Osorio Chong, creador de equilibrios

La trayectoria del actual secretario de Gobernación tiene particularidades que podrían colocarlo en un lugar especial dentro del equipo cercano al presidente Enrique Peña Nieto. De paso firme en su carrera política, Miguel Ángel Osorio Chong proviene de la educación pública, condición muy rara en estos tiempos donde la enseñanza particular y extranjera pareciera ser el pasaporte para nuevos vuelos en las carreras de los políticos mexicanos.

Su llegada a la Secretaría de Gobernación fue tomada como un asalto a un puesto que estaba para algunos, separado para otra persona. De ahí que desde los medios y en algunos rincones del propio partido en el poder, estimaron que habría cierta rivalidad entre él y el actual líder nacional del CEN del PRI, Manlio Fabio Beltrones; sin embargo, el tiempo mostró no sólo armonía sino amistad, fortaleciendo los dos pilares que mantienen la solidez de la actual administración pública: el partido y el gabinete.

En los primeros días de la presidencia municipal de Pachuca, de Mario Viornery Mendoza, Miguel Ángel Osorio Chong tenía un escritorio muy cerca de la oficina del alcalde.

Un grupo de compañeros habíamos llegado a realizar un sorteo foráneo de la Lotería Nacional y la cara de la administración municipal era ese joven que mostraba el acceso a la oficina del presidente municipal y seguía trabajando en su escritorio a la vista de todos.

Muchos años después, Miguel Ángel Osorio Chong sigue siendo el político que da la cara para que cualquiera pueda ver hacia adentro del país, al interior México trabaja, se esfuerza todos los días, se despierta como sucede en cualquier país del orbe.

El encargado de la política interna del país sabe que los engranes de una sociedad en desarrollo están aceitados. De ahí sus audacias y su templanzas.

Osorio Chong estudió en su estado natal desde sus primeras letras hasta su titulación como abogado en la Universidad Autónoma de Hidalgo, conoce el estado del que fue gobernador y sabe que desde ese centro geográfico también puede apreciarse mucho de lo que sucede en el interior del país.

La paz social de México no sólo puede ubicarse en la capital del país, esto lo sabe el secretario de Gobernación, encargado de crear los equilibrios necesarios para que haya un país con tranquilidad, pero también es responsable de acortar las diferencias, de todo tipo entre los mexicanos. Tarea ardua que exige de tiempo completo y algo más.

Recordemos aquella ocasión en la que subió a una tarima para mitigar el descontento de los estudiantes politécnicos, desde esa aparente improvisada alocución trazó lo que fuera todo un proceso de diálogo sin precedente en la historia del estudiantado mexicano.

Los tiempos en los que el gobierno no sabía negociar y desconocía la realidad de los estudiantes terminó y así lo demostró el propio secretario de Gobernación, quien estuvo siempre alerta y atento al desarrollo del diálogo entre representantes de los estudiantes y las autoridades del Politécnico, quienes terminaron por destituir a la entonces directora general, Yoloxóchitl Bustamente Diez.

Asumió el cargo de gobernador el 1 de abril de 2005 y finalizó el 31 de marzo de 2011. Construyó tres nuevas Instituciones de Educación Superior, logrando el primer lugar estatal en cobertura universal de educación básica, construyó 13 nuevos centros de salud municipales, 6 hospitales regionales y el Hospital del Niño DIF.

Además, se implementó el programa de útiles escolares beneficiando a todos los alumnos de las escuelas públicas de preescolar, primaria y secundaria del Estado.

De ahí que no desconozca al interior de las instituciones educativas las necesidades de los jóvenes.

También durante su gestión como gobernador, invirtió más de 8,700 km de infraestructura carretera, la implementación del programa de nutrición y el programa integral alimentario que en la última medición redujo en gran parte el nivel de desnutrición en zonas de alta marginación.

EQUILIBRIOS SOCIALES

Desde el 4 de septiembre de 2012 que fue designado por el entonces presidente electo Enrique Peña Nieto, responsable del área de Diálogo y Acuerdo Político del equipo de transición, se colocó a la cabeza del equipo para lograr acuerdos políticos tales como el Pacto por México, que integró a los tres principales partidos de México en un objetivo común.

Lo supo hacer sin medrar la ideología de los partidos pero sin ceder lo que en esencia era el fin último de esta propuesta: el análisis y la aprobación de las reformas estructurales.

Este acuerdo también, un convenio sin precedente en la historia de México, comenzó a darle una personalidad propia a la actual administración, con un esfuerzo de diferentes niveles de gobierno pero, sobre todo, de un proceso de transformación que inició desde el momento en que se conoció oficialmente el triunfo electoral del PRI, donde milita el secretario de Gobernación desde 1991.

Así, fue nombrado por Enrique Peña Nieto como Coordinador General de Política y Seguridad. Como parte de su tarea política, tuvo la responsabilidad de dialogar y generar acuerdos con los distintos grupos políticos y sociales para la aprobación de iniciativas que se requerían desde el inicio de la nueva Administración.

También fue designado embajador de las relaciones internacionales de México.

En materia de seguridad, se encargó principalmente de establecer las nuevas bases para la organización de la Secretaría de Gobernación, misma que absorbería a la Secretaría de Seguridad Pública para integrarse a una Subsecretaría del Interior que tuviera a su cargo todas las labores de inteligencia, así como de las corporaciones policiacas, incluyendo la nueva Gendarmería Nacional.

Es decir, desde su perspectiva dentro del poder, la dependencia a su cargo comenzó a cobrar, de nuevo atribuciones de trascendencia que consolidan, una vez más a la Secretaría de Gobernación, como la responsable de la tranquilidad que gozamos los mexicanos.

AYOTZINAPA

Al ser absorbida de nuevo la totalidad de la seguridad por la Secretaría de Gobernación, Osorio Chong enfrentó dos retos que si bien son asignatura pendiente dentro de sus tareas cotidianas no han desgastado su trabajo y menos aún su proyecto realizado con firmeza desde el inicio de su gestión.

Así, en ambos casos Ayotzinapa y la fuga de El Chapo Guzmán, Miguel Ángel Osorio Chong ha sabido conducir las investigaciones. En el primero se convocó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que apoyara las investigaciones de la PGR y de otras instancias encargadas de esclarecer este atroz crimen.

No sólo ofreció libertad y espacios para que pudieran establecer sus propias vertientes de investigación y conclusiones, sino que también amplió a medio año más la estancia de los especialistas internacionales en nuestro territorio para profundizar en sus pesquisas.

En cuanto a la fuga del narcotraficante, la precisión de sus definiciones han obligado a muchos de sus detractores a guardar silencio, porque se sabe que de un momento a otro podrá ser recapturado.

El caso de Ayotzinapa, a pesar de que se invitó a instancias internacionales a investigar en nuestro propio territorio la presión de dentro y fuera de nuestras fronteras ha sido muy fuerte.

La precisión de las investigaciones exige lentitud en las conclusiones, precisamente en busca de una verdad que no ponga en duda los trabajos de los expertos extranjeros en el caso.

De esta manera, fue el propio secretario de Gobernación quien detuvo de un golpe las especulaciones sobre la posibilidad de que la desaparición de los 43 normalistas de la escuela Isidro Burgos, de Guerrero, se tratara de una intención o acción del Estado.

Osorio Chong fue contundente al decir que ya basta de culpar al gobierno de un caso cuyas investigaciones se están realizando desde diferentes instancias y toda conclusión en este momento sería sólo especulaciones que desgastaría, de manera grave, la imagen del gobierno mexicano, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Así, Osorio Chong dio la cara, asomó el carácter que debe caracterizar a todo secretario de Gobernación y detuvo los rumores con el objetivo de conservar los equilibrios sociales de los que es responsable.

Por José Páramo Castro/ Con información de http://politicosaldesnudo.com.mx

00
Compartir