Plan de apoyo a Pemex impactará en las finanzas de México, dice Moody’s

El Plan de apoyo a Pemex tendrá impactos negativos para México, señaló la calificadora Moody’s.

El primero es la afectación que tendrán las finanzas del gobierno, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, pues al disminuir la carga fiscal sobre la empresa productiva del Estado, podría comprometer los objetivos presupuestarios del gobierno.

La reducción fiscal implicaría una reducción de unos 750 millones de dólares anuales, según Moody’s, reportó Reforma.

En segundo lugar, dice la calificadora, el anuncio de un plan de apoyo fue menor a la expectativas de los mercados, ya que se estima que Pemex requerirá de un mayor apoyo del gobierno en el mediano plazo.

Lo que traerá una mayor afectación en las finanzas del país.

La calificadora también señala que los 15 mil millones de pesos para fortalecer su situación financiera no es recurso nuevo, solo lo es la reducción fiscal.

“La única nueva fuente de apoyo que podemos discernir es el nuevo recorte fiscal por 200 millones de dólares para Pemex este año”, informó el diario.

El pasado 15 de febrero, el mandatario dijo que su administración tomó la decisión de “apoyar a Pemex con todo”, y que si la empresa productiva del Estado requiere más, lo tendrá, pues tiene todo el respaldo de su gobierno y en particular, de la Secretaría de Hacienda.

El plan consiste en una inyección de recursos a Pemex por 107 mil millones de pesos para este 2019. La medida más importante es un incentivo fiscal que le permitirá un flujo de 15 mil millones de pesos este año, y será acumulativo a lo largo del sexenio.

“Yo acepto el desafío vamos a sacar adelante a Pemex y va a ser una empresa productiva, una empresa que va a tener utilidades, ganancias”, dijo López Obrador, afirmó estar convencido que “lo que llevó a Pemex a estos extremos de debilitamiento fue la corrupción.

El incremento de 36% en la inversión que realiza la empresa, es el mayor en 10 años, y que se logrará con los esfuerzos en materia de austeridad, el apoyo del gobierno federal y que en 2019 no se contratará deuda, a diferencia del periodo 2013-2018, en el que Pemex contrató deuda por 140 mil millones de pesos cada año, apuntó.

Moody’s no ha sido la única calificadora que rechazó el plan presentado por el gobierno de López Obrador.

Fitch Ratings, agencia calificadora que el 29 de enero redujo la calificación de Pemex, de BBB+ a “BBB- con perspectiva negativa, fue la primera en decir que las medidas son insuficientes y aclaró que éstas ya habían sido incorporadas en su última evaluación, por lo que la calidad crediticia de la empresa permanece sin cambio.

JP Morgan manifestó decepción y consideró que persiste el riesgo para una baja en las calificaciones durante los próximos 12 meses.

 

 

Con información de Reforma 

00
Compartir