SCT TIENE CAJA CHICA..Arreglo en lo oscurito

El escándalo de OHL, constructora y concesionaria de la mayoría de las carreteras del país y de todas las vías de peaje del Estado de México, sirvió para destapar los arreglos en lo oscurito de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y del gobierno del Estado de México.

Desde luego que las operaciones secretas entre estas dos instancias de gobierno no son nuevas ni surgieron el año pasado. Hay concesiones a OHL que cobran por tramos carreteros terminados sin que hayan concluido la primera de cuatro etapas. Todo esto con la anuencia y complicidad de las autoridades de la entidad y de la SCT.

La SCT tiene muchos misterios y esta vez pudo apreciarse a través de información de la Auditoría Superior de la Federación que existen muchas concesiones donde los trayectos son muy cortos y las cuotas muy altas. Todo con cargo al contribuyente y al usuario. Desde luego que, como todo lo que sucede en el
Estado de México, está encaminado a alcanzar la impunidad.

Dentro de la SCT existe el fideicomiso 100950, desde el 17 d abril de 1995, denominado “Fondo para la liberación del derecho de vía, estudios, proyectos, supervisión y otros, de carreteras concesionadas” que es una especie de caja chica de la cúpula de la SCT, ya que la propia Secretaría de Hacienda ha solicitado cuentas a esa instancia y nunca le han proporcionado información alguna. Como si se tratara de una cuenta fantasma.

Quienes manejan la cuenta en Scotianbank cambian de acuerdo al secretario de Comunicaciones y Transportes, donde siempre coloca el secretario en turno a gente de su máxima confianza y de probada discreción.

En un documento de la Secretaría de Hacienda, en poder de Políticos al desnudo puede leerse:

“En conclusión, la participación en calidad de servidores públicos adscritos a la SCT en el Comité Técnico del fideicomiso es contraria a derecho, ya que firmaron en las actas de sesión sin tener atribuciones dentro de un marco normativo para formar parte de este tipo de comités ni para fungir como fideicomisarios en este tipo de fideicomisos; asimismo, el fideicomiso fue constituido a petición de la SCT para que se pusiera a su disposición los recursos que impuso en la condición décimo séptima de la concesión; sin embargo, al dependencia sólo puede administrar los recursos públicos que le corresponden en términos de la Ley de Ingresos y al Presupuesto de Egresos de la Federación de los años correspondientes”.

Sigue e documento que deja muy en claro que ni siquiera Hacienda estaba enterada de la existencia de dicho fideicomiso.

Por su parte, las carreteras que ahora se construyen en el estado de México están trazadas por tramos innecesariamente largos, de tal manera que le permita a la constructora cobrar más, con su correspondiente propina a los funcionarios del gobierno de Eruviel Ávila.

COMPLICIDAD AÑEJA

La connivencia entre OHL tiene su soporte mayor en la SCT, que encabeza Gerardo Ruiz Esparza, quien llegó al Estado de México en 1981, cuando Alfredo del Mazo González, fue Gobernador de la entidad.

Su trayectoria como funcionario público ha dejado mucho que desear desde que fue secretario de Comunicaciones y Transportes durante el gobierno estatal pasado. Casos como la revocación del fallo del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, la Transición Digital Terrestre, la licitación del Tren México-Toluca, la promesa de dos nuevos canales de televisión abierta, el conflicto de interés con Grupo Higa, los contratos millonarios con OHL, la concentración del mercado de las telecomunicaciones y la radiodifusión, y más recientemente el fracaso del Satélite Centenario. Todo esto con altos costos políticos y económicos.

Sin embargo, el Gobierno federal no ha considerado su destitución en ningún momento.

Esparza ha militado siempre en el PRI. Fue el hombre más cercano a Del Mazo González, quien lo colocó como subsecretario General de Gobierno. Fue asesor especial de Alfredo del Mazo cuando éste ocupó la Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal.

Luego ocupó puestos en el IMSS, en el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y en la Comisión Federal de Electricidad. Llegó a la Dirección Jurídica de Aeropuertos y Servicios Auxiliares del Estado de México, donde coordinó su apertura al capital privado, acción que fue aprovechada por OHL, y que es considerado en la región como un “elefante blanco”.

En 2005, con la candidatura de Enrique Peña Nieto a Gobernador del Estado de México, el político reapareció. Del Mazo le heredó a su sobrino Peña Nieto la relación con Gerardo Ruiz, expuso Francisco Cruz Jiménez.

Con Grupo Higa, la historia también se remonta al Estado de México, entidad donde están todas las obras dadas a través de concesiones millonarias. Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa, llegó junto con Ruiz Esparza en 1981 a la entidad, cuando apenas era un pequeño empresario. Fue en el sexenio de 2005-2011 cuando se le adjudicó la construcción de 58 caminos, todos en el Estado de México.

En 2010, a través de sus cuentas en redes sociales, el hijo de Ruiz Esparza, Gerardo Ruiz Dosel (actualmente ocupa un puesto en la Procuraduría General de la República), subió fotografías en las que presumía de diferentes viajes en jet privado, que eran presuntamente de la empresa Eolo, propiedad de Grupo Higa.

Tras darse a conocer las grabaciones de OHL, declaró que apoyaría las auditorías necesarias y ordenó a la Secretaría de la Función Pública, que las iniciara. Pero la revisión empezará sólo desde 2012 a la fecha.

“Esparza es el artífice, junto con Valentín Diez Morodo, quien fue parte del Consejo de Administración de OHL México, de todas las obras que tiene la empresa en el Estado de México y que fueron autorizadas por él”, agregó Cruz Jiménez.

LAS CIFRAS

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, defendió su Sistema Nacional Anticorrupción tras la aparición de casos como el que ha afectado a la filial mexicana de la empresa española OHL, destapado tras la difusión de grabaciones ilegales de llamadas telefónicas de sus directivos.

“Pero yo voy a lo que es el Sistema Nacional Anticorrupción. Creo que parte del compromiso que tiene el Gobierno con la transparencia y combate a la corrupción se logra materializar” en “dos importantes ordenamientos, innovadores”, recalcó.

Esta posibilidad abre una esperanza para que sean metidos en cintura una serie de funcionarios públicos que se han enriquecido a lo largo y ancho de nuestro territorio a partir de arreglos ilícitos con empresarios.

Así, desde el 6 de mayo pasado la filial mexicana de OHL se ha visto envuelta en un escándalo por la filtración ilegal de llamadas privadas de sus directivos que revelaron un supuesto fraude en las tarifas de una autopista y un posible delito de cohecho con el secretario de Comunicaciones del Estado de México, Apolinar Mena.

El representante de OHL en México, Pablo Wallentin y Mena, que fue invitado por Mena a unas vacaciones en un hotel de la compañía en el Caribe mexicano, renunció a su cargo pocos días después, en medio de un gran escándalo y una fuerte caída en bolsa de la firma.

Aparecieron otras grabaciones entre Wallentin y el director jurídico de OHL México, Gerardo Fernández, que revelaron un supuesto soborno a magistrados.

Las acciones de OHL México, unidad de la española Obrascón Huarte Lain, se desplomaron más de un 6 por ciento en la Bolsa Mexicana de Valores, como consecuencia del escándalo que todavía no termina.

Las acciones de OHL México, bajo escrutinio desde el 6 de mayo tras divulgarse grabaciones que sugerían una trama de irregularidades en la renegociación de una concesión carretera, cayeron 6.35 por ciento, a 22.43 pesos por papel en el Índice de Precios y Cotizaciones.

El escándalo le ha pegado a las acciones de OHL que pierden un 26.9 por ciento desde el 6 de mayo, cuando se dieron a conocer las primeras grabaciones. En lo que va del año descienden 18 por ciento y se desploman un 47.7 por ciento desde su máximo histórico de 42.87 pesos, establecido el 9 de julio de 2014.

El Gobierno de México ordenó auditar los contratos vigentes de la constructora y operadora de carreteras OHL para corroborar que se hayan obtenido con legalidad y transparencia, en medio de un escándalo de presuntas grabaciones entre ejecutivos que ha derrumbado el valor de la empresa en el mercado.

En la Bolsa de Madrid, la matriz OHL cerró con una caída de un 3.0 por ciento a 18.2 euros, la única baja del índice selectivo español, y acumula un descenso de casi un 10 por ciento desde que surgió el escándalo.

Por su parte, el presidente de OHL, Juan Manuel Villa Mir, declaró estar avergonzado por el comportamiento de Pablo Wallentin, ex empleado de la empresa española en México, quien aparece en recientes audios filtrados donde se habla de intentar sobornar a magistrados.

Se filtraron nuevas grabaciones sobre directivos de OHL México, donde hablan de intentar sobornar a magistrados para obtener sentencias favorables sobre la modificación del título de concesión del Circuito Exterior Mexiquense.

De acuerdo con el diario El País, el presidente de la constructora afirma que las filtraciones de audios se tratan de “una campaña de difamación y calumnia”, al tiempo que acusó que “las escuchas están manipuladas”.

“Lamento que (Pablo Wallentin) formara parte de la empresa”, declaró Villa Mir en una conferencia previa a la junta de accionistas de la empresa en Madrid.

Directivos de OHL México habrían tratado de sobornar a magistrados para obtener sentencias favorables sobre la modificación del título de concesión del Circuito Exterior Mexiquense (Conmex), revelan nuevos audios publicados en YouTube.

En las grabaciones, con fecha del 16 de enero de 2015, se escucha hablar a Pablo Wallentin, ex directivo que renunció a raíz del escándalo, y a Gerardo Fernández, director jurídico de OHL México.

En los audios, Fernández le comenta a Wallentin que necesitan hablar con los magistrados, a quienes tendrían que darles “una manita”, por lo que éste instruye hablar con el presidente de OHL México, José Andrés de Oteyza.

Los audios revelan que la salida de recursos de la empresa para supuestos sobornos ya se habría realizado en ocasiones previas.

“Se tiene que hacer como siempre o no hay forma”, dice Fernández. Los recursos saldrían de las cuentas de Conmex, detallan.

Adicionalmente, los directivos hablan sobre incrementar las cuotas de peaje de una de sus concesiones en el Estado de México, el Viaducto Bincentenario, en 25 por ciento.

“Lo que no quieren es que nos pasemos de pistolas y queramos meter las tarifas mayores, el acuerdo es que nunca más alto que en el DF”, comenta Wallentin.

Los comentarios se refieren al Viaducto Bicentenario y la Autopista Urbana Norte, la única concesión de OHL en el Distrito Federal en que participa totalmente. La otra es la Supervía Poniente, en la que tiene una participación del 50 por ciento.

La SCT mexicana pidió hace unos días a la SFP que realice auditorías a las concesiones de carreteras que tiene la empresa en México.

El SUB

El hombre tras el trono en la SCT es nada menos que Raúl Murrieta Cummings, quien no desaprovecha ocasión para estar junto a su jefe y cuando lo descuida busca reflectores para hacer declaraciones como: “Para llevar a México a su máximo potencial se requiere de mayores inversiones conjuntas entre el sector público y privado, que sean aplicadas de forma eficaz en sectores estratégicos. En esta administración se han invertido en 2013 y 2014 más de 161 mil millones de pesos, de los cuales alrededor de 30 mil provienen del sector privado”.

Y tiene el descaro de afirmar: “En esta administración se ha buscado potenciar los proyectos público-privados por tratarse de un esquema ‘ganar-ganar’, tanto para el sector público como para el sector privado”.

Sin sentir que la SCT, ni creer siquiera en el desprestigio creciente de su jefe, arremete con planes que confirman complicidades y aprobaciones por debajo de la mesa:

“En materia de infraestructura carretera se trabaja en la consolidación de una red que conecte las regiones que tienen una posición estratégica dentro del país y que generen alto valor comercial”.

Es decir, las carreteras que construye el Estado ya no tienen el objetivo de unir comunidades, de sintetizar esfuerzos, de contribuir a un mejor nivel de vida a la gente que vive en el interior del país. El objetivo de la SCT es enlazar regiones comerciales, o sea, comunicar empresas, comercios, industrias. La gente no es preocupación del gobierno.

Este es el proyecto de la ASCT, servir sólo a empresas, industrias y grandes comercios, de ahí el alto costo de las casetas, pero nunca anuncian que la calidad de los caminos concesionados es pésima.

Orgulloso de las cantidades Murrieta asienta: “La red carretera nacional cuenta con 389,345.21 kilómetros.52 corresponden a la red Federal de Carreras (40,783.39 kms. De carreteras libres de cuota), 92, 474.62 de carreteas Alimentadoras estatales, 176,821.59 kilómetros a la Red rural y 69,808.48 kilómetros a brechas mejoradas”.

Esto nos quiere decir Murrieta que las carreteras de cuota son para las empresas y los acomodados del país, el resto es para los marginados, si quieren o pueden viajar.

La SCT tiene en sus proyectos, lo cual no es nuevo, favorecer ya sea con inversión propia o mixta a la comunicación entre empresas y la unión de caminos para la población pareciera ser sólo un problema ajeno a su responsabilidad

(Con información de Revista Políticos Al Desnudo/ Por: Staff)

00
Compartir