San Luis Potosí en pugna

Postigo

Por José García Sánchez

Las amenazas a la 4T exigen ante la proximidad de las elecciones, un respaldo ideológico sólido. El actual movimiento en el poder es una amalgama de ideologías, ideas y hasta ocurrencias, esta situación muestra un extravío institucional imperdonable: el área de la corriente de izquierda como pensamiento que debió darle sustento desde la campaña, en los primeros años de gobierno, y frente a las agresiones futuras.

La figura ideológica más sólida dentro de la 4T no es Morena, el partido en el poder sólo otorga solidez a las bases y recibe fuerza de éstas, menos aún la cúpula arbitraria y frágil, son los partidos que acompañan a este proyecto de transformación, los que otorgan fortaleza política e ideológica.

Esto en San Luis Potosí es una situación especial, donde Morena, preocupado más por la equidad de género que por ganar elecciones, buscó entre sus filas a una candidata a la gubernatura.

Es ahí donde surge el diputado federal Ricardo Gallardo Cardona, por los partidos del Trabajo y Verde Ecologista “Juntos haremos historia por San Luis Potosí”, es puntero en las preferencias del estado, y seguramente tendrá la fuerza social suficiente para ganar.

Por desgracia la presidencia de Morena le quedó grande a Mario Delgado, quien carece de la visión necesaria para conocer los objetivos esenciales de todo partido político y la conciencia suficiente para aglutinar alrededor de su organización a verdaderos líderes triunfadores.

Los potosinos no están ya para acompañar a nadie a la improvisación. La violencia, la corrupción, el descuido, la inseguridad son cosas de vida o muerte en la entidad como para que puedan resolverse desde el escritorio o con palos de ciego.

El respaldo de una fuerza política e ideológica como el Partido del Trabajo, requiere de un lugar especial en el espacio político del país y San Luis puede ser la punta de lanza. Porque será la parte filosófica e histórica de un proyecto progresista que debe consolidarse en estas elecciones. Porque no sólo está en juego la mayoría en el Congreso sino la consolidación de un proyecto de nación, y un liderazgo latinoamericano.

La responsabilidad del PT y su importancia en San Luis es mayor de lo que algunos consideran. Ahí está el pensamiento que puede convertirse en la prolongación de una época política duradera y sus candidatos son la fortaleza política que requiere un movimiento que de no sustentarse en una teoría política de avanzada caería en un pragmatismo imperdonable.

San Luis Potosí tiene en Ricardo Gallardo una novedosa manera de hacer política y administración pública. Es contrincante de Morena en ese territorio pero más allá de la lucha electoral existe un ideal común de esperanza social por delante.

Al ganar un candidato ganarán quienes recuperarán sus derechos con la dignidad que otorga su historia e identidad.

00
Compartir