Margarita se destapa, va por la presidencia en 2018

Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón, anunció que buscará la Presidencia de la República en las elecciones de 2018, y demandó que en su partido, Acción Nacional, se busque un líder nacional de consenso.

En un video, la panista dijo que decidió que en los tiempos que señala la ley electoral, “buscaré la presidencia de la República”, con un proyecto que incluya a panistas y a quienes han votado por otras fuerzas políticas.

Anunció que recorrerá el país y confió en que “en 2018 podemos darnos un gobierno que dignifique la política”.

En el mensaje, Zavala consideró que en el PAN, donde próximamente se renovará la dirigencia nacional, se debe buscar un líder de consenso.

Recordó que hace unos días hizo comentarios sobre los resultados de las elecciones del domingo pasado, y éstos arrojan lecciones.

Los mexicanos, dijo, demostraron una enorme responsabilidad cívica y los votos sirvieron para castigar a malos gobiernos, a través de candidaturas independientes y alianzas.

Añadió que no hay un sólido estado de derecho, ha habido un deterioro de la vida pública y la persistencia de estos problemas indican que hay una gran distancia entre políticos y ciudadanos, lo cual se traduce en el descrédito de la política.

Reconciliarse con la ciudadanía es la fundamental tarea de quienes queremos un México mejor, apuntó.

Zavala y su plan de derecha

Para el periódico español El País dijo que el desafío de Zavala, de 47 años, es un efecto directo de la crisis que devora al PAN. Ni es diputada ni tiene poder orgánico dentro de la formación. Sus aspiraciones han sido dinamitadas hasta la fecha por el presidente, Gustavo Madero, un político de talante moderado, que hace un año derrotó con el 57% de los votos al sector calderonista en unas primarias. Una vez afianzado en el poder, Madero llevó a cabo una implacable purga en la que no le importó humillar públicamente a Zavala el dejarla fuera de las listas electorales. A la par, Madero, al que sus críticos atribuyen un excesivo entreguismo al PRI, se impuso como gran meta la mejora de los resultados electorales.

El partido, desde la victoria presidencial de Vicente Fox en 2000, con el 42,5% de los votos, ha sufrido un largo declive. Con Calderón descendió al 35,8%, y en las pasadas presidenciales perdió con el 25%. Madero consagró sus energías a romper esta tendencia a la baja. Pero las elecciones del 7 de junio echaron por tierra su esfuerzo. El PAN, aunque sin perder demasiados diputados, solo obtuvo un 21% del voto. Nada había frenado la caída.

El traspié electoral abrió la caja de los truenos. Y Margarita Zavala aprovechó la brecha para atacar. Pero para sorpresa de sus correligionarios no buscó la presidencia del partido, sino de la nación. La apuesta máxima. El anuncio lo efectuó mediante un vídeo sobrio y de factura apresurada, con constantes y extraños primeros planos a su boca y sus manos. En su discurso (2,01 minutos) busca atraer fuerzas más allá del perímetro del partido.

(Con información de politicosaldesnudo.com)

00
Compartir