¡Perdón, Señor Justicia!

Es hora de solicitar perdón al Fiscal General de 9 años.

¡Perdón, señor Justicia, perdón!

Acabamos de leer su declaración, donde usted asegura, cierto, que hay un número escandaloso de denuncias de personas desaparecidas.

Pero al mismo tiempo, usted, Señor Justicia, precisa, aclara, especifica… que en el 87 por ciento de los casos… se trata de ausencias voluntarias.

¡Perdón, Señor Justicia, perdón!

Tal cual significaría, entonces, que de cada 10 desaparecidos… casi 9 se fueron de sus casas, huyeron, desertaron, migraron, por voluntad propia.

Y sólo uno, uno solo, de los diez…en efecto, desapareció.

Es decir, de cada cien personas reportadas como desaparecidas sólo unas diez, en verdad, lo fueron.

Y de cada mil…sólo cien.

Ahora entendemos porqué el Sistema Nacional de Seguridad descarta a Veracruz como tierra del mal.

Y, bueno, también se explicaría el silencio impresionante de las familias de los desaparecidos que han dejado de protestar en la vía pública exigiendo el regreso de sus parientes vivos y sanos a casa.

¡Perdón, Señor Justicia, perdón, por tantos agravios que le hemos dado todos, en Veracruz!

Ojalá y su misericordia sea infinita para otorgarnos el perdón, y más porque el jefe máximo lo ha calificado a usted como un Fiscal implacable, aun cuando, bueno, también ha dicho que usted es impoluto, y de ser así quizá también generoso, capaz de perdonar a quienes lo hemos ofendido, lastimado, herido.

¡Cuánta razón tenía, pues, Lezama Moo, el exsub procurador de Justicia, ahora ungido magistrado del Tribunal Superior de Justicia, que en Veracruz las mujeres desaparecidas habían huido con el amante y los hombres desaparecidos estaban internados en una granja alcohólica!

¡Perdón, Señor Justicia, perdón!

EL FISCAL, JEFE DE PRENSA DE LOS MALOSOS

Dice el Fiscal que en ningún momento “la mayoría de desaparecidos tienen que ver con secuestros o desapariciones forzadas”.

Así, uno entendería que el Señor Justicia se está erigiendo en jefe de prensa de los malosos y los carteles y los barones de la droga.

De hecho y derecho, los exonera.

Claro, habría de recordar que un minuto después de tomar posesión como el tercer procurador de Justicia aseguró que por aquí los carteles supieron que había tomado posesión de inmediato huyeron a las regiones montañosas, y aisladas, y recónditas de otras entidades federativas.

Y, bueno, si el gabinete de seguridad pública nacional ha señalado que en Veracruz hay una disputa por la plaza entre los Zetas, el cartel Jalisco Nueva Generación y el nuevo Cartel del Golfo… son patrañas.

Y si tal fuera, el Señor Justicia los está exonerando.

Ellos, ni secuestran ni desaparecen a las personas reportadas como tales.

Incluso, también dice lleno de bondad, y no obstante que el 87 por ciento de los desaparecidos están relacionados con ausencias voluntarias que, de cualquier manera, el Señor Justicia se reúne una vez al mes con los familiares.

¡Ah!

Primera y única tesis universal:

La historia familiar demuestra que cuando un pariente parte de casa de manera voluntaria es porque, en efecto, se fue con el novio y/o con el amante, quizá por algún percance familiar.

Pero al mismo tiempo, pasado un ratito, digamos, cuando el nieto nace, entonces, hay vasos comunicantes en la familia, todo se perdona y los hijos vuelven a casa y son bien recibidos.

Así, ningún caso tendría que el Señor Justicia se reuniera una vez al mes con familias donde su desaparecido se fue por voluntad propia.

LA HUMILLACIÓN

El Señor Justicia es muy generoso.

¡Perdón, Señor, otra vez!

De nuevo se lanza usted en contra de sus antecesores a quienes acusa que ni información tenían sobre… los desaparecidos.

Caray, si el gobernador de Veracruz nombró a Felipe Amadeo Flores Espinosa y a Reynaldo Escobar Pérez como procuradores de Justicia, entonces, en la lógica de usted, ¡que equivocado estaba Javier Duarte!

Y, en contraparte, usted se inmola en la plaza pública y dice que usted como Fiscal General de nueve años, como el Señor Justicia, tiene tanta información sobre los desaparecidos que “hasta con dibujitos y gráficas tenemos datos”.

¡Perdón, Señor Justicia, perdón!

Y nosotros que tan narcisista y engreído y superficial lo hemos considerado.

Con tales dibujitos bien podría el Fiscal armar unas historietas tipo Memín Pinguín, tipo La pequeña Lulú, tipo La Mujer Maravilla, tipo Batman, para venderse cada semana en los estanquillos.

La historia central sería la siguiente:

Veracruz, la única entidad federativa del país donde los desaparecidos… se fueron caminando de sus casas, huyendo, digamos, del maltrato familiar.

Tal cual habría de preguntar sus conclusiones al arzobispo Hipólito Reyes Larios por el secuestro, desaparición y asesinato de su sobrina en Orizaba.

Y al exdiputado local, Víctor García Trujeque, por el secuestro de su hija.

Y a los padres de la niña Karime Alejandra, de Coatzacoalcos.

Y a los padres de José Cristhian Morales Carreto del plagio y desaparición de su hijo, quien mucha información pudiera proporcionar Érick Lagos Hernández.

Y al sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra de que Veracruz es el cementerio de migrantes más extenso y largo del país.

Y a tantas familias lastimadas con la altanería del Fiscal con eso de que los malandros ni secuestran ni desaparecen porque, caray, el 87 por ciento de los desaparecidos son ausencias voluntarias.

¡Qué humillación tan grande…!

Por: Luis Velázquez

00
Compartir