PAN, derrotas seguras

Postigo

Por José García Sánchez

Las propuestas del PAN en los últimos días deben preocupar no sólo a las instancias que tienen que ver con las leyes electorales y la regulación de los partidos sino a especialistas en psiquiatría. Los tempos para los panistas parecen traslaparse y así pasado, presente y futuro se convierten en un escenario de la realidad actual como si el tiempo no existiera.

La cúpula de ese partido carece de cuadros, pero no se ha dado cuenta. En el caso de Puebla, pareciera que para los dirigentes panistas siguen vivos Rafael Moreno Valle y Martha Érika Alonso. Saben que no tienen candidato fuerte para la gubernatura y todavía desdeñan a los pocos valientes que quieren competir por esa gubernatura a sabiendas de que perderán.

El líder nacional de ese partido ahora quiere dejar su responsabilidad para seleccionar candidatos, y deja a los dirigentes estatales tal encomienda, y en el caso de Puebla, del gobernador interino. En Baja California debió aceptar a Oscar Vega Marín, porque no hay otro que quiera competir para perder.

Sabe que perderá y no quiere ser el responsable. Ya mucho se le ha criticado dentro y fuera de ese partido y sabe que una vez concluidas las elecciones de julio pedirán su cabeza.

En Aguascalientes se elegirán 11 ayuntamientos, incluyendo la capital. No hay una sola esperanza para Acción Nacional.

En Durango se disputan 39 ayuntamientos. El PAN prevé ganar el 10 por ciento, es decir, cuatro.

Sin embargo, la desesperación por tener reflectores sobre sus declaraciones hace que los panistas parezcan desfasados en el espacio y el tiempo, porque ahora, el grupo parlamentario de PAN en el Senado pidió al gobierno federal revocar la condecoración de la Orden Mexicana del Águila Azteca entregada a Jared Kushner, yerno de Trump, y retirar a la embajadora de México en Estados Unidos, en protesta por las acusaciones de invasión y la declaración de emergencia del presidente norteamericano.

De tal manera que la complejidad de las exigencias panistas parecieran no entrar en las atribuciones de quienes las solicitan.

Seguramente si el PRI estuviera en el poder exigirían que Colosio reviviera.

El desfasamiento de un partido que no tiene líder, que ve un negro panorama en las elecciones y que dentro de sus filas todos pelean contra todos, exige de un llamado de atención para que puedan comportarse como adultos.

Por otra parte, las dotes adivinatorias de sus miembros suelen caer en un pesimismo que se antoja digno de una revisión profesional también. Su coordinador en la Cámara de Diputados, Juan Carlos Romero Hicks, señaló con aires de pitoniso que la Guardia Nacional no es la solución al problema de inseguridad. Exaltado afirmó que se requieren más elementos para solventar la seguridad en el país, los cuales no han sido tomados en cuenta por el actual Gobierno.

Difícil saber cuáles, no las enumeró, porque una de esas premisas es la que tiene que ver con la participación ciudadana en los problemas de seguridad está reiteradamente incluida.

Los panistas deben tener en la autocrítica una disciplina que han olvidado y que seguramente les será muy útil para mostrarse como un partido político.

Las peticiones y señalamientos del PAN no son de este tipo, nada tienen que ver con una realidad social que no está en su mejor momento ni con las acciones de un gobierno que deberían ver con mayor nitidez. El PAN requiere atención.

00
Compartir