Qué herida

El Arte de Comer Sapos

Por VicMAN  

Y sin hacer gestos, es posible afirmar que la violencia contra las mujeres es un problema de gran dimensión y una práctica social ampliamente extendida en todo el país, puesto que 66 de cada 100 mujeres de 15 años y más, residentes en el país, han experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo, ya sea violencia emocional, física, sexual, económica, patrimonial o discriminación laboral, misma que ha sido ejercida por diferentes agresores, sea la pareja, el esposo o novio, algún familiar, compañero de escuela o del trabajo, alguna autoridad escolar o laboral o bien por , amigos, vecinos o personas conocidas o extrañas permiten determinar la prevalencia de la violencia entre las mujeres de 15 años y más.

Según la encuesta de ENDIREH (Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las relaciones en los Hogares) fuente INEGI comunicado de prensa núm. 592/19 21 de noviembre de 2019.

La participación de las mujeres depende, en gran medida, de los patrones culturales de género, de las condiciones socioeconómicas de las familias, de la edad de la mujer, del entorno inmediato y territorial de la entidad en la que residen y también de la disponibilidad de recursos institucionales y económicos.

el 17 de diciembre de 1999 la Organización de las Naciones Unidas en su Resolución A/RES/54/134, declaró el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, mediante la cual insta a los gobiernos, instituciones, fondos y programas del sistema de las Naciones Unidas, así como a organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales, a llevar a cabo durante ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto del problema de la violencia contra la mujer, entendiendo violencia contra la mujer

Bajo estos argumentos podemos ver que el problema de la violencia contra la mujer no es un asunto de liberales o conservadores, sino una falta de sensibilidad del gobierno de cuarta transformación, y que se ha enredado en su discurso y su falta de conocimiento de un problema generalizado en América Latina.

Hace 36 años que se celebró en la ciudad de Bogotá, Colombia el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe, en el que participaron feministas latinoamericanas de México, República Dominicana, Puerto Rico, Panamá, Venezuela, Ecuador, Perú, Chile y Colombia, con el objetivo de intercambiar experiencias y analizar la situación de las mujeres de la región.

De acuerdo con cifras del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG), de la CEPAL tan solo en 2018, 3 mil 529 mujeres fueron asesinadas por razones de género en al menos 25 países de América Latina y el Caribe.

Los cinco países con más casos registrados son: Brasil, que registra 1206 feminicidios; México, con 898 feminicidios; Honduras con 235; El Salvador, con 232, y Guatemala, con 172.

Mientras que los cinco países con las tasas más altas por cada 100 mil mujeres son: El Salvador, con 6.8 casos por cada 100 mil mujeres; Honduras, con 5.1 casos; Santa Lucía, con 4.4; Trinidad y Tobago, con 3.4, y Bolivia, con 2.3.

Este año 2020 la violencia contra las mujeres se ha desatado en nuestro país, el espíritu de Muerte en  nuestro país cada día se arraiga, predomina y se eleva, no ha sido gratis todas esas tendencias de grupos de mujeres que están alzando la voz para protestar por un problema cultural.

En las familias más pobres de este país la violencia está más arraigada, pero en los círculos de la clase media y pudiente, se da pero bajo un esquema de impunidad, sometimiento económico, uso de poder en los litigios y para someter a la indefensión de las mujeres, que no cuentan con recursos económicos para defender su calidad de independencia marital ya que los hombres someten así a sus parejas.

El Sapo de esta semana se los servimos a todos los que no han entendido que el problema del paro nacional en favor de las mujeres no tiene una ideología o un movimiento contra el gobierno, sino es una llamada de atención para que la cuarta trasformación genere políticas públicas en favor de las mujeres.

No se enganche Sr. Presidente con calificar estos movimientos como una oportunidad para sus adversarios, mejor utilícela como una área de oportunidad para que este gobierno forme una dinámica correcta en favor de las mujeres de este país.

Que Herida tan grande ha generado los últimos acontecimientos de muertes innecesarias de mujeres y con qué grado de violencia, que ha despertado la indignación generalizada de la sociedad mexicana y las autoridades en lugar de tomar la palabra, solo se limita a buscar culpables, y está Herida nos está uniendo por que la mañanera no está dando el resultado esperado.

Por lo pronto hagamos conciencia del problema porque hoy QUE HERIDA tan grande estamos sufriendo, ni una muerte más de mujeres violentadas. Pero unámonos este 9 de marzo en la campaña un día sin mujeres por su dignidad, por su valor y porque ni una mujer más violentada en nuestro país y en ninguna parte del mundo.

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

10
Compartir