Rebelión verde

Chiapas

Estampida en el Partido Verde en la entidad por la imposición del candidato a la gubernatura por el PRI

Por Staff

La actual gubernatura de Chipas está en manos del Partido Verde Ecologista de México, aliado permanente del PRI en las elecciones a lo largo y ancho de la República Mexicana. El actual ejecutivo estatal Manuel Velasco Coello, es militante de ese partido, motivo por el cual los verdes consideran que el candidato a la gubernatura debe venir de sus filas.

El PRI no piensa igual, de tal suerte que ha propuesto, casi como imposición la presencia de Roberto Albores Gleason, hijo del ex gobernador Roberto Albores Guillén, mismo fue expulsado de esa organización política por apoyar a un candidato de otro partido.

Roberto Albores Gleason

Ante esta situación, el líder estatal del PVEM, alcaldes y diputados locales se rebelaron luego de conocer que su partido irá en alianza con el PRI rumbo a las elecciones locales de julio para elegir gobernador del estado, y que llevarán como candidato de unidad al senador del tricolor, Albores Gleason.

El líder estatal del PVEM, Eduardo Ramírez Aguilar, también presidente del Congreso del Estado, donde 14 de los 16 legisladores locales presentaron este sábado su renuncia a ese partido político, anunció que contenderá por el frente conformado por los partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática y partidos locales.

En tanto, por la Coalición ‘Juntos Haremos Historia” de Morena, Partido del Trabajo y Encuentro Social, el candidato a la gubernatura sería Rutilio Escandón.

Rutilio Escandón

Ramírez Aguilar, ahora ex verde, envió dos videomensajes donde dijo que siempre ha sido partidario de los amplios consensos que se logren, escuchando todas las voces, sin embargo, repudió los acuerdos cupulares de su partido ante el PRI para ir en alianza con ese partido y aceptar como candidato a Albores Gleason.

Ante lo que denominaron “imposición de la coalición de la gubernatura del estado que beneficia a otro partido político”, los diputados integrantes del PVEM en el Congreso renunciaron a su militancia y se declararon legisladores independientes.

En la rueda de prensa estuvieron presentes: Dulce María Rodríguez Ovando, Mauricio Cordero Rodríguez, Viridiana Figueroa García, Sandra Luz Cruz Espinosa, Limbano Domínguez Román, Cecilia López Sánchez, Ada Celia González Durán, Alberli Ramos Hidalgo, Santiago López Hernández, Fidel Álvarez Toledo, Hugo Francisco Pérez Moreno, Fanny Elizabeth De la Cruz Hernández, Jesús Arnulfo Castillo Milla y Rubén Peñaloza González.

Esta ruptura puede contagiar otros acuerdos de coalición entre el PRI y el Verde, porque Carlos Madrazo, líder del verde en la Ciudad de México, señaló que, si bien el Partido Verde Ecologista por sí solo es altamente competitivo, para las elecciones del 2018 analiza contender aliado con el Frente por la Ciudad de México, que integran PAN-PRD y MC.

El líder del Partido Verde Ecologista de México en la capital del país explicó que están analizando cuál es su mejor opción para el proceso electoral en el que se renovará la Jefatura de Gobierno, las 16 delegaciones y 66 diputados locales. Detalló que ya sostienen pláticas con los que trabajan para construir el Frente, particularmente con Raúl Flores, líder del PRD en la Ciudad de México.

Por su parte, Carlos Puente, coordinador del Partido Verde Ecologista de México en el Senado y vocero nacional, anunció que a su instituto político no le llegó la invitación del PRD o del PAN para conformar un Frente Amplio Democrático de cara a 2018.

Aseguró que no está muerta una alianza con el PRI para 2018, y rechaza que haya alguna ruptura con el tricolor o el gobierno. Tras aceptar que podrían incluso ir solos, adelanta que el PVEM no es de los que dejan tiradas las cosas a medio camino, y seguirán leales al presidente Enrique Peña Nieto.

Asegura que es totalmente falso que con la posibilidad de sentarse a dialogar con el PAN o el PRD se estén vendiendo al mejor postor. Dice que a nadie debe espantar que el Verde se pueda sentar con otras fuerzas políticas.

Mientras tanto, en Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar al anunciar su renuncia como dirigente del partido en el estado, acusó que el próximo candidato a la gubernatura saldrá de una elección “antidemocrática”

La situación se trona difícil para el PRI en Chiapas, donde el Verde cuenta con muchas simpatías entre los ciudadanos y es por ello que el presidente Enrique peña Nieto envió a uno de sus hombres de más confianza a reagrupar al PRI en torno a la candidatura de Albores Gleason, a quien apoyan desde la Ciudad de México.

El simple hecho de que el presidente haya echado mano de un ex secretario de estado para arreglar la situación de su partido en Chiapas habla de que quieren recuperar la entidad a como dé lugar y para ello colocó al frente de las contiendas de sus abanderados a uno de sus hombres más cercanos. Si bien el Partido verde es su socio electoralmente, el tricolor quiere sus siglas al frente de dicha entidad.

En su calidad de nuevo delegado, Luis Miranda tendrá la responsabilidad de mantener un diálogo abierto con los aliados políticos del tricolor, con el propósito de construir el escenario más competitivo para ganar las elecciones.

Luis Enrique Miranda Nava dejó hace unas semanas la Secretaría de Desarrollo Social y ahora se concentrará en conciliar entre los grupos priistas en esa entidad, que en el último año han tenido conflictos internos por el control de la dirigencia estatal y la candidatura al gobierno.

Artículo publicado en la Edición 62, Revista Políticos Al Desnudo

00
Compartir