Se declaran “chivos expiatorios” ex policias detenidos por asesinato de Moisés Sánchez

El escolta del alcalde de Medellín de Bravo y los dos motopatrulleros de la policial municipal, quienes están sujetos a proceso por la desaparición y asesinato del reportero Moisés Sánchez Cerezo, fueron presentados en la Agencia Quinta del Ministerio Público para declarar en torno a los hechos.

Martín López Meneses (escolta), Luigi Heriberto Bonilla Zavaleta y José Francisco García Rodríguez -ambos motopatrulleros de la policía municipal- se dijeron inocentes y se declararon ser chivos expiatorios por parte de la autoridad encargada de indagar con los culpables de la desaparición y muerte.

En la última ratificación de la declaración a cargo del policía particular del alcalde, Martín López Meneses, enfatizó que la tarde noche del 2 de enero, fecha de la desaparición de Moisés Sánchez; el presidente municipal, Omar Cruz Reyes alistaba sus pertenencias para asistir al concierto del grupo Calibre 50, en el antro de música banda “La Berrinchuda”.

La tarde noche de este miércoles, elementos de la Fuerza Civil y Policía Estatal arribaron en un fuerte dispositivo de seguridad para trasladar de Playa Linda a las instalaciones del ex penal de Allende a los tres policías en investigación por el caso.

En las casi dos horas de lectura, corroboraron la declaración y modificaciones. Los presentados evitaron abundar en cambios por apegarse al artículo 20 constitucional.

La primera declaración corrió a cargo de los motopatrulleros José Francisco García Rodríguez y Luigi Heriberto Bonilla Zavaleta, quienes son defendidos por los abogados: Gelacio Rodríguez Cortes y Álvaro Domingo Morales Salomón.

Ambos relataron no observar acciones anormales o un comando armado recorriendo las calles de la colonia Gutiérrez Rosas, tal y como narró la familia del reportero y activista social.

Al terminar sus declaraciones, los abogados pidieron copia del expediente y extender el término constitucional que termina el próximo 2 de febrero a las 19:30 horas.

Los presentados tienen por cargo la probable responsabilidad del delito de un deber legal al servicio público y homicidio calificado.

El último en declarar fue el chofer y escolta del alcalde, Omar Cruz Reyes, Martín López Meneses, quien reconoció en su declaración la existencia de un grupo delincuencial en la ciudad de Medellín, como también, una eminente inseguridad.

De igual forma, su abogado, Alberto Nava Domínguez, pidió ampliar su término constitucional para presentar pruebas y termina el 2 de febrero a las 19:30 horas.

(Con información de AVC)

00
Compartir