México, bajo ataques cibernéticos

Alto mando

POR: MIGUEL ÁNGEL GODÍNEZ GARCÍA

Un ciberataque es un método por el cual países atacan sistemas informativos, financieros, de seguridad o empresas. Hoy es una de las armas más destructivas y son cada vez más sofisticadas, el mundo se ha vuelto vulnerable, México no es la excepción.

Áreas de gobierno que debieron encargarse de este tema eran el Cisen y la Policía Cibernética de la PF, sin embargo, esta última se enfocó en atender delitos como la pederastia y extorsiones, mientras el Cisen fue utilizado por el Estado para espiar a quienes consideraba sus enemigos.

El claro ejemplo es el sistema israelí Pegasus, que desde su adquisición, en la administración de EPN, fue cuestionado.

La compra se realizó a Tech Bull, filial de la empresa de seguridad Balam, cuyo director era Rodrigo Ruiz de Teresa, sobrino de Guillermo Ruiz, excoordinador de Puertos de la SCT, de quien, se dice, intervino con el entonces procurador, Jesús Murillo, para adquirirlo.

Este sistema de espionaje, que tuvo un sobreprecio, se compró en 32 mdd; el contrato lo firmó Tomás Cerón, entonces director de la Agencia de Investigación Criminal.

Pegasus fue utilizado por el Cisen para espiar a periodistas, ONG, escritores y actores políticos, entre ellos, al entonces candidato López Obrador.

Aunque la compra de Pegasus sigue en investigación, es obvio que se descuidó el tema de ciberataques y se dejó indefenso al país.

Cientos de millones de pesos se han perdido a consecuencia de éstos. El más conocido fue el que sufrió el sistema financiero mexicano; los cibercriminales robaron más de 300 millones de pesos, aun con el sistema SPEI. Trató de ocultarse, pero, ante lo inevitable, las autoridades aceptaron que se trató de un ciberataque.

El Presidente declaró que ya no hay golondrinas en el alambre y deshizo el Cisen, ahora es el Centro Nacional de Inteligencia, al mando del Gral. Audomaro Martínez. AMLO ordenó a uno de sus hombres de más confianza que se terminaran las prácticas sucias de espionaje y se abrieran los archivos del Cisen. Audomaro ha cumplido efectivamente y en sólo cuatro meses ha hecho en la dependencia una limpia total. Con su experiencia y a través del nuevo CNI, investigará los verdaderos problemas que amenazan la seguridad nacional, entre ellos los ciberataques.

México es víctima de 1.5 millones de intentos de ataque cibernético, lo que lo ubica como el tercer país con más ataques, después de EU y Reino Unido. Gran responsabilidad tiene el Gral. Audomaro, que ya planea, con capacitación y renovación de todos los sistemas tecnológicos, proteger esta área fundamental para la seguridad nacional del país.

DE IMAGINARIA

La Guardia Nacional no debe ser otro grupo más que se deje agredir, humillar, debilitar. En este país es pecado mortal sacar un arma para someter a delincuentes y agresores. Hasta ahora, México es el país de los militares, marinos y policías derrotados y humillados.

 

 

Fuente: Excélsior

00
Compartir