México y Venezuela unen sus derechas

Bisagra

Por José Páramo Castro

La derecha es igual en todos los países. Así como sucede en México, en Venezuela el autodenominado presidente interino del país, Juan Guaidó, impidió que se descongelaran las cuentas del gobierno legítimo de su país para poder adquirir vacunas que pueden salvar a millones de venezolanos.

Pareciera que se trata del PAN cuando se descubre que primero están las consignas partidistas que el bienestar social y en el caso de Juan Guaidó, lo importante es ganar terreno por lo menos en los medios ya que la Unión Europea anunció, en días pasados, que lo desconoce como presidente interino de ese país, tras expirar el mandato de la Asamblea Nacional el 5 de enero del presente año.

La Unión Europea quiere seguir apoyando a la derecha por el interés del petróleo, pero no puede hacerlo con el actual presidente del Consejo Nacional, Jorge Rodríguez, –porque no es del mismo partido que Guaidó sino del mismo proyecto político de Nicolás Maduro–, puesto que ganó con una amplia votación a su favor.

Abogados del Banco Central de Venezuela informan que ese país no realiza los pagos para participar en COVAX porque las sanciones impuestas por Washington han dejado fondos congelados en cuentas bancarias extranjeras. Añadieron que Juan Guaidó rechazó un plan según el cual fondos mantenidos en Londres podrían pagar su contribución a COVAX.

El mecanismo COVAX, es un organismo financiado por la OMS, y la alianza para las vacunas GAVI, para apoyar a países pobres, financiado por los países donantes, como son los que integran el Banco Mundial y organizaciones de beneficio privadas.

el ministro de Salud venezolano, Carlos Alvarado, dijo; “Venezuela tiene recursos, muchísimos recursos, más de 30,000 millones de dólares retenidos en la banca internacional, recursos que podrían muy bien ser utilizados para el control de la pandemia”.

Esto crea una total dependencia de Venezuela con la vacuna rusa, Sputnik V, de la que recibirá 10 millones de dosis, por el momento.

El presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez convocó a los estados e instituciones del sistema financiero internacional a liberar con urgencia los recursos financieros que permitan a la República de Venezuela adquirir las dosis de vacunas contra el COVID-19 e iniciar la vacunación.

La muerte y los contagios de muchos venezolanos, de todas las clases sociales, tendrá como principal causa la negativa del derechista Juan Guaidó, quien es adoptado por algunos países que quieren petróleo venezolano a bajo costo o gratis. En Venezuela simpatizantes del minoritario partido conservador Voluntad Popular, entre quienes podrían morir o contagiarse algunos por culpa de Guaidó, seguramente le darán la espalda a él y a esa organización, cuya cúpula tiene como prioridad el rencor político que la vida de los venezolanos.

Así como el PAN se negó a dar un solo peso de sus prerrogativas millón arias para adquirir vacunas y crear, con ese dinero, granjas de bots para desacreditar al gobierno federal mexicano, así la derecha venezolana prefiere el revanchismo político a la vida y la salud de sus paisanos.

00
Compartir