Mucho ruido… para nada

Por: Luis Velázquez

Se cumplen hoy 13 días del secuestro del reportero, director de un periódico, La Unión, activista social y ‘’conductor de taxi’’, Moisés Sánchez Cerezo, levantado de su casa en Medellín.

Desde entonces, y como dice William Shakespeare, ‘’mucho ruido y pocas nueces’’.

Que el alcalde Omar Cruz se declara inocente. ‘’Soy inocente’’, clama una y otra vez de igual manera como Sara Luz Herrera, la entonces presidenta municipal de Alvarado, acusada del crimen de su secretario particular. Ahora, la vida es así, vive en el penal de alta seguridad de Amatlán de los Reyes.

‘’Soy chivo expiatorio’’ grita en el desierto Omar Cruz, quien iniciara en la política panista al lado de Miguel Angel Yunes Linares, el inminente diputado federal pluri del partido Acción Nacional.

‘’Mis 36 policías están certificados por la secretaría de Seguridad Pública’’ defiende el edil, en tanto la Fiscalía General de 9 años los tiene confinados, rastreando pistas, cuando, además, ha trascendido que 7 de ellos han confesado su delito y hasta que el alcalde, con la clave de ‘’Azul 1’’ les dio la orden para un sustito a Moisés Sánchez.

En contraparte, que el PAN de Pepe Mancha está molesto porque el gobierno de Veracruz manipula el caso para inculpar al panismo.

Que el Fiscal se pavonea diciendo que regresará al reportero vivo y sano a sus familiares.

Que el gobernador se toma la foto con la esposa y los hijos en el WTC de Boca del Río.

Que los reporteros de Xalapa, los más activistas, organizan marchas por la libertad del colega.

Que Artículo 19 y la Comisión de Protección a los Periodistas de Washington exigen justicia rápida, pronta y expedita, mientras su homóloga de Veracruz calla, sorprendida y atónita con el hecho.

Que el cadáver tirado en la carretera de Soledad de Doblado (tierra de Yunes Linares) a Paso del Macho (tierra del senador Héctor Yunes Landa) en ningún momento era de Moisés Sánchez, y por tanto, sigue como desconocido.

Que Medellín está custodiado por la Fuerza Civil.

‘’NO SOY EL ABARCA DE VERACRUZ’’

Que el Duartismo ha politizado el asunto según el coordinador de la bancada panista en el Congreso y secretario General del CDE del PAN, el cambranista Domingo Bahena Corbalá.

El resultado concreto y específico es uno solo: hoy se cumplen 13 días de manifiesta incapacidad para que la secretaría de Seguridad, la Agencia de Investigaciones y la Fiscalía General hayan rescatado, vivo o muerto, a Moisés Sánchez.

Y vivo o muerto, porque de acuerdo con la ley criminalística y las reglas del juego en el terreno práctico, 13 días son demasiados.

Y demasiados por lo siguiente:

Hipótesis 1. Con tantas presiones al gobierno de Veracruz es hora de que el reportero plagiado en su domicilio particular estuviera de nuevo en casa.

Hipótesis 2. Con tantos días de ausencia, se teme lo peor.

Hipótesis 3. El Fiscal pide tolerancia y comprensión porque, argumenta, rescatará a Moisés, pero nada de nada.

Okey.

Pero a partir de que el Duartismo lleva 10 reporteros asesinados y 4 desaparecidos, todos en la impunidad, nadie cree en la palabra del Fiscal.

Más aún si se recuerda, por ejemplo, y entre tantas otras vaciladas, aquello de que ‘’apenas tomé posesión como procurador de Justicia… los carteles huyeron a las montañas’’ de otras entidades federativas.

Y los carteles, oh paradoja, siguen aquí, entre nosotros.

Hipótesis 4. Ante el principio de Peter a que ha llegado el gabinete policiaco y de seguridad de Veracruz, en efecto, el asunto se ha politizado y ahora pegan a la piñata azul.

El PAN se defiende. Pero, claro, demasiado tarde cuando en el imaginario colectivo de Veracruz y del país y de una parte del mundo queda claro que Omar Cruz es la figura representativa de los Abarca de Iguala.

Y tanto que él mismo cayó en la torpeza y reviró diciendo ‘’no soy el Abarca de Veracruz’’, algo así como curándose en salud.

‘’NO LES CREEMOS’’

‘’Mucho ruido y pocas nueces’’.

Y más si se considera que el único aval de un político, como también de cualquier ser humano, son los hechos.

Durante muchos meses, años incluso, los familiares de los 10 reporteros asesinados y los 4 desaparecidos en la tierra jarocha esperaron, llenos de esperanza, la palabra oficial, primero, en unos casos, de que los parientes serían devueltos, y segundo, una vez confirmada sus muertes, de la captura de los culpables.

Nada. Nada. Nada. Nada.

Por eso, la frase bíblica de don Julio Scherer García al gobernador de Veracruz cuando en palacio de Xalapa demandaran cuentas sobre el crimen de la corresponsal de Proceso, Regina Martínez, y luego de un rollo escalofriante le dijera:

‘’No les creemos’’.

Tampoco hoy se cree al gabinete policiaco por estar tirando la pelota sin ton ni son.

Simple y llanamente, el titular de la SSP y el Fiscal no pueden. Las circunstancias los han rebasado.

Incluso, si el alcalde Omar Cruz está involucrado, tampoco han sido capaces de atar y desatar la punta del iceberg para llegar al dictamen probatorio.

¿Por qué, entonces, Javier Duarte, los tolera tanto y los mantiene en el cargo, y todavía de ñapa regala la Fiscalía por 8 años al procurador de Justicia?

Eso mismo se preguntaban los rusos disidentes al zar Nicolás cuando sostenía en el poder a Rasputín, el campesino que se adueñara de las decisiones tanto del zar como de la zarina Alejandra, de quien se afirmaba era su hada madrina, primero, porque el monje la había convencido de que curaría a su hijo de una discapacidad; segundo, porque estaba bien dotado para la pasión amorosa, y tercero, porque provenía del campo donde según ella habitaban las almas buenas.

00
Compartir