Quieren todo, hasta encuerarnos

PARQUE JUÁREZ

Por Mónica Camarena Crespo

Después de un largo camino para una endeble, pero al final de cuentas democracia, una lucha de muchos años, el Instituto Federal Electoral (INE) cuenta con los datos personales de todos los mexicanos empadronados, se trata pues de un archivo de alta seguridad, información no transferible.

Lo anterior de plano le vale a los de la 4T, ya quieren todo, encuerarnos vaya. Y es que nada justifica la petición de la Secretaria de Gobernación al INE para que entregaran los datos biométricos de los mexicanos inscritos en el Padrón Electoral.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, como era de esperarse, argumentó la imposibilidad legal de entregar la información; la solicitud fue negada y despertó muchas suspicacias. Para empezar, por el hecho mismo de hacer una petición que viola la ley desde la dependencia encargada de la política interna del país.

Habría que recordarle a Olga Sánchez Cordero, aún titular de Gobernación, que todos los gobiernos recopilan datos, pero en los países que se protegen los datos personales (como parte de un derecho fundamental) no se pueden transferir los datos a ninguna otra instancia sin la autorización expresa de los dueños de los datos.

En síntesis, si los mexicanos no lo autorizamos, el INE está impedido para transferir lo que podríamos llamar fichas personales.

Pero la gran pregunta es ¿Cuál es el interés supremo para que el gobierno federal necesite la información detallada de todos los ciudadanos?

Ese tipo de información es sumamente poderosa en buen o mal uso, y es ahí donde empieza a materializarse la desastrosa decisión de seguirse apoderando de las instituciones. En este caso, todo indica que van por el INE, con todo y sin recato.

Ágora

En Veracruz se vive una verdadera guerra de poder de los que no estaban acostumbrados a él, que son la mayoría por cierto.

Las consecuencias podrían ser fatales para MORENA y seguir mal abonando a la mala imagen del gobernador Cuitláhuac García, quien solo se dedica a los cortes de listones.

La guerra la encabezan los que se creen merecedores de dirigir al estado a falta de un gobernador capaz, uno despacha en finanzas con parentesco y el otro, en palacio de gobierno, el segundo busca rematar en el billar con su bola 8, pero desde México podría haber manotazo y en una de esas, hasta los dos se van.

 

 

@monicamarena

00
Compartir