Peña Nieto: 2 años y 7 meses de fiasco

Y mientras México se quedaba sin Presidente y sin Secretario de Gobernación, quien en teoría debe ser el funcionario responsable de asumir los asuntos internos del país cuando el Primer Mandatario se ausenta, gracias al all inclusive a París, Francia, Joaquín Guzmán Loera colocaba la cereza del pastel del plan que, seguramente, echó a andar desde hace muchos meses: fugarse por un túnel de 1.5 kilómetros que llegó desde un predio del pueblo de Almoloya hasta el baño de su celda, en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 El Altiplano.

La comitiva del Presidente a esta nueva gira dizque de trabajo está conformada por 141 personas: 31 titulares de dependencias –entre ellos Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Secretaría de Gobernación “Segob)–, 37 integrantes de equipo de trabajo y 73 miembros del personal de apoyo, logística y comunicación para 20 eventos a celebrarse en París y Marsella, en temas de salud, educación, innovación y seguridad conjunta.

Además, 56 elementos de las Fuerzas Armadas, 26 representantes de instituciones académicas, tanto públicas como privadas, 44 empresarios y 24 reporteros de la fuente que cubre la Presidencia de la República.

Si la primera fuga de “El Chapo” Guzmán, la del 19 de enero de 2001, cuando escapó del penal de Puente Grande, en Jalisco, escondido en un carrito de lavandería, había sido espectacular, la del sábado por la noche mostró que el narcotraficante, considerado el más poderoso del mundo, tiene expertos en infraestructura que harían palidecer a la constructora más pintada.

Además, ejecutó su fuga, a través de ese túnel dotado por iluminación y una tubería de PVC que facilitó la ventilación , justo cuando la clase dorada de la política mexicana iba en pleno vuelo, seguramente frotándose las manos, para pasarla de lujo desde este lunes 13 y hasta el próximo jueves 16, que es cuando termina la gira presidencial por el país galo.

“El Chapo” aprovechó que ni el Presidente Enrique Peña Nieto, pero tampoco Osorio Chong, estaban en el país y, ¡pum!, les tendió la cama.

Una vez más, Peña Nieto se va de México dejando al país en una crisis, que la prensa extranjera, por ejemplo, le reclamó apenas y se dio a conocer la noticia, pasada la primera hora de la madrugada del domingo.

En la gira que en noviembre de 2014 realizó a China, el Primer Mandatario y su equipo ya habían mostrado su insensibilidad política, al ausentar justo en lo más álgido de las protestas por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, y en medio del escándalo provocado por la aparición de “casa blanca”, la multimillonaria propiedad de su esposa Angélica Rivera Hurtado, que encima le fue financiada por Grupo Higa, una constructora que ha ganado decenas de jugosos contratos durante los gobiernos del político de Atlacomulco, tanto en el Estado de México como ahora en la Presidencia de la República.

Esos dos viajes resumen el desdén que el Gobierno federal ha mostrado por los grandes temas del país en sus apenas 2 años y 7 meses de vida. También explican por qué el país está como está, y por qué la imagen presidencial se ha deteriorado al límite tanto a nivel nacional como internacional.

La inseguridad y la corrupción no se pueden seguir negando. No ahora que “El Chapo” está nuevamente libre gracias a la debilidad del Estado en ambos temas, y a que quienes gobiernan les importa un comino la estabilidad de la Nación, con tal de aprovechar un all inclusive en París, por cierto a precios estratosféricos.

(Casa de Citas/ Sin Embargo)

00
Compartir