Politización del cáncer

Bisagra

Por José Páramo Castro

El martes 3 de junio, en plena veda electoral, el PAN utilizó a sus alfiles para seguir haciendo campaña. A las puertas de la FGR, presuntas madres de niños con cáncer acudieron a pedir a la gente, a través de los medios, que no votaran por Morena. Liderados por Israel Rivas Bastida, militante del PAN desde el 1 de septiembre de 2006, registrado como miembro de ese partido en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

A las madres de los niños con cáncer que capitanea Israel Rivas se les olvidó el dolor que les causa la enfermedad de sus hijos para pasar al tema de las elecciones en un juego entre buenos y malos, donde el malo del cuento era Morena y el bueno su líder con los colores blanco y azul.

Ante el reclamo de comunicadores y autoridades sobre su filiación panista, el líder de las supuestas madres con cáncer ha guardado silencio. Pero nadie duda que se trate de la utilización de una necesidad real para echar agua a su molino, sobre todo ante la desesperación del PAN que se dio cuenta que de nada le sirvieron ni las campañas ni las descalificaciones para deteriorar la imagen de su enemigo.

El desgaste de la imagen de su líder hace dudar de la veracidad de una problemática que se contradice con las informaciones del gobierno. De tal suerte que ni lo que dice éste se cree ni lo que afirma el líder de las mamás de niños con cáncer, siendo éstos últimos los únicos perjudicados.

Quien fuera representante del PAN en el Distrito 05 de Chiapas en 2009, no informa sobre su filiación partidista ni a sus seguidores, quienes por desesperación o por dinero lo siguen. Esto nadie lo sabe, dadas las apariciones oportunistas en lugares y espacios eminentemente políticos de sus manifestaciones de inconformidad.

En los días en que la alianza PRI-PAN-PRD se conformaba, con el patrocinio de Claudio X. González, a Israel Rivas se le vio negociando con gente del PRD, quienes le ofrecieron una candidatura.

El discurso de las madres de niños con cáncer coincide con las declaraciones de legisladores. Embonan a la perfección con las declaraciones de panistas como Mariana Gómez del Campo y Xóchitl Gálvez, cuando tocan el tema, cuando culpan al presidente de indiferencia, es el mismo texto, con las mismas palabras, con la misma sintaxis.

Las madres que acompañan a Israel cuando están frente a él aseguran que no hay medicamentos para los niños, cuando se les pide el nombre y la ubicación de su problema, cambian su mensaje y dicen que ya han empezado a surtirse las medicinas, pero todavía no hay en todos los hospitales donde necesitan estos medicamentos. Nunca aclaran si en las clínicas donde se atienden sus hijos ya hay medicinas.

El PAN ya puso en peligro las vidas de muchos mexicanos al descalificar la eficacia de las vacunas, -que nunca fueron capaces de ayudar a su compra con el dinero de sus prerrogativas- y difundiendo sus “dudas” en todo el país.

El PAN no es un partido que se tiente el corazón a la hora de las desgracias, sobre todo cuando se trata de ganar espacios a su favor.

00
Compartir