Padres mantendrán plantón permanente en Ministerio Público hasta que les entreguen a sus hijos

Tierra Blanca, Ver.- Los padres de los 5 jóvenes levantados por policias de Seguridad Pública del estado mantienen plantón permanente en el patio del Ministerio Público de este municipio y con caras de preocupación, tristeza y angustia, lanzan un nuevo llamado al gobernador Javier Duarte de Ochoa para que les informe qué sucedió con sus hijos pues temen por sus vidas.

Desde el lunes 11 de enero de este año, madres y padres de los 5 desaparecidos a manos de integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública del estado al mando de Arturo Bermudez Zurita, viven un calvario y con lágrimas en los ojos, ruegan al cielo que sus hijos todavía estén con vida.

“No podemos entender como si tienen cuatro personas detenidas desde hace tres días, no han podido extraerle la información sobre dónde están nuestros hijos para nosotros es de urgencia que los chamacos puedan ser rescatados con vida”, dijo doña Susana Tapia Garibo

“En este tipo de delitos el tiempo es lo más importante, el tiempo apremia, y cada minuto que pasa a nosotros se nos viene el mundo encima”.

La señora se encuentra sentada en una silla de plástico. Su cara está pálida, evidencia angustia, preocupación y una tristeza profunda. Hace guardia también Carmen Garibo Maciel, madre de Susana Tapia Garibo.

“¿Porqué acampar en el ministerio público? Por dos razones: una es porque estoy esperando a mi hija, que me la traiga, y ser yo la primera en recibirla. Y otra, para presionar a las autoridades para que los entreguen”.

Ella y su hija tuvieron contacto por última vez, fue el lunes a mediodía, cuando a través de mensajes telefónicos Tapia Garibo le comunicó que habían parado en Tierra Blanca a comprar unos tacos.

“Nosotros le dimos permiso a nuestros hijos porque son unos chicos sanos, y se merecían salir, ¿Por qué?. Porque uno no tiene nada que temer, uno piensa: se van y regresan bien. No somos ricos, qué pretendían al llevárselos“.

Ahora que se ve en esta encrucijada, lo que le causa mayor temor es la demora de las autoridades para dar con el paradero de los jóvenes.

Señoras de la localidad de Tierra Blanca llegan con ollas de comida, agua, refrescos para apoyar a los padres de los 5 chicos levantados por policias de Seguridad Pública del Estado. Los vecinos del Ministerio Público ofrecen el baño y sus habitaciones para darles morada.

Para los padres de familia, en los momentos más desesperantes de la espera, la solidaridad de personas desconocidas es lo único que los alienta. Dionisia Sánchez Mora, madre de Mario Orozco Sánchez, dice que el mayor coraje que ha sentido en estos días, es contra la lentitud de las autoridades para dar con el paradero de los muchachos.

“La rabia, la impotencia que tengo es que tienen a los cuatro policías, y hasta el día de ahorita no pueden hacerlos hablar. Ahorita, eso es lo más inexplicable de todo. Ahí los tienen, y no los hacen hablar”, se queja.

De su bolsa, la madre de Mario Orozco saca una tarjeta de presentación con el nombre de Flavino Ríos Alvarado, Secretario de Gobierno. Se la dieron el viernes, durante una reunión con las autoridades.

“Hoy les he marcado para ver saben algo, y no me contesta. El tiempo avanza, y en cada minuto corre la vida de los cinco muchachos ese señor sólo nos engañó, nos dio atole con el dedo, dijo que estaría muy pendiente y en comunicación con nosotros y nos mintió”.

Mariana González Díaz, hermana de José Alfredo Gonzalez Díaz, 25 años, acampa en el Ministerio Público de Tierra Blanca, junto a los padres de los otros muchachos desaparecidos.

La mujer explica que su padre y su madre son diabéticos e hipertensos, y tras conocer la noticia de desaparición de su hermano, tuvieron que internarse en un hospital para atender los achaques de salud que generó la noticia.

“Mi mamá tiene 57 años, y mi padre 59. Ellos no pueden estar aquí porque están internados, están mal de salud, física y moralmente, estamos mal todos”, dice. González Díaz da seguimiento al trabajo de las autoridades con extrema desconfianza hacia ellas, “no se puede esperar que las autoridades desde el momento en que una patrulla es la que se los llevó”.

“¿Cómo podemos tener confianza en las autoridades, con qué confianza, si ellos mismos fueron los que desaparecieron, pero nosotros aquí seguiremos hasta que nos traigan a nuestros hijos con vida, vamos a seguir el ejemplo de los padres de Ayotzinapa, ya pasó un año y los siguen buscando, nosotros también somos padres y reconocemos el dolor de cada uno de ellos”.

Plumas Libres

00
Compartir