Quieren estrenar partido

Elba Esther y Margarita

Dos tendencias políticas opuestas presentarán su postura personal en proyectos que conducen a la conformación de una organización de cuadros.

Por Ángel Álvaro Peña

Ante la panorámica de confusión ideológica que dejaron algunos partidos políticos ahora en franca decadencia, pareciera que ahora cualquiera que pueda reunir un grupo de personas en cada estado y con una representación que se alcanza más con dinero que por convicción, puede tener su propio partido.

Dos nuevos partidos con dos viejas caras, Elba Esther Gordillo y Margarita Zavala. Dos mujeres que buscan echar raíces nuevamente en la política, una utiliza la imagen del presidente Andrés Manuel López Obrador, la otra quiere ser su “contrapeso”.

El nuevo sueño inició el pasado 7 de enero, cuando el Instituto Nacional Electoral (INE) abrió un periodo para que organizaciones políticas notifiquen la intensión de buscar el registro de su órgano para convertirse en un partido político nacional, dicho plazo concluirá el 31 de enero. 

El proceso para aquellos grupos que buscan el registro es realizar la solicitud, lo siguiente es el plazo de un año para acreditar que tienen al menos 232 mil 945 afiliados, quienes deberán estar distribuidos en al menos 20 entidades del país o 200 distritos electorales, así se puede constatar en el manual divulgado por el INE.  

Hasta el 18 de enero se tenían contabilizadas 30 organizaciones que habían presentado su registro. Cabe destacar que esta oportunidad se da debido a que la ley electoral estima que cada seis años, luego de las elecciones presidenciales, se abra el periodo para este registro.

Mediante un boletín de prensa la esposa del expresidente, Felipe Calderón y fallida candidata a la presidencia, Margarita Zavala, dio a conocer que acudirá hoy al INE para solicitar el registro como partido político nacional de la Asociación Libertad y Responsabilidad Democrática LIBRE.

Aquella asociación que nació bajo la sombra del plagio, a pesar de que la organización imitada fue contunde en un mensaje de Twitter “A Margarita Zavala le gusta tanto nuestro proyecto que creó, en México, una réplica idéntica: Fundación Libre de argentina. Si comienza robando el nombre de una Fundación y su logo no queremos imaginar lo que sería como presidente”.

Margarita, de mente obtusa, respondió con una tibia disculpa por escrito a la Fundación Libre de Argentina por haberle plagiado el nombre y logotipo, además de decir que desconocía que ellos existieran. Su disculpa fue acompañada del branding de su organización, para señalar que son “diferentes”. A pesar del evidente plagio la Asociación continuó. 

A Margarita Zavala y Felipe Calderón, no les bastó vivir del erario, ahora piensan convertir a su plagiada Asociación en un partido que les costará a los mexicanos, además de la búsqueda de impunidad a la que los dos están acostumbrados. 

Para obtener el registro, la organización de la ex panista deberá celebrar asambleas en por lo menos 20 entidades o en 200 distritos electorales, en las cuales deberán participar 3 mil afiliados por entidad o 300 por cada uno de los distritos electorales. 

La amargura de los blanquiazules insatisfechos ante la actuación del PAN en todo el país puede ser punto favorable para Margarita, pero no seguro. Esa militancia es voluble como todos los panistas, hoy pueden decir “Sí, Zavala”, mañana “No”. La débil y tibia personalidad de Zavala no es un aliciente para nadie.

En una votación unánime durante la primera convención de la agrupación Redes Sociales Progresistas (RSP) los integrantes aprobaron la decisión de constituirse en partido político y buscar el registro.

Fernando González, yerno y René Fujiwara, nieto; los dos familiares de Elba Esther Gordillo lo preparan todo.

González dio a conocer que la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, no es delegada, pero sí apoya la creación del partido que tiene como imagen al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. “No nacimos hoy, estamos trabajando muy duro desde hace año y medio para lograr conciencias y electores. No estamos subiéndonos a la comodidad del poder adquirido, sino que fuimos parte del poder adquirido y queremos seguir siéndolo”. 

René Fujiwara indico que las redes ayudaron en la campaña presidencial y el paso natural es crear el nuevo partido. 

Aunque faltan 10 días para el cierre del registro, la agrupación no ha dicho cuándo lo llevarán a cabo, sólo que lo realizarán con el rostro del presidente Andrés Manuel López Obrador y un color rojo, parecido al tono de Morena.

La creación de partidos políticos que tienen dos vertientes visibles: la de hacer negocio y la de alcanzar la impunidad a través del fuero, es ahora cuestión de dinero y no de raíces ideológicas o liderazgos regionales o estatales.

La impunidad que ofrece el fuero es una mercancía que se cotizó muy bien en el pasado; ahora, ante la posibilidad de que tarde o temprano ese fuero desaparezca para dar lugar a la legalidad contra los funcionarios corruptos, el pertenecer a un partido puede ayudar a construir una nueva imagen de quien en el pasado delinquió. Esto lo vemos en todos los partidos, incluso en Morena.

Ahora, que dos extraños personajes de la política nacional quieren su partido, las dudas sobre la autenticidad de su propuesta surgen, y las especulaciones sobre sus objetivos se multiplican.

Lo que llama la atención es que, a pesar de que Elba Esther Gordillo fue descalificada por un grupo de funcionarios públicos del pasado, y considerada una líder democrática por muchos profesores sigue siendo una de las mujeres más influyentes en la política nacional.

Esto no puede afirmarse de la otra mujer que quiere contar con su propio partido, Margarita Zavala, quien salió de la contienda electoral hacia la Presidencia de la República ante la carencia de seguidores. Incluso se habla de que infló el padrón que la designaba candidata independiente para el cargo político más importante de México.

También es cierto que Margarita Zavala tiene un par de lastres que no puede sacudirse, su esposo, quien hizo un papel lamentable durante su gestión como presidente de la República, al declarar la guerra al narcotráfico como manera de consolidarse en su cargo, ante las dudas de un fraude electoral, y el otro lastre sin duda es su hermano, Juan Ignacio Zavala, quien es considerado un verdadero porro de la política nacional.

Lo cierto es que en el caso de Margarita Zavala dejará sin cuadros con experiencia al PAN, partido que tiene a un verdadero aprendiz en su liderazgo nacional, que cuando se dé cuenta que no sabe será tiempo de cambiar de líder, en un lapso donde se anuncia una derrota peor en los comicios por venir.

En cambio, Elba Esther Gordillo no resta militantes a nadie, sino que se suma -desde una propuesta ligeramente diferente- al proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

Margarita Zavala desgastó su poco capital político al salirse de la competencia, en vísperas de un debate con el resto de los candidatos. Ya había asistido a uno donde se mostró titubeante, indecisa, sin conocimientos y poco avezada en las artes de la política.

Ahora, ante la posibilidad de crear un nuevo partido se lleva a un grupo de panistas que muestran más venganza por dejar solo a Marko Cortés que convicciones por crear una verdadera alternativa partidista.

Se van con Margarita Ernesto Cordero, ex secretario de Hacienda; Jorge Camacho, ex candidato a la gubernatura de Guerrero; José Luis Luege Tamargo, ex titular de Conagua; Irma Pía González Luna, ex subsecretaria de Segob; Miguel Ángel Toscano, ex responsable de Cofepris, y Eufrosina Cruz, ex diputada federal.

Nada nuevo en cuanto a propuestas políticas sino más bien un retroceso en la vida pública de México.

00
Compartir