Retrato del asesino y secuestrador del chico poblano cuyo cuerpo apareció en Veracruz

“Qué pasa con los morros de hoy”, era lo que se preguntaba Edson Aldair Hernández Sangabriel, en su cuenta de Twitter, cuando ya tenía en mente secuestrar a su amigo Antonio Sebastián Préstamo Rivera, ambos estudiantes del bachillerato del ITESM.

La última vez que publicó en esa red social fue el pasado 18 de febrero y la penúltima el 7 de febrero, un día después que privara de la libertad a Sebastián, a quien entregó a un primo y un amigo –menores de edad– para que lo asesinaran y así más tarde exigieran a los familiares un rescate de 15 millones de pesos.

Parecía un chico reservado. En las pocas fotografías que compartió al público en Twitter y Facebook se muestra serio y la única información que publicaba era relacionada con sus frustraciones amorosas y su afición a los deportes.

Edson, de 17 años de edad, cursaba el último año en el bachillerato del Tec y contaba con una beca académica. Sus papás, quienes viven en Xalapa, Veracruz, de donde son originarios, lo apoyaban trabajando como comerciantes.

Desde que era más joven, Edson destacó en el deporte. Fue integrante del club de fútbol Delfines de Xalapa y ya en el bachillerato se integró al equipo de fútbol soccer varonil del Tec.

Cometió otro secuestro en Xalapa

Aunque aparentemente Edson se veía como un joven normal, ya había ejecutado un primer secuestro en Xalapa con sus mismos cómplices –un primo y un amigo–; sin embargo, en esta ocasión el agraviado los reconoció y logró escapar de su cautiverio.

El año pasado, Edson presumiblemente comenzó a planear el plagio de Sebastián al darse cuenta de su posición económica, después que éste recibiera como regalo de cumpleaños –el 14 de julio- un vehículo Mercedes Benz, último modelo.

Tras privarlo de la libertad, la tarde del 6 de febrero, lo entregó sus cómplices para que éstos se deshicieran de él. Su intención era que no pasara lo mismo que el caso anterior, es decir que Sebastián los acusara posteriormente, para que de esa manera pudieran cobrar un rescate millonario.

Por ello, los otros dos menores lo mataron a cuchilladas y después abandonaron el cadáver en el paraje “La Curva Z”, en el municipio de Yecuatla, Veracruz, donde fue hallado el 7 de febrero, día en que los secuestradores y homicidas se comunicaron con los familiares para exigirles 15 millones de pesos para “liberarlo”.

La Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI) quedó a cargo de la investigación y el 21 de febrero lograron capturar a Edson en la capital poblana. Mientras tanto, sus cómplices continúan prófugos.

De acuerdo con el titular de la DGADAI, Fernando Rosales Solís, los otros dos involucrados al parecer se encuentran en el estado de Veracruz, por lo que son buscados por las autoridades de esa misma entidad.

El funcionario estatal aseguró que, por ser menor de edad, la ley establece que Edson sólo puede ser sentenciado a pasar siete años en prisión, como pena máxima por el homicidio y secuestro de su amigo.

(Con información de e-Veracruz)

00
Compartir