poco después se pondrá en marcha la segunda Clínica de Odontogeriatría. “Pronto, también, colocaremos la primera piedra del primer Instituto de Estudio de la Vejez en el país, aquí, en la Ciudad de México”, prometió.

Por otra parte, Mancera también anunció una serie de obras de carácter social, sin que mencionara los recursos que se destinará para su construcción o el impacto que tendrá en la población de la capital del país.

Por ejemplo, informó la construcción del primer Centro de Salud Emocional para Jóvenes de la Ciudad de México, que será inaugurado el próximo año.

Respecto al Metro de la Ciudad de México, Mancera afirmó que habrá un “proceso de transformación impostergable e indispensable”, que se logrará gracias a los recursos generados por la nueva tarifa de cinco pesos por boleto de viaje.

El Jefe de Gobierno prometió que estarán rehabilitados 45 trenes de la Línea 1, se reparará el cableado, se mejorará el sistema de puerta de 85 trenes, se sustituirán escaleras eléctricas, y se comprará equipo que garantizará una mejor comunicación entre los operadores.

“Hoy les puedo confirmar que está en marcha la ampliación de la Línea 12, la Línea 9 y también la ampliación de la Línea A de nuestro Metro”, se comprometió.

Mancera reconoció que la acción de gobierno de la Ciudad de México se encuentra bajo el escrutinio constante en materia de transparencia y de rendición de cuentas. Por lo que invitó a la ciudadanía a denunciar cualquier acto de corrupción, a fin de sancionar a los culpables.

“He dado instrucciones también para fortalecer nuestros órganos de contraloría y fiscalización de recursos; trabajamos en una agenda de modernización que incluye la aplicación de nuevas tecnologías y mecanismos de control, como las declaraciones patrimoniales, fiscales y la nueva declaración de conflicto de intereses, que ya son una realidad en esta administración”, dijo.

MORENA Y PAN ENCABEZAN LA OPOSICIÓN

De las nueve fracciones parlamentarias que componen la oposición en la Asamblea Legislativa, Movimiento Regeneración Nacional (Morena) fue quien reclamó con mayor firmeza al Jefe de Gobierno los errores de su administración y su poca disposición a dialogar y ceder en los temas que podrían beneficiar a los capitalinos.

En materia electoral, Morena demandó fortalecer las reglas de competencia electoral, a fin de evitar viejas prácticas electoreras como es la compra del voto, el uso discrecional de programas sociales y la intervención de servidores públicos en los procesos electorales.

En este punto, Morena también exigió nuevamente la renuncia de servidores públicos que fueron factor de desequilibrio en el proceso electoral del 2015, uno de ellos, Héctor Serrano Cortés, quien se desempeñaba hasta hace poco como Secretario de Gobierno y fue trasladado a la Secretaría de Movilidad, a pesar de los llamados por sacarlo del gabinete mancerista.

“Podrán consumar robos y fraudes electorales, fabricar mayorías artificiales, intentar bloquear a quien legítimamente obtuvo la mayoría, pero no van a poder engañar a la gente, no van a detener el avance democrático de Morena en la capital del país”, advirtió al Jefe de Gobierno, César Cravioto, líder de la bancada de Morena.

En materia de infraestructura, Morena demandó que ni una sola obra más se construya sin contar con el aval de la ciudadanía, mediante una consulta vecinal.

Se refirió principalmente al denominado Corredor Cultural Chapultepec que se ubicará sobre la avenida del mismo nombre a la altura de la Glorieta de Los Insurgentes y el paso a desnivel sobre avenida Río Mixcoac en su cruce con avenida de Los Insurgentes.

“Necesitamos delinear el tipo de ciudad a que aspiramos: una ciudad vertical, con pasillos privados en segundo nivel, con el mall más grande de América Latina; o una ciudad sustentable, horizontal, caminable, con inversiones en áreas verdes, que respete el espacio público y las decisiones vecinales”.

Morena pidió a Miguel Ángel Mancera gobernar a favor de la ciudadanía y dejar de utilizar a la fuerza pública para golpear a la sociedad.

“Restaurar el Estado de Derecho y erradicar la criminalización de la protesta social requiere de tareas urgentes: aprobar la Ley de Amnistía que propondremos, la desaparición del cuerpo de granaderos y eliminar las disposiciones que criminalicen y restrinjan la protesta social”, exigió Cravioto.

Por su parte, el coordinador de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN), Jorge Romero Herrera, advirtió que su bancada encabezará una oposición responsable en la capital del país.

Aseguró que el PAN favorecerá sólo las acciones tendientes a empoderar a los ciudadanos y descentralizar el ejercicio del poder en beneficio de los gobiernos delegacionales.

“Pugnaremos desde esta bancada para que se restituya a las y los jefes delegacionales las facultades que sexenio tras sexenio se les han ido quitando. Este es el momento, porque como nunca las 16 delegaciones políticas han estado pluralmente representadas como hoy lo están”.

Asimismo se pronunció por reformar la consulta vecinal, la cual no es vinculativa y más bien parece un ejercicio de simulación, porque realmente los ciudadanos no toman parte de las decisiones en materia de desarrollo urbano, de seguridad y de transparencia, por decir algunos temas.

“Más aún y acaso mil veces más importante que lo anterior, es que el PAN pugnará por generar herramientas jurídicas, instrumentos que conste en la Ley para que a quienes verdaderamente empoderemos sea a los habitantes de esta ciudad”, advirtió Jorge Romero.

MANCERA SE DESENTIENDE DE MEGAOBRAS POLÉMICAS

En su mensaje, carente de autocrítica a su gestión, Mancera no contestó a ninguno de los cuestionamientos que le hicieron previamente los diputados locales de los distintos grupos parlamentarios, y aunque en su mensaje frente a los legisladores hizo referencia a algunos de los temas polémicos que han marcado este año de su gestión, no ahondó en ellos.

Uno de esos temas fue el de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, suspendida parcialmente desde marzo del año pasado, al detectarse fallas en su funcionamiento.

Al respecto, Mancera dijo que había asumido los costos económicos y políticos por ese hecho y aseguró que, como se comprometió, el servicio se reanudará en noviembre próximo.

“El cierre parcial de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro ha significado sin duda, uno de los principales desafíos a los que me he enfrentado. Asumí con responsabilidad el costo político que implicó esta decisión, porque era primordial garantizar la seguridad de la gente”, expuso.

Sin embargo, no se refirió más al asunto pese a que, desde la suspensión del servicio, han surgido más dudas sobre las causas de las fallas, así como nuevos derroteros legales promovidos por ejidatarios que acusan despojo de tierras y por ex empleados del Proyecto Metro que han señalado ser los “chivos expiatorios” de las sanciones impuestas.

Otro de los temas polémicos al que aludió fue el de las grandes obras en la ciudad, frente a las cuales ha habido rechazo ciudadano, aunque Mancera lo matizó diciendo que eran asuntos que habían llamado la atención.

El Jefe de Gobierno hizo referencia únicamente a dos de esos proyectos, el Deprimido Vehicular Insurgentes-Mixcoac y el Corredor Cultural Chapultepec, que han sido ampliamente visibilizados en redes sociales y a través del trabajo de distintos grupos de vecinos.

“Vamos a mantener una línea de diálogo permanente con todos los actores sociales involucrados, para conocer posiciones de la ciudadanía, para vincular las decisiones de la gente y para mejorar por supuesto en la conducción de estas políticas públicas”, dijo.

Pero otros proyectos frente a los que también existe rechazo de vecinos afectados y ciudadanos no fueron mencionados por el mandatario, como las obras en el Deportivo de la Magdalena Mixhuca, el Tren Interurbano México-Toluca, o las construcciones inmobiliarias irregulares que han aflorado por toda la ciudad durante su gestión.

CRITICAN MAL USO DE PROGRAMAS SOCIALES

Durante su mensaje con motivo del Tercer Informe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, resaltó los “logros” de varios programas sociales en la capital del país.

Informó que en el 2014 se aplicaron 176 programas sociales que fueron aprobados por el Comité de Planeación del Desarrollo del Distrito Federal (COPLADE). Durante el 2015, detalló, se cuenta con 154 programas aprobados, de los cuales 28 corresponden a las dependencias del gobierno central, 24 a órganos desconcentrados y 102 a órganos político-administrativos.

Mancera resaltó que los programas sociales se entregan a los capitalinos sin distinciones de ningún tipo y benefician a los sectores más vulnerables.

El mandatario capitalino presumió “logros” como el programa “Cuna CDMX” con el que se ha apoyado a más de 10 mil madres para prevenir la muerte infantil por la llamada muerte de cuna o por accidente.

Informó que se ha otorgado más de 20 mil microcréditos a mujeres para la generación de micronegocios. Para los niños, mancera destacó la consolidación del programa “SaludArte”, con el que se ofrece educación nutricional, activación física e instrucción artística a estudiantes de primarias públicas en zonas de alta vulnerabilidad.

Para los jóvenes resaltó el programa “Educación Por Ti”, con el cual dijo que se beneficia a más de 25 mil jóvenes de los llamados “Ni-nis”. Además habló del programa “Mi Primer Trabajo” que ofrece apoyos económicos y alternativas de contratación formal.

Otro de los “logros” presumidos por el Jefe de Gobierno es la entrega de dos millones 349 mil 605 vales electrónicos con un presupuesto de 959 millones 137 mil 304 pesos, para estudiantes de nivel preescolar hasta secundaria.

Sin embargo, la oposición no compartió la idea de que los programas sociales tiene un carácter completamente altruista. Por el contrario, los distintos partidos de oposición reprocharon el uso clientelar de varios proyectos de ayuda a grupos vulnerables.

El Diputado Jesús Armando López Velarde Campa, presidente de la Asamblea Legislativa demandó al jefe de Gobierno que cese el uso clientelar y electorero de los programas sociales.

“Hacemos un llamado a despolitizar los programas y ejercicios presupuestales de la Ciudad y sus delegaciones, para lograr una ciudadanía, toda, en pleno derecho de beneficiarse sin regateos partidistas”, destacó el legislador por Movimiento Ciudadano.

El PAN será en la Asamblea Legislativa anunció que buscará un cambio de fondo en el manejo de la política social que se ha convertido en un instrumento de manipulación y clientelismo electoral.

El coordinador de la bancada panista, Jorge Romero Herrera, explicó que su partido no está en contra de los apoyos asistencialistas, sino de que los programas sociales se conviertan en rehenes de intereses políticos y electorales.

“Con lo no podemos estar de acuerdo, ni lo hemos estado, ni lo estaremos jamás, es que esa política se pervierta y se convierta en un instrumento de manipulación política y de clientelismo electoral”, dijo el líder parlamentario”, destacó Jorge Romero.

(Con información de Sin Embargo)

00
Compartir