Mario oscurece SLP

Postigo

Por José García Sánchez

El mayor descalabro de Mario Delgado al frente de Morena fue la selección de candidatos para las 15 gubernaturas en disputa, pero no el único. La confusión de la militancia en las candidaturas designadas radicaba en cuestionar si con las candidaturas pagó facturas políticas o simplemente eligió al posible ganador en las urnas de esos cargos de elección popular, luego de una encuesta anunciada como seria y transparente.

El triunfo electoral no sólo tiene en el partido el triunfo garantizado, también importa el candidato.

Hubo estados donde es obvio que regala la gubernatura a otros partidos, como es el caso de San Luis Potosí o Sinaloa, donde se escogen, a través de una encuesta ficticia, a los más supuestamente más conocidos militantes de su partido, según su criterio, pero condenados a perder en las urnas.

Delgado Carrillo nunca explicó la metodología de las encuestas satisfactoriamente ni le dio contexto a su estilo de selección, método supuestamente ordenado por el Presidente de la República de manera sutil pero contundente, cuando todavía dirigía el partido Yeidckol Polevnsky.

Morena sufrió una transición que nadie entendió ni el origen, ni los objetivos y menos aún descubrieron la mano que mecía la cuna de ese abrupto cambio de dirigencias poco más que surrealista. El golpe de Bertha Luján y Alfonso Ramírez Cuéllar con ayuda del Tribunal Electoral, pareciera ser también una parte importante de estas aparentes incongruencias. El triunfo de Mario Delgado como presidente del CEN de Morena, tuvo sus propios cuestionamientos y una impugnación sólida y muy difundida de Porfirio Muñoz Ledo.

Pero más complejo de entender es la estrategia para seleccionar candidatos que podrían perder en San Luis Potosí, Sinaloa, Chihuahua, incluso Colima, donde recibieron a huevazos a Delgado hace días, su tierra natal.

Las impugnaciones de los inconformes por la decisión de las encuestas fueron siete, al final quedaron cinco, Morena debía explicar en el Tribunal Electoral cómo decidió inclinarse por esos ganadores. Aún se desconocen los motivos.

En San Luis Potosí, por ejemplo, tiene un porcentaje a su favor muy alto la coalición Juntos Haremos Historia, integrada por el PT el Verde Ecologista, con su virtual candidato a la gubernatura Ricardo Gallardo Cardona, quien tiene 52.9 por ciento de intención del voto, dejando en tercer lugar a la candidata de Morena con 8.9 por ciento, en encuesta realizada a través de Facebook. En otras mediciones también lleva la delantera.

La posición de Mario Delgado no es la mejor para encabezar un partido que tiene como consigna la transparencia y la erradicación de la corrupción; sin embargo, pareciera que recibe órdenes que debe cumplir a como dé lugar, por ilógicas que sean y su trabajo ahora radica en justificar lo que ese dictado impone, a pesar de la complejidad de explicarlo.

00
Compartir