Marcelo Montiel, entre Sedesol y el fraude electoral

Rara vez se altera. Rara vez reacciona. Y no es que Marcelo Montiel sea de piedra. Es su piel gruesa y el cinismo que lo distingue. No lo punza la crítica ni lo sacude la controversia; elude el ataque, es insensible a la denuncia. Nada lo inquieta, excepto cuando se trata de la verdad.

Acusado de malversar recursos públicos, de lucrar con los programas sociales, de ser parte de los “ladrones de elecciones”, ha tenido que salir el delegado de la Sedesol federal en Veracruz a enfrentar el escándalo y a mitigar el caos.

Lo denuncia el senador Alejandro Encinas Rodríguez, una de las figuras de la izquierda mexicana, ex jefe de Gobierno del Distrito Federal, ex miembro del PRD, que en conferencia de prensa, el lunes 27, reveló la existencia de un operativo para usar electoralmente los programas sociales y sus recursos, del orden de los 500 millones de pesos.

Dice Encinas que del presunto desvío hay videos y documentos, entregados en una memoria USB por una organización denominada “Funcionarios Honestos de Sedesol en Veracruz”.

Señala que la filtración incluye evidencia de robo de apoyos a jornaleros agrícolas, tarjetas bancarias para el cobro de la ayuda económica, rastros de firmas falsificadas a supuestos beneficiarios y obras fantasma que el Programa de empleo Temporal da por realizadas, según reseña el portal de la revista Proceso.

De acuerdo con Encinas Rodríguez, los 623 archivos que contienen la información que implica a Marcelo Montiel, fue entregada a la Secretaría de Desarrollo Social, Secretaría de la Función Pública, Auditoría Superior de la Federación, Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), Comisión Nacional de Derechos Humanos y Procuraduría General de la República.

Dice la información de Proceso:

“Encinas informó que corresponde a estas instancias darle seguimiento a los delitos denunciados e implementar las acciones legales correspondientes, ‘derivadas de prácticas perversas que, de comprobarse, dan cuenta de cómo se despoja a los sectores más pobres de este país de recursos públicos que deberían atender la condición de vulnerabilidad que enfrentan y no favorecer a un partido político y compra de voto’.

“La información incrimina particularmente al actual delegado de Sedesol en Veracruz, Marcelo Montiel Montiel, como responsable del presunto desvío de recursos para promoverse como candidato del PRI a la gubernatura de esta entidad.

“Encinas recordó que no es la primera vez que se realiza una denuncia de este tipo en la Sedesol de Veracruz. En 2013 el PAN exhibió llamadas telefónicas de funcionarios de la misma dependencia que acordaban utilizar los recursos de la dependencia para beneficiar al PRI en las elecciones locales de ese año, haciendo uso de más de 360 millones de pesos destinados a programas como Oportunidades y Piso Firme.

“Esta denuncia ‘dio lugar al desafortunado comentario del presidente Peña Nieto en defensa de la titular de la Sedesol: Rosario no te preocupes, hay que aguantar, recordó el exjefe de Gobierno capitalino.

“En aquella ocasión, el escándalo puso en crisis el naciente Pacto por México y derivó en la renuncia del entonces delegado estatal Ranulfo Márquez Hernández (actual secretario estatal de Desarrollo Social) y su sustitución por Montiel Montiel, quien aparece como el beneficiario de estas operaciones.

“ ‘Existe la presunción de un conflicto dentro de los grupos del PRI en Veracruz. Esto es fuego amigo’, afirmó Encinas, quien consideró que esta documentación ‘nos permite conocer cómo opera el desvío de recursos’ ”.

Impactado, sacudido, esta vez Marcelo Montiel sí reaccionó. El martes 28 citó a conferencia de prensa y echó mano de sus habituales tretas. Presentó documentos certificados notarialmente, nuevo la argucia legal.

Tildó de “muestra de perversidad” la imputación del senador Encinas y de ser “una producción digna de telenovela”, que obedece a “intereses mezquinos con el ánimo de desacreditar programas de la Sedesol”.

Marcelo es falaz. No se desacreditan los programas de Sedesol. Se exhibe a los corruptos que manipulan los programas sociales y malversan sus recursos.

Otra información de Proceso refiere en qué consistió el aleteo del delegado de la Sedesol en Veracruz, su defensa, el Marcelo inédito:

“En el primer video la organización denuncia que a través de un esquema de falsas solicitudes de admisión al Programa de Apoyo a Jornaleros Agrícolas (PAJA), el delegado desvió grandes cantidades de dinero y, a consecuencia ‘de los 8 millones de pesos con los que cuenta el PAJA, menos de 2 millones fueron entregados a los beneficiarios’.

“¡Falso!, respondió Montiel, quien enarboló las erogaciones de la delegación a su cargo para el programa en 2014. Según éste, la Sedesol gastó un millón 730 mil 880 pesos como ‘apoyo alimentario’ para los beneficiarios del programa y 7 millones 818 mil 904 de pesos en ‘apoyo para infraestructura’, sin detallar en qué proyectos los aplicó.

“Sumados a un ‘taller de derechos humanos de jornaleros’ —facturado en 139 mil pesos— y unos ‘talleres para jornaleros’ —por 475 mil 919 pesos—, el presupuesto total de la Sedesol para el PAJA fue de 10 millones 164 mil pesos, y no 8 millones como lo planteó la organización, aseveró Montiel.

“Para comprobarlo, proporcionó una correspondencia electrónica que sostuvieron el pasado 10 de octubre Sergio Omar Viveros Durantes, coordinador de Programas, y Abel Ramírez Figueroa, director de Padrones, en la cual el primero pregunta a su colega si ‘el banco’ proporcionó a los jornaleros sus cuentas y clabes bancarias.

“Pero el motivo de su inquietud no residía en que los beneficiarios recibieran su pago a tiempo:

“ ‘Disculpa la insistencia, pero la secretaria (Rosario Robles) va a estar por acá el próximo día martes de la semana entrante, y el próximo lunes 20 acompañando al presidente, y por instrucciones de mi delegado (y) a petición del coordinador de delegaciones y del subsecretario (de la Sedesol) Ernesto Nemer, debemos cuidar que no haya problemas durante los eventos y me pide mi delegado que cheque lo de jornaleros para que no se nos vayan aparecer para solicitar sus apoyos durante los dos eventos’.

“Ante la acusación de que funcionarios de la institución sustrajeron 200 tarjetas bancarias Banamex de beneficiarios del PAJA, Montiel afirmó que la entrega del apoyo se realizó a través de giros nacionales Telecomm y no de tarjetas Banamex, mientras que en 2013 los apoyos fueron entregados a través de tarjetas Banorte.

“Asimismo, Montiel desdeñó la versión de los supuestos funcionarios en la que aseguran que en un oficio del 28 de agosto de 2014, Sergio Omar Viveros Dorantes solicitó al subdelegado de Administración y Desarrollo Organizacional que emitiera cheques ‘omitiendo la leyenda No negociable’, lo cual resultó una estrategia para desviar dinero.

“ ‘¡Totalmente falso!’, respondió Montiel, al precisar que el director comercial de la empresa que recibió el cheque acudió el 19 de agosto a la sede de la Sedesol, ‘mencionando que por error involuntario recibieron tales documentos con la leyenda No Negociable, mismos que solicitó fueran sustituidos de manera idéntica pero sin la leyenda No Negociable, y así estaría en condiciones de recibir los citados cheques’.

“La organización acusó a Montiel de robarles a los 627 ‘gestores voluntarios’ —los contralores sociales de los programas de Sedesol— el 90% del dinero destinado a sus viáticos para que pudieran asistir a los cursos de capacitación.

“El delegado aseveró otra vez que ‘la versión del video es totalmente falsa’, ya que ‘los 35 talleres fueron debidamente realizados y pagados a los proveedores correspondientes, como son hospedaje, alimentación, salón, equipo de cómputo, equipo de audio, equipo de video, servicio de coffee break, insumos de papelería, entre otros’.

“En cuanto a la acusación de ‘obras fantasma’ —a través de expedientes falsos, listas apócrifas de ciudadanos y empresarios— en el marco del Programa de Empleo Temporal (PET), Montiel Montiel entregó copias de facturas que, según él, demuestran que se realizaron las obras.

Sacudió a Marcelo Montiel la imputación de Encinas. Lo hizo reaccionar. Su habitual desdén a la crítica, se descompuso ante el señalamiento de la malversación de recursos de Sedesol.

Lo peor para el delegado de Sedesol federal en Veracruz es que no convence. No se le cree a quien tiene fama de mapache. Su voz provoca sospecha. Su verdad sólo la cree él.

En 2013, siendo secretario de Desarrollo Social estatal se vio implicado en el reparto de cemento en tiempos de veda electoral previo a los comicios para renovar el Congreso de Veracruz y las 212 alcaldías.

Lo pillaron. Salió a relucir que a través de los Pisos Firmes, de origen federal pero operados por la Sedesol estatal, captaban el voto de los electores. Las migajas a cambio del poder.

Vuelve a ser tildado de mapache. Vuelve a gritar que no es verdad. Abandona Marcelo Montiel su actitud de siempre, el desdén, la indiferencia.

Se ve que sólo reacciona cuando lo que le imputan es verdad.

(Con información de mussiocardenas.com)

00
Compartir