Si conoces a alguien, déjalo SER

ELIGE CÓMO VIVIR

Por: Nayeli Guzmán

Hoy, que seguimos en el mes del amor…

Si conoces a alguien no trates de cambiar a esa persona, más bien…  ‘déjala ser ella misma’.

Enfoquemos esto en el tema de familia, pareja e hijos.

Si amas a alguien para decidir compartir tu vida con ella, no pretendas reformar o transformarlo en áreas que no son lo tuyo.

Esto, además de que desgastará la relación, te consumirá mucho tiempo y energía; rehacer un modelo que se adapte al cambio que quieres implica muchas cosas muy sutiles o muy densas que alterarán el flujo de la energía que los une.

Tus deseos de convertir a tu pareja o hijos en otra persona que no son pueden hacerles doler el corazón a ambos y, sin importar las buenas intenciones de tus propósitos, estás negando a ese ser amado y te estás negando a ti mismo la oportunidad de recibir y crecer con lo que ella tiene para ti.

Las pretensiones de cambiar a otro para amoldarlo a las propias necesidades y preferencias tuyas encierran mucha vanidad de tu parte y presunción, especialmente si ese alguien es realmente querido para ti.

No eres nadie para pretender modificar la naturaleza misma de ningún ser.

Tratar de cambiar la esencia de un ser es invadir el núcleo de esa persona e interferir con sus cuestiones de vida, este es el origen de muchos conflictos en la vida de la gran mayoría de las relaciones de pareja y familia.

Cuando alguien es de una manera, él o ella no serán de otra, ya que cada persona viene a este mundo con ciertas inclinaciones que le pertenecen a sí misma, no a los demás.

En realidad, cambiamos sin necesidad de ser forzados. Hay un cambio natural por el deseo de amoldarnos mejor al otro porque lo amamos, deja que suceda de manera espontánea, no lo fuerces.

En la vida, cada cual debe aprender lo que es o no para su mayor bien y el de las relaciones que sostiene.

Cuando alguien se decide por un cambio, interno o externo, de manera voluntaria buscará dentro de sí mismo o fuera lo que sea necesario para que suceda.

Cada ser contiene sus predilecciones que se alinean a sus propios ritmos, sin importar si son rápidos, lentos, personales, comunitarios, y más.

Los amigos y seres queridos son dueños de experimentar sus vidas según sus propias decisiones.

A nadie la pertenece la vida de los demás, como para pretender ejercer un total derecho de poseer, dirigir y forzar su ser.

La naturaleza básica de cualquiera tiene que desarrollarse sola, para que pueda fluir en su propia vida, sin importar las equivocaciones y cambios de rumbos, aciertos y aproximaciones.

Ningún ser humano tiene autoridad para cambiar a los demás y, por más diferencias, todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios padre, y somos perfectos cada uno como es, te guste o no.

Evítense pagar el altísimo precio que genera modificar la naturaleza de tu prójimo, esto encierra una naturaleza egoica inaceptable.

¿En qué te basas para garantizar que tu pareja o hijo no es una persona perfecta?

¿Qué te garantiza que tú lo seas?

Los estándares de la conciencia social no son iguales para nadie, por esto, si elegiste compartir tu vida con otra persona, crezcan participando en sus respectivas existencias.

Antes de intentar elaborar una estrategia para cambiar a otro ser, mejor analiza cuál es la raíz de tu falta de aceptación a sus diferencias y por qué quieres faltarle el respeto.

Respóndete también,

¿Dónde está la dificultad en ti para ‘dejar ser al otro’ según sus propios anhelos, y por qué no te resulta fácil cumplir con sus deseos?

Cada uno tiene sus preferencias respecto a comida, ropa, amigos, trabajos, recreaciones, actividades compartidas y personales y otros tantos aspectos comunes.

Si realmente AMAS a otra persona y decidiste compartir tu vida con ella, cuida no pisarle los talones en el afán de imponer tu voluntad.

La libertad de los demás es fundamental en todos los vínculos que se crean, ya que la complacencia tanto de una como de otra parte es difícil de mantener por mucho tiempo.

Sus gustos son tan valiosos como los tuyos, complázcanse sin rebasar los límites de cada uno.

Cuando decidas AMAR, entrega esta energía sin pretensiones que intenten modificar la esencia de ese ser.

Amarte a ti mismo te permitirá amar al otro como es, y la vida te lleva constantemente a reafirmar de muchas maneras lo valioso de tu propia existencia, retándote a SER TU MISMO.

Con eso tienes suficiente para estar ocupado y no tendrás ganas de cambiar a otro.

Evítate el alto precio que implica enfrentarte a quien amas, presionado por ti, a ejercer sus derechos y cuestionar tu autoridad para exigirle un cambio.

Se vale compartir experiencias que puedan servir de guía y apoyo basándose siempre en el AMOR, pero no pretendamos hacernos cargo de otra vida como si fuera la propia.

Elige cómo vivir, y si conoces a alguien… ¡¡déjalo SER!!

Yo Soy Nayeli Guzmán

Artesana de la Alegría

Creadora del proyecto Elige Como Vivir

Búscame en mis redes para Conferencias, talleres y sesiones individuales.

Instagram: Elige Como Vivir
Facebook: Elige Como Vivir

Twitter: @NayeliECV
YouTube: Elige Como Vivir

00
Compartir