¡Respeten, ca…!

“Tener fe en los políticos es un crimen de ilusa humanidad”
El incrédulo

De las primeras advertencias que hizo el nuevo dirigente estatal del PRI en Veracruz, diputado Alberto Silva Ramos, fue que se respete al gobernador Javier Duarte de Ochoa, en un mensaje que llevaba dos destinatarios: los senadores Pepe y Héctor Yunes, aspirantes a la candidatura priista al gobierno del estado.

Y nosotros pensamos que algo así como faltarle al respeto al titular del Ejecutivo como que no se ha dado, una cosa es que critiquen o no estén de acuerdo con la forma de administrar los recursos del erario de la administración del gobernador Javier Duarte, y otra es faltarle al respeto. Las críticas que han hecho sobre prácticas poco claras en el manejo de los recursos públicos, o de la existencia de “peces gordos” dentro del equipo duartista, son una realidad. Insultos que hayan lanzado al gobernante no hemos escuchado porque, además, se trata de dos políticos profesionales, de carrera, muy conscientes de la importancia de la investidura gubernamental a la que hay que respetar, según las reglas, trátese de quien se trate.

Pero, mire, respetado lector, el último escrito que envió el senador Héctor Yunes Landa a los medios de comunicación, para su difusión, que trae su firma y distribuye de manera profusa, habla del último o los últimos créditos que el Congreso local le autorizó al gobernador Javier Duarte, cuyo argumento central es que este dinero se empleará para pagar el 90 por ciento de la deuda heredada por nuestro repudiado Cónsul en Barcelona, Fidel Herrera Beltrán.

Usted juzgue si insulta o no al gobernador la opinión de Héctor Yunes. Lea estos párrafos:

“El pasado 28 de octubre en Veracruz se aprobó una nueva deuda hasta por 35,501 millones de pesos -aunque no se quiera reconocer como tal-, rehipotecando nuestro estado y comprometiendo su futuro económico. Veracruz se ha convertido en la única entidad federativa en la que se reestructura la deuda y esta aumenta en prácticamente 50 por ciento, en lugar de disminuir, calculándose que en caso de disponer lo aprobado en su totalidad, tendremos una carga financiera de más de 110 mil millones de pesos, considerando las actuales condiciones del mercado”

“La urgencia de aprobar este nuevo endeudamiento sin la adecuada deliberación, sin tomar en consideración la precaria situación del estado y el exhorto de varios sectores para no contratar más deuda pública, obedece a que el gobierno estatal no tiene recursos debido a una ineficiente administración.

“¿Dónde está el dinero recaudado por el impuesto a la nómina? Ya que son cerca de 4 mil millones.

“¿Cuál fue el destino de los 23 créditos contratados desde el inicio de esta administración estatal? Que asciende a unos 1,500 millones.

“Coincido totalmente con Jesús Castañeda Nevarez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial del estado de Veracruz, lo más grave de esta nueva deuda es que no sabemos ¿en qué se ocupará el dinero?, además de que se compromete financieramente a la entidad durante las próximas dos décadas.

“La actual administración estatal ha duplicado, y está por triplicar, la deuda “heredada”, pues recibió una deuda de 21,874 millones, misma que en menos de cinco años duplicó, dado que en agosto de 2015 se tenía registrada una deuda de 44,470 millones 800 mil pesos, a los que ahora se habrá que sumar, casi lo doble, derivado de la aprobación del pasado 28 de octubre, llegando ésta a niveles inmanejables.

“El gobierno federal ha buscado frenar el endeudamiento descontrolado de las entidades a través de la iniciativa de Ley en Disciplina Financiera para los Estados y Municipios, la cual desafortunadamente para los veracruzanos no aplicará a la brevedad para frenar el abuso en que se ha venido incurriendo.”

¿Estos son insultos? Pues, no, los veracruzanos le agradecen al legislador que ilustre de manera tan clara al respecto; que no les parezcan las verdades es otro cantar.

Beto sí Silva

Y ahora les compartimos parte de un escrito que circula en los medios y que se refiere a que, en reiteradas ocasiones, el gobernador Javier Duarte de Ochoa ha dicho hasta el cansancio que no tiene candidato a la gubernatura, pero… lo cierto es que sabemos muy bien que sus afectos están hoy en día con Alberto Silva Ramos.

No por nada, desde hace mes y medio comenzó a manejarse que en la recta final de la sucesión gubernamental no hay dos, sino tres punteros; es decir, Pepe, Héctor y… Beto.
Ahora, ya como presidente del CDE del PRI, el tuxpeño no está impedido estatutariamente para aspirar a la primera magistratura de la entidad en 2016, como tampoco lo está Manlio Fabio Beltrones para buscar el abanderamiento de su partido en pos de la silla presidencial en 2018.

Lo cierto es que Beto Silva reinició desde el pasado viernes un intenso activismo político por todo el estado, de norte a sur y de este a oeste de la geografía veracruzana: el viernes estuvo en Zongolica, horas después estuvo en Martínez de la Torre, al día siguiente (el sábado) sostuvo una importante reunión en Xalapa con la estructura del PRI, y este domingo estuvo en el Puerto de Veracruz, en donde hubo una interesante señal. Resulta que en presencia de Ramón Poo Gil y Harry Grappa Guzmán, a Silva Ramos le obsequiaron una camiseta con la leyenda “Vamos con todo”. ¿Será que el mensaje es que Silva va con todo?

(Con información de Versiones/ por: Manuel Rosete Chávez)

00
Compartir