RUPTURA A LA VISTA

A estas alturas de la próxima sucesión gubernamental, a nadie le queda la menor duda de que los senadores Héctor Yunes Landa y Pepe Yunes Zorrilla son los aspirantes priistas a la gubernatura mejor posicionados en las encuestas sobre las preferencias electorales, pero la gran interrogante que cunde entre algunos sectores del priismo veracruzano es si cada uno por su lado o inclusive los dos juntos, sin el apoyo del grupo gobernante, pese a todo su descrédito, podrían asegurar el triunfo electoral en 2016.

Y es que tanto Yunes Landa como Yunes Zorrilla, uno más estridente que el otro, han tratado de desmarcarse y fijar distancia política con el gobernador Javier Duarte de Ochoa y su administración, sobre todo desde diciembre de 2014, cuando el entonces secretario general de Gobierno, Érick Lagos Hernández, salió a anunciar oficialmente en conferencia de prensa que el Jefe del Ejecutivo estatal enviaría al Congreso del estado una iniciativa de reforma para homologar la elección local con la presidencial a partir de 2018, por lo que el siguiente mandatario veracruzano sería elegido sólo para un periodo de dos años, lo que enojó a los senadores del PRI y a otros aspirantes de la oposición que proponían empatar ambos procesos electorales hasta el año 2021 para que así el sucesor de Duarte de Ochoa gobernara un lustro en lugar de un fugaz bienio.

El comentario se hace por la reacción virulenta de Yunes Landa hacia la presunción de que el gobernador Duarte pretendería encartar en la sucesión al diputado federal sureño, tal como se especuló a raíz del evento masivo de la CNC en Acayucan el sábado anterior.

Entrevistado en la ciudad de Orizaba al día siguiente del acto campesino en el sur del estado, Héctor Yunes respondió a la reportera Miryam Rodríguez, de Alcalorpolitico.com, que en su opinión el gobernador Duarte “no está presionando, no hay nada de eso, las cosas siguen igual, el PRI va a definir por encuestas; hay de dos sopas: Pepe (Yunes Zorrilla) o un servidor, y no hay más”.

Puntualizó que más que presionar, Duarte está enviando mensajes: “los sé interpretar pero no creo que haya alguna posibilidad de impulsar alguna otra opción de las que existen, que somos Pepe y un servidor”, ya que argumentó que fuera de él y de Yunes Zorrilla no hay tiempo de cargar los dados a favor del diputado Lagos o de algún otro aspirante priista. “No hay forma, no hay opción; crecer en una encuesta en Veracruz es muy difícil, lleva mucho tiempo. Son 212 municipios, son 8 millones de veracruzanos, son muchos kilómetros que recorrer y eso no se improvisa, porque ya hemos visto que las improvisaciones no dan mejores resultados”, explicó.

Y con base en ello aludió a la comida que hace un mes sostuvieron ambos senadores con el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y el coordinador del grupo legislativo tricolor en el Senado de la República, Emilio Gamboa Patrón, en cuya reunión “quedó claro que sólo hay dos opciones para Veracruz, que es el caso de José Francisco y un servidor”.

En cambio, más mesurado, el senador Yunes Zorrilla, entrevistado el pasado viernes 6 sobre la multitudinaria concentración de la CNC que se realizaría al otro día en Acayucan, respondió que “bienvenidos los que quieran” y que “si van a ‘destapar’ a Erick (Lagos) bienvenido, yo voy a competir con el que pongan”, pero también definió que sólo va aliado con Yunes Landa.

“Yo con el que voy, es público y notorio, es con Héctor. Si no soy yo (el candidato), no iría con nadie que no fuera él”, remarcó el nativo de Perote, quien dijo que con Yunes Landa mantiene una alianza firme para buscar la gubernatura, ya sea la de dos o la de seis años.

Pero este domingo 8, al participar en la comida de la unidad con la clase política empresarial y representantes de los sectores sociales de Coatzacoalcos, el dirigente priista Alberto Silva Ramos reiteró que “en el PRI somos más que dos, porque aquí todos caben”, y enfatizó que son miles los veracruzanos que se identifican con el tricolor por tener la mejor oferta política y la apertura total a todos los sectores de la sociedad.

A este evento asistió la senadora Ana Lilia Herrera, dirigente nacional del Movimiento Territorial, y el dirigente estatal del MT, Víctor Rodríguez Gallegos, ligado al grupo político del ex alcalde Marcelo Montiel, actual delegado de la Sedesol en Veracruz.

Pero ambos senadores priistas parecen estar muy seguros de ganar sin el apoyo del grupo del gobernador, pues Yunes Landa aseguró que ni él ni Yunes Zorrilla temen a la posible alianza del PAN y PRD, ya que indicó que el PRI irá en coalición con el AVE, PES, el Partido Cardenista, el PVEM y PANAL. “Si ellos son dos, nosotros seremos seis, pero lo que importa son los candidatos, la gente vota cada vez más por los candidatos”, comentó el líder de Alianza Generacional.

Sí, pero el control de la estructura electoral priista y de algunos partidos satélites del PRI la tiene actualmente Duarte de Ochoa –tal como lo demostró en los comicios locales de 2013 y en los federales de junio pasado–, quien este lunes aludió indirectamente a los persistentes ataques mediáticos de los senadores priistas a su administración, al afirmar que “el golpear al gobernador, por ende, sería como golpear al partido”, pues recordó que él encabeza las políticas planteadas por su instituto político para el desarrollo del estado.

Con información de Versiones.com.mx/ Por: Raymundo Jiménez García

00
Compartir