Reportero veracruzano fue asesinado de cuatro balazos

Armando Saldaña reportaba para medios de Tierra Blanca, Tres Valles y Córdoba

Tierra Blanca, Ver.- Armando Saldaña Morales, reportero veracruzano cuya labor informativa realizaba en Oaxaca para medios de comunicación de Tierra Blanca, Tres Valles y Córdoba, fue encontrado sin vida en los límites de ambos estados.

Cortadores de caña de azúcar dieron con su cadáver cerca de una arroyo, en la localidad de Morelos, municipio de Cosolapa.

El periodista presentaba cuatro impactos de arma de fuego en la nuca, así como huellas de torura.

Cerca de él, una camioneta ford tipo americana, color blanco, que presuntamente manejaba cuando fue interceptado por los verdugos.

El comunicador, informó la Procuraduría del estado de Oaxaca, era originario del vecino municipio de Tezonapa, Veracruz, incluso, entre sus pertenencias, se encontraron identificaciones que ubican su domicilio en Las Limas, municipio de Tezonapa.

Aunque el crimen se cometió en territorio oaxaqueño, el gobierno de ese estado remarcó su origen veracruzano, así como que toda su labor profesional la hacía desde Oaxaca para medios de comunicación de Veracruz.

Actualmente era reportero de la estación de radio LaKe Buena, de Tierra Blanca; también había estado colaborando con La Crónica de Tierra Blanca, el Sol de Córdoba y el Mundo de Córdoba.

En esos medios de comunicación es posible encontrar, en internet, notas de corte políciaco y también de información general en las que el reportero daba cuenta de lo acontecido entre la cuenca, de lado de Veracruz y de Oaxaca.

El sitio en donde se le encontró, es una región geográfica en donde la justicia es de difícil acceso ante lo poco claro que están los límites entre ambos estados, separados en ese lugar sólo por una calle.

Constantemente hay hechos de violencia relacionados principalmente al robo ilegal de combustible a Petróleos Mexicanos (PEMEX) y que son documentados por los reporteros que viven en esos municipios alejados de las ciudades polo de desarrollo de Veracruz y Oaxaca.

Una de las últimas víctimas fue el director de Policía Municipal de Cosolapa, Fermín Hernández Vanegas, asesinado el pasado 15 de abril en un camino vecinal por sicarios que le persiguieron y balearon hasta darle el de gracia en la frente.

El funcionario fue vinculado con las bandas que trasiegan combustible robado, incluso, se le señaló como uno de los posibles sospechosos del homicidio de Octavio Rojas Hernández, quien era director de Comunicación Social del ayuntamiento de Cosolapa, y colaborado del diario veracruzano El Buen Tono.

El periodista fue alcanzado por las balas de un sicario que llegó hasta su casa, en Cosolapa, mientras comía, y el agresor pidió hablar con el dueño del coche que se vendía afuera del domicilio. Era el coche del reportero y funcionario municipal. A penas lo tuvo a tiro, le dio cuatro plomazos en el pecho.

Unos días antes, en una nota informativa que salió en El Buen Tono firmada por Rojas Hernández, éste dice que la Secretaría de Marina y el Ejército Mexicano dieron con tres camionetas y 16 mil litros de combustible robado en Amapa, y “las sospechas más fuertes apuntan al director de la Policía Municipal de Cosolapa, Fermín Hernández Venegas, por lo que su fotografía será boletinada por distintas coorporaciones para su búsqueda y captura”.

Hasta ahora el gobierno veracruzano no ha emitido ni un comunicado al respeto; e algunas cuentas de correo que se emplean por operadores del gobierno de Javier Duarte para el envío de información, se ha insistido en que el finado era veracruzano, pero su domicilio estaba en Cosolapa, situación desmentida por el gobierno de Oaxaca.

La región donde fue asesinado, es amplio corredor de bandas que chupan ductos a PEMEX en los márgenes del río Papaloapan, y que cuando cometen un ilícito, lo mismo emplean Veracruz que Oaxaca para esconderse de la autoridad.

Los municipios de Omealca, Tierra Blanca, Tuxtepec, Acatlán de Pérez Figueroa, Azueta, Loma Bonita, entre otros, tienen la colindancia y numerosos caminos vecinales por donde se escurren las bandas delincuenciales.

A principios de abril pasado, en un ejido de Omealca, fue encontrado sin vida Guillermo Cortés Martínez, encargado de Seguridad Física de PEMEX en Tierra Blanca, fue asesinado de al menos 30 disparos.

El año pasado, cerca de Tierra Blanca, encontraron muerto a su hermano, y una mujer, los dos trabajaban para PEMEX en el área relacionada a los ductos, por lo que no se descarta un ajuste de cuentas entre bandas dedicadas al robo de gasolinas.

(Con información de Plumas Libres)

00
Compartir