Propietarios del “Buen Tono” se suma a las descalificaciones del Estado contra la décimo séptima reportera asesinada en Veracruz

Xalapa, Ver.

En entrevista con el periodista Enrique Hernández Alcázar, en transmisión nacional, José Abellá, empresario metido a comunicador, propietario del Buen Tono, quedó en ridículo al dejar entrever que no sabía con exactitud ni con evidencias si su ex reportera Anabel Flores estaba coludida con la mafia.

Al aire, el empresario cordobés se mostró molesto e irritable cuando el comunicador le pidió rigor sobre las acusaciones que lanzaba contra la reportera asesinada en Veracruz, pero cuyo cuerpo fue tirado en el estado de Puebla.

Abellá dijo que la víctima fue echada de su diario ocho meses atrás después de que sus subalternos se enteraron de que tripulaba una camioneta de lujo “que no correspondía a su salario”.

Abellá dijo además que le pagaba 6 mil pesos al mes, eso es, unos mil quinientos a la semana, pese a que ella manejaba una fuente de alto riesgo, el empresario aseguró que ese era su sueldo.

Cuando el reportero le pidió pruebas sobre sus dichos, él no pudo decir nada, incluso, afirmó que apenas se enteró de que fue despedida, por el día que la levantaron se comenzó a mencionar al Buen Tono.

El conductor le pidió informes si cuando sus subalternos que la corrieron, pusieron denuncia formal, al presumir una relación con la delincuencia, y Abellá indicó que no, “que no es su trabajo”, “no son policías, se excusó”.

En el mismo tenor, el periodista al aire le cuestionó que si eso no era un comportamiento contradictorio, él refirió que sus empleados en la dirección del diario no denunciaron, fue por “babosos”.

“Por babosos… como los muchos babosos que existen en el país y es que estamos como estamos“, dijo.

“Yo la corrí hace ocho meses, pues su nivel de vida no correspondía con su salario, ganaba 6 mil pesos al mes”, siguió acusando Abellá, pero sin ningún tipo de prueba.

Los comentarios en redes sociales descalificando sus declaraciones, no se han hecho esperar. Casualmente, después de sus dichos, se dejó sentir en twitter una campaña contra la reportera, en donde la criminalizaron y le hicieron toda clase de señalamientos para desprestigiarla.

Plumas Libres

00
Compartir