Sálvese quien pueda

PARQUE JUÁREZ

Por Mónica Camarena Crespo

Pareciera que el presidente Andrés Manuel López Obrador y los encargados del sector salud en México, tienen oídos sordos a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La semana pasada el llamado de estas dos organizaciones a través de sus representantes en México fue contundente, preocupa que el mensaje se diluyera sin una respuesta clara del gobierno federal.

El informe no es cualquier cosa, se dijo que México aún no aplana ni supera la curva de contagios y muertes por el COVID-19 y se encuentra, de hecho, en la cima de la epidemia, en espera de sus mayores efectos.

Fue en conferencia de prensa virtual que el representante en México de la OMS, Cristian Morales, dijo puntualmente “estamos viviendo uno de los momentos más complejos y más peligrosos de la epidemia, donde varias entidades federativas, o bien están avanzando hacia la cima, algunas se encuentran en la cima y otras han empezado a descender, pero todavía muy cerca de la cima”.

A diferencia de lo que está haciendo el gobierno federal de buscar a toda costa acabar con el confinamiento por la presión económica, el representante de la OMS fue enfático, “tenemos justamente una situación donde el ‘foco’ para la población tiene que ser respetar las medidas de sana distancia que dicta la semaforización en rojo que caracteriza a todas las entidades”.

AMLO de gira roja

Mientras el subsecretario de salud, el polémico Hugo López-Gatell, insiste en no relajar medidas contra contagios y la necesidad de permanecer en casa, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya realiza su segunda gira por estados del país con semáforo rojo.

Antes de iniciar esta segunda gira que arranca por Veracruz, el presidente exhortó a salir con seguridad de casa y como parte de un decálogo para salir del coronavirus, dijo que hay que realizar nuestras actividades de siempre y vivir sin miedos ni temores.

La prioridad para el gobierno de México encabezado por López Obrador pareciera no ser la salud y el cuidado para evitar rebrotes de la pandemia por la urgencia de reactivar económicamente, sin tener que cancelar los millonarios proyectos insignias de la 4T.

Lo verdaderamente importante en la agenda es no quitarle un centavo al Tren Maya y la obsoleta refinería de Dos Bocas, reconquistar a un pueblo enojado por la falta de empleos y oportunidades, aunque sea con giras “desfondadas” y forzadas.

Los contradictorios mensajes entre los expertos internacionales, los encargados de la salud y el presidente de México orillan simplemente a decir “sálvese quien pueda”.

@monicamarena

00
Compartir