SERVIR Y PROTEGER… PERO ¿A QUIÉN?

*Cuando las muertes caen como anillo al dedo

Por Christopher Rodríguez Jácome

No es un secreto que Enrique Alfaro es el político que más se ha rehusado a seguir la línea y aplaudir los tumbos y tropiezos del gobierno federal, por el contrario, es incluso un tema nacional de café cada vez que el gobernador de Jalisco se lanza contra el presidente López Obrador y el partido que representa.

Hoy, el estado de Jalisco y más precisamente la ciudad de Guadalajara están siendo víctimas de actos vandálicos y de agresión, muy similares a los que la oposición, que hoy es gobierno, orquestó contra los gobiernos de Peña Nieto y de Felipe Calderón. Al grito de “asesino” queman patrullas de la policía estatal, destruyen oficinas gubernamentales y hasta queman vivos a los policías del gobierno de Alfaro, acusándolo de ser responsable de la muerte de Giovanni López, quien fuera ultimado el 4 de mayo por policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, ayuntamiento gobernado por Eduardo Cervantes, político emanado de las filas del PRI donde, por cierto, hasta el día de hoy no existe una sola manifestación en su contra o señalamiento por los grupos que “exigen justicia” a punta de violencia.

Recientemente una de las manos más siniestras de regeneración nacional llegó a tierras tapatías, donde al parecer tiene un encargo muy específico: golpear al gobernador que habría puesto sobre la mesa la renegociación del pacto fiscal con la federación.

Seguramente más de uno al leer estas líneas brincará velozmente de su silla exigiendo pruebas, pero no se preocupe que aquí vamos a explicar con hechos las diferentes reacciones de organismos institucionales y grupos de activistas dependiendo la ocasión y sobre todo el color de las cosas.

Tijuana BC. Fue el 29 de marzo cuando elementos de la policía municipal causaron la muerte por asfixia de Oliver López, de acuerdo con testigos y videos, el hombre no se resistió al arresto; sin embargo, los elementos municipales le sometieron al estilo Minneapolis, con una pierna sobre su cuello acabaron con su vida en plena calle mientras les gritaba que no podía respirar, pero ahí no lo soltaron, tampoco cuando comenzó a convulsionar, fue liberado hasta que cambió su color a morado y dejó de respirar.

Nadie se pronunció, sólo familiares de la víctima, nadie exigió justicia, ninguna institución gubernamental federal pidió cuentas, no se trasladaron porros de CDMX a Tijuana ¿Cuál fue la diferencia? Que Tijuana es gobernada por Arturo González Cruz, emanado del Movimiento Regeneración Nacional. Nadie sabe y nadie supo.

En un siguiente hecho, el día 2 de mayo de este año, el joven serigrafista Carlos Andrés, quien padecía -a decir de sus familiares- episodios de paranoia, se encontraba caminando en un fraccionamiento de la ciudad de Xalapa, Veracruz, cuando fue víctima de uno de estos episodios y comenzó una transmisión en vivo en sus redes sociales afirmando que alguien lo seguía y lo querían secuestrar, pidiendo incluso a quien lo estuviera viendo que llamara a la policía para que lo ayudaran. En un intento desesperado por recibir la atención y auxilio de las autoridades, el joven rompió el cristal exterior de una tienda de autoservicio, momento en el que vecinos del lugar llamaron a la policía; al arribar elementos de la policía estatal y la fuerza civil, de acuerdo a diferentes videos donde quedo documentado el hecho, el joven quien tenía en su poder un palo para defenderse de sus “secuestradores” les gritaba por ayuda “ ayúdenme me quieren secuestrar” les gritaba a los policías, quienes se lanzaron contra él para someterlo. Existen por lo menos una docena de videos donde se mira al joven esposado y tranquilo caminar junto a los policías mientras habla con ellos hasta que es introducido a una patrulla de forma voluntaria, esa fue la última vez que se le vio con vida.

La madre del joven al siguiente día recibió una llamada de la fiscalía del estado para informarle que su hijo había fallecido de un infarto en las celdas de la policía estatal; sin embargo, al momento de reconocer el cuerpo este no fue mostrado a su madre, sólo le mostraron una serie de fotografías donde se veía un cuerpo molido a golpes, el dictamen pericial: Infarto al miocardio con múltiples traumatismos.

El joven fue salvajemente golpeado al grado de presentar fracturas en el cráneo, nuevamente no hubo pronunciamiento de organismos defensores de Derechos Humanos, no hubo solicitud de explicaciones por parte de la SEGOB, no existieron movilizaciones exigiendo justicia por parte de colectivos de la CDMX, la variable es la misma, Veracruz es gobernado por Cuitláhuac García Jiménez, político emanado del MORENA y fundador del Partido Comunista Veracruzano. Nuevamente nadie sabe y nadie supo.

La policía sirve y protege, la duda es ¿a quién? Cada día hay más casos de ejecuciones extrajudiciales a manos de policías.

Los gobiernos deben servir al pueblo y no a sus intereses políticos, entonces ¿por qué en vez de nuestros empleados pareciera que se creen nuestros jefes?

El gobernador de Jalisco ya se ha pronunciado, ya ha exigido justicia, sumándose al reclamo legítimo de la ciudadanía. Ya existen policías municipales detenidos, ya está citado el alcalde a declarar por las autoridades estatales, ya se retiró del control de la seguridad al alcalde del lugar donde sucedieron los hechos, en los otros casos expuestos nada de esto pasó, nadie fue citado, nadie detenido, nadie dejó de hacer uso del pinche poder, pero Alfaro es el asesino.

¿No será que la llegada de ese personaje siniestro a Jalisco, Yeidckol Polevnsky, fue no sólo para dirigir su movimiento, sino para hacer su chamba de golpeadora?

De los detenidos en Guadalajara por las agresiones a policías estatales y propiedad gubernamental hay una lista de personas que cuentan con antecedentes penales derivados de su relación con hechos vandálicos durante manifestaciones políticas en la Ciudad de México contra gobiernos de oposición al actual régimen, por lo que sólo hace falta tener cuatro dedos de frente para saber lo que está pasando.

Mientras unos lamentan las muertes, a otros para sus revanchas políticas les caen como anillo al dedo.

Saludos desde la cuarentena.

00
Compartir