PRI Veracruz agoniza

POSTIGO

Por José García Sánchez 

El PRI actualmente, carente de líder nacional, ha perdido la brújula y donde debe aplicarse y abrir los ojos para ganar las elecciones pareciera que quiere suicidarse. Este ejemplo es muy claro en Veracruz, donde varios de sus militantes, con trabajo arraigado en la sociedad por muchos años, podría ser el principal motivo para apuntalarlos a una candidatura de las 212 que estarán en juego el 4 de junio y ganar, quiere colocar a quienes son amigos de los líderes, o bien les urge contar con un puesto de elección popular para que a través del fuero puedan alcanzar la impunidad.

La atención el país entero está puesta en Veracruz, donde el PRI debe tener como prioridad rescatar los espacios perdidos por las elecciones del año pasado; sin embargo, pareciera que la mano de Javier Duarte está metida en todos lados, incluyendo en el PRI nacional, donde se le da preferencia a sus amigos y posibles cómplices y no podrán ser tocados por la mano de la justicia hasta que termines sus periodos como diputados locales, federales o presidentes municipales.

Mientras se borran las huellas y se desaparecen las pruebas de sus delitos, que les sirvieron para enriquecerse y fortalecer económicamente a Duarte. Así, el PRI actúa en Veracruz de una manera que podría pensarse quiere salvar a unos cuantos, a costa de su muerte electoral. Y posteriormente de su desaparición total.

La actual fragilidad del PRI en todo el país, no tiene precedente en la historia de México a pesar de ello se da el lujo de desechar a militantes con arraigo y arrastre electoral en Veracruz, con quienes podrían recuperar espacios. Ejemplo claro de lo anterior es la capital Xalapa, donde hubo varios posibles candidatos con posibilidades concretas de ganar en las urnas; Sin embargo, el dirigente estatal priista, parece estar al servicio de quien le hable más golpeado, prefiere declinar su decisión por la de otros con intereses muy claros.

El PRI en Veracruz estuvo mucho tiempo acéfalo, producto de un largo periodo de negociación, donde pareced que volvió a ganar espacios el propio Duarte. No puede contarse con el PRI nacional, sólo se dedica a denostar a los contrincantes políticos con tanta saña que parecería no sólo que son su obsesión sino sus enemigos a muerte y hace involuntariamente, campaña en su favor, porque en lugar de presentar propuestas del partido prefiere insultar y descalificar a los candidatos de los otros movimientos, que seguramente tienen mejor programa de gobierno que el tricolor, o por lo menos cuentan con proyectos, pero ese partido ni malos proyectos realiza, de ahí a que haya desdeñado a sus pocos militantes dignos por salvarle el pellejo a los cómplices de Duarte.

En Xalapa, el líder empresarial priista José Luis Santiago intentó colocarse como uno de los posibles candidatos a la presidencia municipal, su trabajo de más de 20 años con la comunidad lo avalan, además de contar con un historial personal limpio, lo que pocos en ese partido tienen; sin embargo, al no ser tomado en cuenta renuncia a ese partido y a la asociación de empresarios que encabezaba, y que le fue de mucha ayuda al tricolor. Seguramente muchos empresarios y seguidores del trabajo y proyectos de Santiago, seguirán su ejemplo. Probablemente no se afilien a otro partido, o sólo algunos lo hagan, lo cierto es que en Veracruz, y en el país entero el PRI está muy débil, y empieza a agonizar.

00
Compartir