Se pitorrean del Fiscal, culpa a redes sociales…

•Y portales de la violencia

I

Al mismo tiempo que el Fiscal ha satanizado a las redes sociales y los portales de noticias por la violencia en la tierra jarocha, también sigue firme con su antigua política errática de rechazar la existencia de desaparecidos.

En el caso de los hombres, porque se internaron en una granja alcohólica para curarse su debilidad ante el licor, y en el caso de las mujeres porque huyeron con su novio y/o amante.

Tal, por ejemplo, ha sido el último caso de dos chicas, una estudiante de la UDICA en el puerto jarocho, y la otra, con la alerta Ámbar de por medio, que deseaba la libertad familiar.

Se trata de un viejo, antiguo discurso que nunca tuvo credibilidad y que por el contrario, atiza más, mucho más el fuego en contra del Fiscal ante un secretario de Seguridad Pública que ahora apuesta al bajo perfil mediático porque de plano los guamazos lo trastabillaron.

Lo peor del asunto es que ningún ciudadano, ningún contribuyente, ningún elector, cree en su palabra, y por el contrario, hasta se pitorrean de sus palabras por más que le otorguen horario estelar en el noticiero principal de Telever a cargo del señor Rogerio Pano… para, digamos, exhibirse a sí mismo, como todo un showman.

II

La población electoral también se pitorrea del Fiscal cuando inculpa a las redes sociales y los portales de noticia del fuego cruzado, los muertos, los secuestrados, los desaparecidos, las extorsiones, los ejecutados y las fosas clandestinas.

¡Vaya ingenuidad y desfachatez!

Tal cual sólo se expresa un político, un funcionario público, cuando ejerce el poder y gobierna sin hechos ni resultados, y entonces, como Poncio Pilatos, se lava las manos.

El fenómeno también suele darse en los políticos cuando ante su ineficiencia culpan a los demás de sus fracasos para justificarse ante el jefe máximo.

Nadie puede descartar la realidad en el sentido de que así como existen políticos corruptos y reporteros corruptos, también hay desviaciones informativas en el manejo del Internet.

Pero una cosita es magnificar los hechos y otra que un tuitero y un periódico digital inventen una balacera, un degollado, un ejecutado con el tiro de gracia, el secuestro de una estudiante, el ultraje multitudinario de una alumna del CONALEP, una fosa clandestina en la Cuenca del Papaloapan, cientos de desaparecidos, 144 menores de edad plagiados, una banda de tratantes de blancas operando de Costa Esmeralda a Coatzacoalcos.

No, señor Fiscal, usted habría fumado mota, y de la mala, para que sus neuronas se le atravesaran en un cortocircuito y le llevara a expresar tales ditirambos.

La realidad lo ha rebasado por completo.

Y, lo que es peor, lo ha evidenciado a usted como el llamado Señor Justicia, como llamaban en la antigua Roma y Grecia a los administradores de la justicia que solían durar nueve años en el trono.

III

Más todavía cuando el Internet ha modificado por completo el ejercicio periodístico así como también la vida y la cultura, de tal manera que los magnates de la información han debido apostar a los portales de noticias para mantenerse a tono porque el periodismo impreso, el radiofónico y el televisivo están desplazados.

Y desplazados, sobre todo, en la inmediatez.

Pero más, mucho más, en el ejercicio de la libertad, donde las redes sociales resultan más eficaces y con veinte y las malas para informar de hechos ocultados, minimizados y tergiversados por la prensa convencional.

IV

Podrá el Fiscal controlar a una parte de la prensa tradicional de Veracruz, en que se incluyen corresponsales y columnistas.

Pero nunca, jamás, controlará a los tuiteros y los blogueros y las redes sociales ni a muchos, muchísimos de los portales de noticias…, por más, incluso, que tenga a chuleteros a su servicio.

Y por eso despotrica.

V

Entre la palabra del Fiscal y la palabra de unos tuiteros, ene millón de veces, y a ciegas, los tuiteros.

Entre la palabra del Fiscal y los portales electrónicos de noticias, los portales digitales, sin duda alguna.

Y los tuiteros y los portales porque, en todo caso, basta y sobra con cruzar y entrecruzar la información para confirmar si tales hechos son reales.

Y en el caso del Fiscal, su egocentrismo narcisista lo lleva a creerse y sentirse parido por los dioses, y de igual forma como los Beatles dijeron que eran más famosos que Jesucristo, lo que también repitió el alcalde de San Blas, Nayarit, Layín, Luis Ángel Bravo Contreras también levita.

Y quienes levitan tienen el mismo destino que Remedios, la bella, el personaje de Gabriel García Márquez que envuelta en una sábana blanca trepó al cielo…

Por: Luis Velázquez

00
Compartir