No se hagan bolas. Pepe Yunes, el candidato

•El senador de Perote, el único con ligas en el gobierno federal y la puerta abierta de Hacienda para llegar a Los Pinos
•Cortocircuito entre el altiplano y el gobierno de Veracruz a partir de la Auditoría Superior de la Federación
•Peña Nieto ha otorgado demasiadas canonjías a Manlio Fabio Beltrones para que también le otorgue la candidatura a gobernador para Héctor Yunes Landa
•Alfredo del Mazo, más ocupado en que su hijo suceda a Eruviel Ávila

Señores priistas, no se hagan bolas. El candidato a gobernador será el senador Pepe Yunes Zorrilla.

Las razones son las siguientes:

Una. El gobierno federal tiene contra la pared al gobierno de Veracruz a partir de la gota que derramó el vaso y fueron las observaciones millonarias de la Auditoría Superior de la Federación, ASF, sobre todo, en los ramos educativo y de salud y que todavía ahora permanecen en el limbo.

Y es que aun cuando la ASF interpuso la denuncia penal en la Procuraduría General de Justicia de la nación y la secretaría de la Función Pública, la resolución final aún está por salir, por más que desde Veracruz el contralor Ricardo García Guzmán sostenga una y otra vez que el 80 por ciento de las irregularidades están solventadas para así quedar bien con el jefe máximo.

García Guzmán, el cacique huasteco, miente. Su lengua lo ha traicionado, mejor dicho, lo ha exhibido.

El caso aún está abierto.

Y, por tanto, acorralado el gobierno de Veracruz por Los Pinos, ninguna duda existe de que las palabras mayores serán pronunciadas por el presidente de la república con el nombre del candidato, sin el voto ni el veto de Javier Duarte, así hayan ganado 16 diputaciones federales el domingo 7 de junio.

Dos. Pepe Yunes es el único político jarocho que conoce al gabinete legal y ampliado del peñismo, de igual manera como el gabinete al senador.

Incluso, con muchos de ellos sostiene una relación antigua desde el ITAM cuando fueron condiscípulos.

Bastaría referir que en el Peñismo despachan unos 50 egresados del ITAM, con sus cabezas visibles Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda y Crédito Público, y José Antonio Meade, secretario de Relaciones Exteriores.

Tal cual, con ellos, Pepe Yunes abriría las puertas federales al gobierno local para empujar a plenitud el bienestar social de la población.

Tres. Más aún, el buen karma entre Yunes Zorrilla y el gabinete legal del peñismo se mide por lo siguiente:

En los últimos meses ha cabildeado más de 3 mil millones de pesos de recursos federales para los presidentes municipales y productores de norte a sur y de este a oeste que ningún otro legislador federal.

HÉCTOR YUNES, CONGELADO POR ALFREDO DEL MAZO Y BELTRONES

Cuatro. En la fama pública se afirma que Manlio Fabio Beltrones, coordinador de la bancada priista en el Congreso de la Unión, es el padrino del senador Héctor Yunes Landa, aun cuando hay quienes lo cuestionan, argumentando que antes pudo haber sido, pero ahora la relación se distanció.

Pero, además, Peña Nieto ha dado mucho y en demasía a Beltrones.

Por ejemplo, le dio la candidatura a gobernador de Baja California y perdió, estando, incluso, Yunes Landa como delegado del CEN del PRI.

Le dio la candidatura de Claudia Pavlovich a gobernadora de Sonora y ganó.

Le dio la candidatura de su hija Sylvana a diputada federal y ganó.

Le dio la candidatura de su yerno, esposo de Silvana, a diputado federal por el PVEM y ganó.

Así, y al momento son demasiadas canonjías de Peña Nieto para que también incluya, en todo caso, la de Yunes Landa.

Y por tanto, se abre una interrogante.

Más aún: también se ha dicho que el padrino de padrinos de Yunes Landa es Alfredo del Mazo González, tlatoani del grupo Atlacomulco, del estado de México, ex secretario de Energía con el presidente Miguel de la Madrid, a quien Peña Nieto llama tío.

Pero de igual manera Del Mazo González está más, mucho más ocupado y preocupado con que Peña Nieto nombre candidato priista a gobernador del estado de México a su hijo, Alfredo del Mazo, quien renunciara a Banobras para asumir la diputación federal camino a la silla embrujada de Eruviel Avila.

Y por tanto, hijo mata amigo y Yunes Landa está congelado.

En tal juego de intereses, Yunes Zorrilla se vuelve mano en Los Pinos.

Cinco. A partir de la magia preelectoral, desde hace un ratito, Yunes Landa vive una luna de miel política con Javier Duarte.

Pero, oh paradoja, Héctor en ningún momento garantiza la continuidad del Maximato fidelista y solo estarían utilizándolo mientras hay vientos favorables, lo que se antoja un milagro, para uno de los llamados Chamacos de la fidelidad (Jorge Carvallo, Érick Lagos, Adolfo Mota y Alberto Silva), suspirantes y aspirantes a la silla embrujada del palacio principal de gobierno en Xalapa.

Además, todo indica que Duarte juega a creer que Héctor está con él como de igual manera Héctor hace como que está a morir con Duarte, como si de hecho y derecho los demonios estuvieran sueltos.

Seis. El único que ha mantenido su discurso crítico ante el duartismo ha sido el senador Pepe Yunes, enchufado con el desencanto dominante en el gobierno federal con el gobierno de Veracruz.

Y si Pepe se maneja en tal discurso está reproduciendo una parte de la esencia pura del peñismo, como es la transparencia y la rendición de cuentas, a tono incluso con la creación del Sistema Nacional Anticorrupción aprobado en el Congreso federal.

Por tanto, señores priistas, no se hagan bolas. El candidato priista a la silla de Duarte es Pepe Yunes.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir