Periodista detenido injustamente; una víctima más de la delincuencia autorizada

Antonio de Marco Arango Arango, cumplió 30 horas detenido en Tuxpan, aprehendido frente a testigos en la mañana del lunes; todavía no se conoce su situación jurídica.

Se le culpa de alterar la escena del crimen, luego de que inició su trabajo periodístico. Ante esta situación, el secretario ejecutivo de la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas, Israel Hernández, informó que la Fiscalía abrió una carpeta de investigación contra el reportero que actualmente se encuentra detenido en la inspección de policía de Tuxpan.

La indignación que causa este hecho es reflejo de la presión que permanentemente ejerce el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y la fiscal general del estado Verónica Hernández Giadáns, contra los periodistas, quienes en la entidad estamos a expensas de este tipo de aprehensión y de ser el objetivo de grupos delincuenciales, pero también del gobierno que ve en cada comunicador un problema.

Cada vez que esta impunidad da de baja a un periodista significa un alivio para la administración estatal, ya que tiene un crítico menos de una labor que nadie sabe en qué consiste.

En este caso, la Fiscalía informó que sería puesto a disposición de un juez de control, pero no se sabe nada sobre una audiencia que otorgue legalidad a esa detención, que debe justificar cuanto antes la policía ministerial, la del Estado y la Fiscalía, ya que los medios en Veracruz exigen se determine la calidad jurídica del detenido.

Antonio de Marco fue detenido luego de que reportaba el hallazgo de bolsas de plástico que se presumía podrían contener restos humanos en Tuxpan; el pretexto de la detención consiste en que no respetó el perímetro establecido por los ministeriales en la escena, así como el uso de un dron que podría “haber alterado” el sitio, lo cual quiere decir que el periodista llegó antes que los policías, que en su acostumbrada lentitud carecen de capacidad para impedir que el supuesto delito sucediera.

Como la cinta ya estaba colocada seguramente la tomaron como pretexto para acusarlo, ya que es común que en algún momento los reporteros se mueven en dicha limitación para tener una mejor toma del hecho; sin embargo, esta vez cualquier motivo es bueno para hacer del periodista el cómplice favorito de los delincuentes.

Las acusaciones son muy subjetivas y tienen que ver con la impunidad de que gozan los atentados, de toda índole, contra los periodistas en Veracruz, donde sus asesinatos no se han aclarado desde que inició el actual sexenio y que nada se mueve en las pesquisas de los sospechosos.

No existen instancias que puedan proteger a los periodistas ni en Veracruz ni en el país. Las que existen se limitan a exigir aclaraciones sobre el paradero de los detenidos por las autoridades o bien a informar decesos de los compañeros que caen en cumplimiento de su deber, pero cuyos homicidios quedan en la impunidad de por vida.

Se trata de un verdadero atentado contra la libertad de expresión en el estado, pero, sobre todo, de una venganza que el gobernador ejerce todos los días contra los comunicadores y los medios.

“Le pedimos a la Fiscalía que precise cuáles son los delitos porque se hablaba de no respetar los perímetros, de obstrucción de la justicia (…) también se hablaba de un delito federal por lo del famoso dron, pero no podría precisar, estamos exigiéndole a la Fiscalía que nos aclare, a nosotros no (nos ha informado) pero debo aclarar que él ya tiene un abogado particular y la comisión se acercó pero pidió llevar la defensa de su cliente de manera directa”, señaló, el titular de la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas, Silverio Quevedo Elos.

Tras la detención del reportero, la Organización Artículo 19 exigió a la Fiscalía General de Veracruz que respete el derecho a la libertad de expresión y acceso a la información.

Diferentes medios del país exigen la liberación de Antonio de Marco Arango, ante la acostumbrada impunidad con la que actúan policías y autoridades judiciales contra los periodistas en la entidad.

00
Compartir