“Manuel estuvo valiente y risueño como era, hasta el final” dice su esposa Doña Ana Estrada al despedirlo para siempre

Medellín, Ver.- Con honda tristeza reflejada en el rostro doña Ana Estrada Martínez esposa del periodista Manuel de Jesús Carvallo Carvallo, dijo sentir un gran vacío y desconcierto por la repentina partida de su esposo cuyos restos mortales fueron cremados anoche en la funeraria Memorial.

Aunque Manuel Carvallo era oriundo del puerto de Veracruz de donde egresó de la carrera de periodismo de la Universidad Veracruzana (UV); le gustó trabajar en varias ciudades del estado, Córdoba fue uno de estos. Ahí fue donde la conoció mientras ella pasaba por el café tradicional y él, recién concluía una entrevista.

Coqueto y dicharachero como era su costumbre le lanzó piropos que la conquistaron. Era lo que más le gustaba de él, además de

Doña Ana Estrada no culpa a nadie de la muerte de Manuel Carvallo sólo agradeció y agradeció en su funeral con lágrimas y tristeza/ Plumas Libres

las anécdotas que siempre le contaba de sus hazañas como periodista y la pulcritud con la que acostumbraba vestirse pues le encantaba usar la ropa tradicional jarocha su sombrerito blanco con el que decía, “se tapaba su pelona”.

Todavía antier, antes de que se internara me pidió su camisa roja, pantalón, calcetines y zapatos cafés, le gustaba estar presentable, estaba contento, tenía muchos planes para seguir creciendo profesionalmente”, relata entre sollozos.

Jamás pensó que una herida en el pie izquierdo que se estuvo tratando en el hospital regional, se le fuera a complicar. Sabía que tenía diabetes y cuidaba mucho su alimentación. Desayunaba, comía y cenaba casi siempre en su casa para evitar alimentos que le elevaran el nivel de glucosa en su sangre.

En el hospital de Alta Especialidad recibió curación y tratamiento para su herida, dejó de ir porque le dijeron que ya estaba bien-recuerda-. Unos días después empezó a sentirse mal y decidió presentarse a revisión en la Cruz Roja donde dijo que fue atendido de inmediato.

“Quiero decirles que estoy muy agradecida con los médicos y especialistas que lo atendieron en la Cruz Roja, Manuel tuvo una excelente atención y no fue tratado por pasantes, lo vio un excelente internista y en todo momento estuvo pendiente. No tengo ninguna queja, solo agradecimiento para ellos y para quienes nos hicieron el favor de apoyar en todo, ellos saben a quienes me refiero”.

-Con las lágrimas perlando sobre sus mejillas- recuerda que Carvallo se mantenía estable tras la operación e incluso se mensajeó con dos que tres periodistas a los que les agradeció su atención por preguntar y todavía en son de broma, alcanzó a despedirse de uno de sus compañeros que también está enfermo y le dijo- “mi hermano, creo que todavía te voy a ganar, me voy a ir primero que tú, me estoy sintiendo mal. Cuídate mi hermano”. “Pero yo pensé que estaba bromeando, estaba risueño y valiente como era, hasta el final. 

Unas horas después -continúa- me dijo que tenía muchísimo dolor, un dolor insoportable, no se si por su desesperación le subió la presión arterial de inmediato, después sintió asco y bueno…..-las lágrimas ya no la dejan continuar- después de eso….le avisaron que había partido….No lo podía creer, fue todo tan rápido que simple y sencillamente se quedó en show.

Hasta la funeraria Memorial se dieron cita además de la esposa e hijos de Carvallo, dos hermanos que si lograron llegar para despedirlo pues viven en la ciudad de México. También llegaron sus amigos y compañeros periodistas más cercanos que desde temprano acudieron para acompañarlo, montar guardia frente a su féretro y despedirlo.

La cremación de los restos mortales del periodista tuvo lugar a las 11 de la noche de este mismo jueves. Su esposa e hijos se despidieron del comunicador en medio de la tristeza, llanto y dolor. Sus cenizas serán esparcidas frente al mar tal y como él lo pidió antes de partir.

Manuel de Jesús Carvallo Carvallo como la mayoría de los periodistas de Veracruz carecía de los servicios de seguridad social, por eso tuvo que pedir ayuda para recibir atención médica. Su muerte a solo 51 años de edad, pudo evitarse si tan solo hubiese recibido la atención médica adecuada. Pero no, en Veracruz no hay ley que obligue a los dueños de los medios de comunicación a cumplir con brindar seguridad social a los comunicadores, pese a ser la entidad donde hay 23 periodistas asesinados y 4 desaparecidos.

 

 

Plumas Libres

00
Compartir