PP y PAN, contagios mutuos

Postigo

Por: José García Sánchez

La derecha española, encabezada, por lo menos visiblemente por el Partido Popular, no sólo mantiene semejanzas con el PAN de México sino que pareciera ser inspiración de Acción Nacional en México, ante la carencia de ideas de sus dirigentes.

Ahora, el líder del PP, Pablo Casado, anunció que su grupo parlamentario votará ‘no’ en el caso de que el Gobierno presente al Congreso de los Diputados una nueva solicitud para prorrogar el estado de alarma.

Además, como para salir del aburrimiento, Casado presentó un gabinete alterno donde está incluida la expresidenta del Congreso, Ana Pastor; el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Enrique López; y la exconsejera madrileña Elvira Rodríguez.

El líder de la derecha oficial de España asegura que mantener en casa a la población implica limitar los derechos fundamentales de la población como la movilidad o la reunión social.

Ante este panorama no debe sorprendernos que en los próximos días diga lo mismo el líder del PAN en México, y hasta se atreva a crear un gabinete a la sombra como lo hace su homólogo en España, quien también pondera la vida económica a la vida y la salud de los ciudadanos, que al mediano plazo viene a repercutir en los gastos del gobierno dedicados a la seguridad social.

Los partidos de derecha, izquierda o centro deben mantener comunicación para tomar el poder, eso es legítimo; sin embargo, la derecha más rancia quiere desbancar al poder fuera de los cauces legales que son las urnas y, por otro lado, intenta comportarse como si hubiera triunfado en las elecciones.

Así se comportan el PP y el PAN, cayendo, incluso en términos fascistas. La oposición debe consolidarse en las acciones sociales, que, por lo menos en el caso del PAN, brillan por su ausencia y el respeto al marco legal, al que tampoco se ciñe Acción Nacional.

Para los panistas todo en la administración pública es insumo de críticas hasta llegar al absurdo, ahora un diputado panista asegura que el Presidente de la República se esconde en Palacio Nacional, que no se acerca a la gente. Hace un mes lo criticaban por no dejar sus giras y seguir acercándose a la gente. Es decir, todo está mal, menos sus evidentes contradicciones que sólo los ubica en una especie de esquizofrenia política, donde memoria y conciencia se fusionan en una especie de doble personalidad.

La esquizofrenia del PAN y la vocación fascista del PP han mantenido una comunicación intensa, a grado tal que uno puede imitar al otro, así que ante la falta de creatividad del PAN esperemos, un gabinete panista a la sobra en México, es decir, en lo oscurito. Y de ahí a la construcción de un Juan Guaidó mexicano, de sangre albiazul, que no es fácil crear sin la ayuda de Estados Unidos.

Guaidó no gobierna Venezuela, eso le queda claro a todo el mundo, pero sirve de obstáculo para conseguir préstamos internacionales como ahora ocurre con el FMI, que no otorga un crédito de 5,000 millones de dólares con el pretexto de que ese banco no sabe quién gobierna en Venezuela, si Maduro o Guaidó.

El FMI sabe que de prestar a ese país no acataría las condiciones que ha impuesto a los países que ha concedido 3,483 millones de dólares como Bolivia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, El Salvador, Granada, Haití, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Santa Lucía, a quienes impone criterios fiscales antipopulares, de desempleo, de inversión, etc. Sin embargo, a Bolivia, con Jeanine Añez como presidenta, el crédito solicitado al FMI fue otorgado de inmediato.

Ese es el trabajo de la derecha, no puede gobernar porque carecer de apoyo popular, pero tampoco permite gobernar.

00
Compartir