Regina Martínez, un crimen en la impunidad

El martes 28 de abril se cumplen tres años del homicidio de la corresponsal de Proceso en Veracruz, Regina Martínez. Y pese a que hay un detenido, el crimen permanece impune. Y un reportaje la revista Proceso, publicado esta semana, advierte que el tema está muy lejos de resolverse.

“El acusado denuncia tortura, la Suprema Corte aún analiza la validez del proceso, las pruebas son endebles y contradictorias, hay un sospechoso prófugo y la versión oficial parece fabricada para darle carpetazo a un asunto que toca en lo más hondo la libertad de expresión, las garantías de informar y ser informado y el estado de derecho”, dice el sumario del reportaje, del cual, hay un fragmento disponible en internet (http://ow.ly/M9qgM).

Entre otros detalles, el reportaje hace un recuento de los siguientes datos:

1.- La explicación de que se trató de un robo con tintes pasionales aún no es avalada por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

2.- La única huella dactilar que la FEADLE pudo rescatar de la casa de Regina Martínez después de que la entonces Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Veracruz, interviniera la escena del crimen, no coincide con el encarcelado, Jorge Antonio Hernández Silva.

3.- La información genética que obtuvo de la taza de baño de la casa de Regina Martínez, espacio donde fue agredida, tampoco coincide con los resultados del perfil genético de Hernández Silva ni con las pruebas de ADN hechas a los familiares de José Adrián Hernández Domínguez, a quien la PGJ señaló como el principal responsable del crimen.

4.- Está pendiente una línea de investigación: el trabajo periodístico de la corresponsal de este semanario.

5.- La Policía Federal, que depende de la Secretaría de Gobernación, y la Policía Federal Ministerial, adscrita a la PGR, están a cargo de un peritaje sobre las publicaciones de la reportera.

Estos cinco datos sobre las deficiencias y omisiones de las autoridades en las investigaciones iniciadas por el homicidio de Regina Martínez, apuntan a un interés oficial por la impunidad, por el olvido.

Y lo peor, es que tras este crimen, que ya acumula tres años, se han sumado otros crímenes contra periodistas como el de Gregorio Jiménez y Moisés Sánchez. Igual, en impunidad. Y ni que decir de los que le anteceden, en donde la imagen de los periodistas fue manchado con un “se matan entre ellos”.

En este contexto de impunidad en los crímenes contra periodistas, tuvo lugar la Mesa: Libertad de expresión o libertad de callar en la que participaron: Juan Pablo Proal, Roberto Zamarripa y Élfego Riveros, en el contexto de la FILU 2015.

Desde ahí, Elfego Riveros, director de Radio Teocelo, quien por muchos años trabajo al lado de Regina Martínez, hizo una intervención en la que apuntó, lo siguiente, sobre la libertad de expresión en Veracruz y el país:

“No hay las condiciones para ello (para ejercer la libertad de expresión), y si a eso sumamos que antes en el caso de Teocelo nos preguntan con quien están lidiando, bueno hace 30 años lidiábamos con caciques, después con alcaldes corruptos y después con otros actores de más reciente aparición que es la narcodelincuencia”.

En un aniversario más por el homicidio de Regina, la demanda es de justicia y rechazo a la impunidad de los crimenes contra periodistas.

Pero más allá de la muerte, también es motivo de reflexión, sobre lo que padecen en vida, muchos periodistas veracruzanos. Malos salarios, tratos indignos por parte de directivos y dueños de comunicación. Censura en las publicaciones diarias.

Y lo más grave, registrado en los últimos días, es que con los cierres de medios informativos, y la clausura de algunas secciones de periódicos impresos, muchos colegas periodistas ven mermados sus ingreso a la mitad, o perdido lugar de trabajo, sin ninguna garantía de liquidación o bono de marcha.

Es imprescindible que los periodistas adviertan esta realidad inmediata. Pero también, que la sociedad tome conciencia, que entre más vulnerables están los periodistas, más en detrimento irá su derecho a la información.

¿Qué hacemos?

(Con información de e-Veracruz/ Circo, Maroma y Grilla)

00
Compartir