Obliga la violencia a la defensa social

El pueblo se arma

Ante la inexistencia de la Guardia Nacional en el momento y lugar de los incidentes, la sociedad empieza el contraataque para defender sus vidas y sus propiedades

Por Ángel Álvaro Peña

Los cambios de nombre anuncian ineficiencia en las labores de seguridad. Por un lado, se habla de la renovación de las fuerzas armadas, se crea la Guardia Nacional como solución a la inseguridad y después, ante la negligencia y desconocimiento de sus tareas; por otro lado, la población de localidades como Pantelhó, Chiapas; Pánuco, Zacatecas; o Pátzcuaro, Michoacán, prefiere armarse antes de entregar lo poco que tienen y ser desplazados por la violencia que amenaza sus vidas.

En Chiapas ya suman miles de personas desplazadas que caminan a la intemperie para salvar sus vidas. Esto se agrava por la época de lluvias y el frío propio de estos parajes.

La Guardia Nacional se creó para la foto, para propaganda política pero no para los fines que dijeron fue creada. La formación de autodefensas en diferentes lugares del territorio mexicano habla de la ineficiencia de la lucha contra la delincuencia.

Recientemente, aproximadamente 150 miembros de los pueblos originarios de la comunidad chiapaneca de San José Buenavista, del municipio de Pantelhó, dijeron conformar un grupo de choque armado, con pertrechos de combate dignos de cualquier guerra. El grupo de autodefensas llamado El Machete, no sólo es apoyado por la población sino por las comunidades aledañas que ofrecen todo tipo de ayuda para que este tipo de grupos crezcan, a pesar de que es sabido que esa clase de armas deben ser de uso exclusivo del Ejército.

El arma más inofensiva de estos guerrilleros que dicen combatir al crimen organizado es el machete, pero cuentan también con rifles AK47, fusiles de asalto, cuentan con chalecos antibalas y visten uniforme.

Con esta apariencia, las autodefensas desfilan por las comunidades y parajes de los alrededores para darle seguridad a la población que se ve afectada por la violencia, con el discurso de que defenderán sus propiedades, sus vidas y las de sus familiares, con sus vidas si es necesario.

La capacidad de convocatoria de estos grupos es importante, ya que en plazas y deportivos han reunido a más de tres mil personas de los alrededores que les brindan apoyo para continuar y fortalecerse.

La población se dice cansada tres de más de 20 años de agresiones de gente armada, con diferentes filiaciones políticas y partidistas, que los han dejado en la pobreza. En esa parte de la entidad nadie ha socorrido a la población que a duras penas logra sobrevivir ante las inclemencias del tiempo y la violencia que no tiene descanso en esas latitudes.

El Machete envió un comunicado a la ONU y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, advirtiendo que su paciencia se acabó porque los gobiernos federal y estatal no dan ninguna esperanza ante el dolor por tanta sangre derramada.

La población de esa región exigió al Gobierno que se abstenga de enviar a elementos de la Guardia Nacional y del Ejército para intervenir en este conflicto. Así lo expresaron: “Aclaramos al mal gobierno que no envíe su Guardia Nacional, su Ejército, su policía, porque ya no es tiempo, si vemos que envía para matarnos y detenernos es porque forma parte del crimen organizado”.

Es decir, son territorio fuera del control del gobierno que podrían convertirse en guerrillas que no sólo combatan al crimen, sino a los propios miembros de la Guardia Nacional, incrementando la inseguridad y aumentando el derramamiento de sangre que quieren evitar.

Responsabilizan a Austreberto Herrera Abarca, de autonombrarse juez municipal, de abrirle las puertas al crimen organizado y a los narcotraficantes en 2002 y asesinar a 200 personas. También acusan a Delia Janeth Velasco Flores, actual alcaldesa, y a Raquel Trujillo Morales, presidenta electa de Pantelhó, de ser parte del crimen organizado.

En otros municipios como Chenaló y los alrededores, al conflicto se le suman pleitos por la posesión de las tierras y extensionismos de caciques.

Paralelamente a esta situación, en el municipio de Pánuco, en Zacatecas, ocho personas fueron asesinadas a balazos -seis hombres y dos mujeres- la noche del sábado 17 de julio.

En Michoacán es el estado donde hay mayor experiencia en la conformación de autodefensas, cuya identidad es ocultada detrás de paliacates y pasamontañas, y nadie puede asegurar que se trate de pobladores del lugar, aunque el grueso de la población asegura que en realidad es así.

En el municipio de Pátzcuaro más de un centenar de civiles armados con rifles de asalto, de la organización “Pueblos Unidos”, ingresó a esa localidad anunciando su conformación y su abierta postura frente al crimen organizado y despreciando cualquier colaboración de la Guardia Nacional.

Mientras tanto, agentes de la Guardia Nacional, del Ejército Mexicano y de la Policía Estatal, desplegaron un operativo en diversas zonas de Pátzcuaro, ante reportes por parte de pobladores y turistas; sin embargo, es inevitable la conformación de esos grupos que se encuentran permanentemente en los lugares donde deben proteger el patrimonio de sus habitantes.

“Pueblos Unidos” es una organización de civiles armados que surgió hace tres meses con barricadas en los municipios de Tancítaro, Taretan, Nuevo Urecho, Salvador Escalante y Ario de Rosales.

El presidente López Obrador pidió a los aguacateros de Michoacán que confíen en la autoridad y rechazó la creación de autodefensas, luego de que éstos tomaran la decisión de armarse.

La existencia de grupos armados que nada tienen que ver con las corporaciones oficiales se convierten en un peligro para la población, pero también para los tres niveles de gobierno.

La conformación de grupos armados no es una tarea que se logre de la noche a la mañana, es decir, debió existir un proceso de inconformidad social que nunca fue escuchada y menos aún atendida. Es por ello por lo que dichos mexicanos no quieren ni siquiera que se acerque la Guardia Nacional.

La urgente necesidad de la intervención de fuerzas armadas auténticas mostraría que en realidad hay eficiencia en el actual gobierno; y mientras la creación de grupos armados continúe, la fragilidad de la actual administración se hace cada vez más evidente.

 

 

 

Foto: EFE

00
Compartir