Se desbordó anoche el río Coatzacoalcos

Coatzacoalcos, Ver.

A la media noche de este jueves el río Coatzacoalcos alcanzó su nivel máximo sobre la ciudad de Minatitlán y se comenzó a desbordar, las autoridades de ese municipio aumentaron el trabajo para evacuar a todas las personas que habitan en las colonias y comunidades bajas.

La Secretaría de Protección Civil (SPC) confirmó el rápido ascenso del río a partir de las 21 horas y lanzó una alerta para evacuar al mayor número de personas de las zonas consideradas de ríos.

Por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se estableció el Plan DN-IIIE para apoyar en la evacuación de personas de las colonias El Playón Sur, Guayacanal, ampliación Guayacanal y La Bomba, entre otras.

Por la tarde fue evacuada toda la zona comercial que se encuentra ubicada sobre el malecón rivereño y los vendedores fueron reubicados a un punto más alto para no afectarlos aún más en su economía.

Se espera que para la madruga, el río afecte otras zonas ya que el agua ingresará por los drenajes y podría inundar más rápidamente las casas.

El incremento del río Coatzacoalcos y sus afluentes es generado por las precipitaciones que dejaron los frentes fríos 6 y 7 y los escurrimientos que se generan por las lluvias en el estado de Oaxaca.

El nivel del río superó los 1.98 metros, en la zona urbana y la situación para 26 municipios es de alerta; la población se está concentrando en albergues atendidos por autoridades municipales y la Sedena.

En riesgo por las inundaciones son 40 municipios, mismos que preocupan a las autoridades estatales y municipales, por lo que se buscó la declaratoria de emergencia por los embates de las tormentas.

Las localidades en Hueyapan de Ocampo, Cosoleacaque y parte de Minatitlán, así como Las Choapas, hay en promedio 250 familias en peligro, sin embargo la cifra seguirá aumentando en los siguientes días.

“Lo que crezca irá afectando las zonas rurales y habrá que ver qué poblado se afectará. Ayer se cortó el paso en un camino del municipio de Hidalgotitlán, que es un paso con alcantarilla”.

Maza Limón confirmó que personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) trasladará un puente portátil a este sitio para unir a Minatitlán con Hidalgotitlán en tanto que la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) hace los trabajos de reparación.

También solicitaron el apoyo de la Secretaría de Marina para que a través de helicópteros trasladen víveres y agua a las zonas que resulten afectadas y atender a los que ya están en emergencia en cinco poblados que están aislados por el corte carretero.

El río Tesechoacán es el único que no ha disminuido sus niveles por lo que seguirá causando problemas lo mismo que el Coatzacoalcos y Uxpanapa que ya afectan a diversos municipios de la zona sur.

El Director General de Emergencias, explicó que el Uxpanapa alcanzó hasta 13 metros de desbordamiento “eso quiere decir que creció mucho y a nivel de campo está desplayado en diversos lugares”.

El Coatzacoalcos al desbordarse afectó al municipio de Texistepec, Minatitlán y Jáltipan de Morelos en sus localidades rurales, en donde además se espera que los próximos tres días las aguas inunden al centro de Minatitlán.

Preparan albergues en iglesias

La diócesis de Coatzacoalcos se encuentra preparada para ayudar a las parroquias damnificadas en la zona de los ríos; como parte de su trabajo misionero tienen listas 60 cocinas móviles y 30 espacios que pueden funcionar como albergues, confirmó Amado Ruiz Gordon vicario pastoral.

Al inicio de la semana se reunieron todos los párrocos de las zonas cercanas a los ríos Coatzacoalcos y Uxpanapa los cuales se encuentran en alerta por el crecimiento de sus niveles.

El presbítero afirmó que la emergencia en las comunidades no ha sido muy grave, a pesar de lo que se ha anunciado por las autoridades, sin embargo están preparados para apoyar a las comunidades rurales de los municipios de Minatitlán, las Choapas, Hidalgotitlán y Cosoleacaque.

Indicó que la población rural se movilizó a zonas altas y alzaron sus pertenencias mientras baja el agua de sus parcelas, en la primera evaluación que hicieron no consideraron activar la ayuda.

Consideró que para la población, la temporada de inundaciones es ya muy predecible y están acostumbrados a mover a sus familias a zonas más seguras.

Ante la alerta de una avenida de agua más grande, la Iglesia católica ya conformó sus equipos de trabajo e instrumentos para apoyar a la población.

En la diócesis tienen disponibles 60 cocinas móviles que se pueden instalar en casas o parroquias para preparar tres comidas al día y trasladarlas hasta el punto donde estén las personas damnificadas

(Con información de La Jornada Veracruz)

00
Compartir