NO LE QUEDA NI RESPETO PARA DUARTE

* Nunca fui del equipo de Duarte.

* En la carrera solo quedamos Pepe y Yo.

* De Palacio intimidan a alcaldes para que no me reciban.

* Si me toca jugármela contra mi primo, no nos haremos daño.

El senador priista, Héctor Yunes Landa, concedió una entrevista a NOTIVER para hablar de sus aspiraciones y como han cambiado las cosas, luego del famoso Caña-Gate. Gallardo advierte, “Yo a Duarte, no le tengo miedo” y señala al gobernador de intimidar a alcaldes para que no lo reciban.

Por Noemí Valdez

Reportera de NOTIVER
Foto Manuel Alvarado

¿Senador, usted ya tiene fecha de salida?
Sigo en lo mismo, para pedir licencia, en enero o antes, si la convocatoria se adelanta, hoy mismo, estoy convencido que este es mi momento, mi circunstancia, sigo en primer lugar en las encuestas, por eso tengo la seguridad.

Hubo una reunión- se filtró- entre usted, Pepe Yunes, Emilio Gamboa, Manlio Fabio Beltrones, dirigente nacional del PRI ¿qué les dijo?

Manlio fue muy atento en invitarnos a comer, efectivamente reconoció que quienes encabezamos las encuestas somos Pepe y yo; efectivamente no hay nadie más del PRI cerca de esta encuesta, en ese sentido, Manlio no puede eliminar a nadie, pero la política es de mensajes, y lo que entendí es que está entre nosotros dos la nominación.

¿El método?

No hay otro, el método para definir el candidato, son las encuestas.
Una vez que se defina la nominación ¿qué sigue?
Pepe y yo hemos hablado de un proyecto de ocho años, que serán como consecuencia del enorme desacierto de una mini- gubernatura, creo que las políticas públicas tienen que tener continuidad, de esa manera si yo soy gobernador primero, pediré a Pepe que opine, y al revés, si él es primero, le pediré me permita opinar. Que haya continuidad, que se termine obra pública, ese paquete de ocho años le conviene a Veracruz.

Héctor, lo vemos muy broncudo, pero antes era menos aguerrido el discurso. ¿Va a barrer para atrás?

Primero, puntualizar que yo nunca he estado cerca del gobernador, este año, el senador y el gobernador coincidieron en algunos eventos, hubo una relación institucional, sin embargo este periodo concluyó el día de mi cumpleaños con un acto más de la “chistocracia” de este sexenio que dio lugar a una distancia abismal de todo tipo, personal e institucional, mi discurso, es aguerrido, lo fue hasta con Fidel Herrera. Mi relación nunca ha sido cercana. Actualmente no hay tal. Ni una disculpa, nada.

Usted denunciaba acoso a sus simpatizantes…

Lamentablemente las señales que me está enviando el gobierno son muy malas, falta de tolerancia, de capacidad política, es muy grave que no lo puedan hacer incluso en casa (PRI); un gobierno debe tener la capacidad de negociar hasta con los de oposición, pero, aquí hasta con los de casa, incluso fui a una escuela en Orizaba, la ESBO, fui a atender una demanda y en menos de 24 horas les mandan una auditoría.

¿Lo quieren cercar?

Yo no creo en las coincidencias, estas mueven al sospechosismo y que no me la creería que están programadas. Adicionalmente ha habido llamadas de Palacio de Gobierno a alcaldes priistas – incluso se equivocaron y le llamaron a uno de oposición- para prohibirles que se reúnan conmigo, le han llamado a notarios públicos, a los funcionarios de gobierno tienen prohibido saludarme.

Cuando veo a un funcionario me le acerco deliberadamente con un fotógrafo y les digo que les voy a dar el beso del diablo y se ponen colorados. Me da mucha pena, pero ellos no tienen la culpa. Muchos viven de su sueldo honradamente, si corrieron a Ranulfo Márquez de la Sedesol por no apoyar al PRI, imagínate lo que van a hacer con el que va a ser el candidato del PRI y próximo gobernador. No lo soportan.

¿Le tiene miedo a Duarte?

(Risas) – Yo a Duarte miedo, de ninguna manera, ni nada parecido. El respeto, no es una dádiva, es algo que se gane y para que te respeten, debes respetar. El respeto se debe corresponder.

¿Si por ironías de la vida no le tocara ser?

Yo lo he dicho, estoy preparado para ser, pero también para no ser, si, las encuestas cambian, en esas condiciones lo asumiría con la mayor responsabilidad.

¿Tiene amarres arriba?

Yo no le apuesto a eso, antes si se definían las candidaturas, en el tiempo de Fidel Velásquez se decía que el que se movía no salía en la foto, ahora hay video. Las cosas cambiaron, hasta en política, te lleves con quien te lleves. En Veracruz el tema está perfilado y es por encuestas.

Ya lleva bastante tiempo en esto, ¿cuánto le ha invertido a este proyecto?

Le he invertido prácticamente todo mi sueldo, solo saco para que viva mi familia, de ahí en fuera le meto todo mi dinero, todo en mi sueño que es servirle a Veracruz, la verdad es que sí, porque lo he hecho desde hace varios años, desde el 85 que fui diputado federal. Yo no soy un hombre de recursos.

¿Para qué sirven dos años, si usted dice que Veracruz está quebrado?

Sirven para sentar las bases para la grandeza de Veracruz, no es una expresión de campaña, Veracruz merece tener los números en negro, no en rojo como ahora, en carreteras, salud, transparencia.

¿Si la vida lo llevara a jugársela contra su primo Miguel Ángel Yunes Linares, que pasaría?

Mi relación con ellos es excelente, es extraordinaria, es mi primo hermano, lo quiero como mi primo hermano, como quiero a Fernando y a Miguel. Si me tocara un debate en campaña con alguno de ellos, sería el más aburrido, imagínate, no podríamos agredirnos, no habría sangre, el debate sería sin agresiones, una confrontación de propuestas, no sería lo que quiere el morbo, sería muy aburrido.

00
Compartir