Reacomodos políticos

Cosmovisión

Por Raúl López Gómez

La nueva geografía democrática del país después del seis de junio obliga al presidente López Obrador a realizar los cambios conducentes en su equipo de trabajo.

Los expertos en el análisis creen que todos los pasos están dirigidos a la sucesión presidencial y a la continuidad de la segunda etapa de su mandato.

También los reacomodos se dirigen a subsanar los asuntos normales que se registran con los acontecimientos de la Línea 12 del Metro y, sobre todo, del cierre de un mandato con resultados exitosos; y de ahí a optar con todas las posibilidades de continuar un sexenio más en el poder y que es parte de un ciclo político natural.

Los movimientos y acomodos en el fondo de la intención de AMLO es el de conservar guardada una carta marcada en el sucesor o sucesora, lo que por supuesto se desconoce.

Los que piensan que todos los caminos conducen a Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal, Tatiana Clouthier y Zoé Robledo, no andan equivocados, porque entre estos personajes de la política morenista anda el nombre del sucesor o sucesora a la Presidencia de la República del segundo ciclo de la Cuarta Transformación.

Las tendencias van de la mano del mandatario AMLO, que sabe a profundidad de todos los intríngulis de la política y sobre la marcha sabe mucho del tema de corregir el rumbo a buen puerto.

Está visto que el presidente AMLO hace dos semanas despejó toda duda de su reelección y dijo con certeza que se jubila y se retira de la política en septiembre del 2024, con eso está dicho todo de quienes se calientan la cabeza pensando equivocadamente en la reelección del político tabasqueño, quien reconoce que ya está cansado de los muchos años de andar en la política de tiempo completo.

Por cierto, en la reunión sostenida con los gobernadores electos de Morena, el licenciado Alfonso Durazo, gobernador electo de Sonora, recibió todos los honores al llegar una hora antes en audiencia especial con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y fue quien se distinguió más al meterse ya fuerte en la sucesión presidencial y quedar encartado de forma natural.

También hay quienes no entienden que el país se encuentra asentado sobre un polvorín debido al hartazgo de millones de mexicanos con los gobiernos del pasado y, por lo mismo, el presidente AMLO teje fino y sabe del comportamiento de los fenómenos sociales de unos y de otros, o sea, de todos los niveles de la población.

El mensaje de Andrés Manuel López Obrador se encuentra posicionado en la mente de todos los mexicanos, ricos, pobres, y clasemedieros, porque utiliza conceptos prácticos, con frases explícitas y una retórica sencilla, de donde se parte del común de toda la población, y por eso llega al corazón o a la mente, como se quieran dejar persuadir las personas, incluso su mensaje está llegando muy profundo a los jóvenes que lo ven como un héroe o adalid de la justicia.

Pero el fin y los medios han sido parte de los resultados exitosos a los que les regatean en una primera parte del mandato de resultado muy positivos, cuando en la realidad el horno no está para bollos, y por lo menos millones de mexicanos caminan de la mano gobernabilidad y paz social, aunque existan las quejas de la inseguridad por los sectores empresariales y de alguna parte de la población a los que se les puede considerar los “incomprendidos de siempre”.

El desajuste del tejido social que dejaron el tiradero de los cinco pasados gobiernos federales de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y de Peña, han sido sin duda el parteaguas de una situación compleja y sobrada en problemas que dejaron al país en materia de corrupción, impunidad y de abusos de poder.

Los excesos en los malos manejos de las finanzas públicas, aunado a la confabulación permisiva existente de aquella época con gobiernos estatales, municipales y los diversos organismos del sector público y privado, son parte de una desgracia que se ha pretendido olvidar, incluso hasta borrar de la flaca memoria de algunos que trasladan equívocamente la responsabilidad al gobierno de AMLO, y esto es por demás increíble.

Los pasos de AMLO en su mandato presidencial de transición son cautelosos, y ha tenido que gobernar con los que ha tenido a la mano, consultando las decisiones en los nombramientos y con las aprobaciones de ley, cumpliendo con el marco de legalidad que antes no se dio ni se respetó.

Los avances que no se le reconocen por los poderosos empresarios y alguna parte de la población de la clase media-alta, son resultado de ese celo natural al que hace referencia con los aspiracionistas que lo quieren todo, y en donde no se piensa que gracias a los programas sociales y del campo la gente anda tranquila y subsistiendo a los problemas económicos y hasta a la peor pandemia en la historia de la humanidad.

La consulta pública que se hará sobre la probabilidad de llevar a juicio a los expresidentes del país, que no han podido validar sus mandatos con muchas cuentas pendientes y con delitos de lesa humanidad entran al debate.

Y por eso se debe entender como una excelente estrategia del presidente AMLO, para que la gente se ocupe de esos temas y, por lo mismo, se calman los ánimos y el país sigue adelante, pero muchos no lo entienden, sobre todo a quienes siguen con sus mismos niveles de vida en abundancia.

Por cierto, toda la comunidad de la Universidad Veracruzana se manifestó por el respeto de los principios interculturales, y se exige para todos los pueblos indígenas del país no solo se pidan disculpas, sino que se dejen de utilizar en forma por demás racista y ofensiva en todo tipo de sesgo o uso publicitario ofensivo para las comunidades indígenas y afrodescendientes de Veracruz y del país. Ándale. Así las cosas.

00
Compartir