Silva va con todo

En reiteradas ocasiones, el gobernador Javier Duarte de Ochoa ha dicho hasta el cansancio que no tiene candidato a la gubernatura, pero… lo cierto es que sabemos muy bien que sus afectos están con Alberto Silva Ramos.

No por nada, desde hace mes y medio comenzó a manejarse que en la recta final de la sucesión gubernamental no hay dos, sino tres punteros; es decir, Pepe, Héctor y… Beto.

Ahora, ya como presidente del CDE del PRI, nos comentan que el tuxpeño no está impedido estatutariamente para aspirar a la primera magistratura de la entidad, como tampoco lo está Manlio Fabio Beltrones para buscar el abanderamiento de su partido en pos de la silla presidencial.

Lo cierto es que Beto Silva reinició (antes estuvo en Zongolica hace una semana) desde el pasado viernes un intenso activismo por todo el estado de Veracruz: ese mismo día estuvo en Martínez de la Torre, al día siguiente (sábado) sostuvo una importante reunión en Xalapa con la estructura del Revolucionario Institucional y este domingo estuvo en el Puerto de Veracruz, en donde hubo una interesante señal. Resulta que en presencia de Ramón Poo Gil y Harry Grappa Guzmán, a Silva Ramos le obsequiaron una camiseta con la leyenda “Vamos con todo”. ¿Será que el mensaje es que Silva va con todo? Ya se verá.

De mientras, es preciso decir que el estado de Veracruz es, después del Estado de México y el Distrito Federal, una de las entidades claves para la sucesión presidencial. Veracruz será una especie de laboratorio de lo que ocurrirá en 2018.

Ya se verá. En Beto Silva confluyen no sólo el gobernador Javier Duarte, sino también el poderoso Aurelio Nuño. Tampoco lo ve con malos ojos Manlio Fabio Beltrones.

Ya se verá que tanto crece en las encuestas Beto Silva, de aquí a enero, que es el mes en que habrá humo blanco.

Pareciera que las circunstancias se le acomodan a Silva, luego de un mermado Héctor Yunes por el tristemente célebre “cañazo”, la no asistencia de Pepe Yunes a la toma de protesta de Beto Silva, lo cual distancia al peroteño de Manlio, no obstante que el senador prometió al dirigente nacional del PRI estar presente en el WTC de Boca, el sábado 24; y si a esto le agregamos que los Yunes azules pudieran quedar neutralizados por el inminente desafuero del alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, y las investigaciones de la PGR que enfrenta el jefe de ese clan, Miguel Ángel Yunes Linares.

Ya dijo Javier Duarte en el desayuno que hace unas semanas presidió en la casa de Carlos Brito: “he ganado todas las elecciones”, por lo que pareciera que el mandatario estatal ya habría convencido a Enrique Peña de que él sacará adelante, con mucho éxito, la elección a gobernador de 2016.

Y mucho ojo, Duarte ya le impuso a los Yunes rojos la gubernatura de dos años, contra todos los pronósticos de que Peña Nieto no iba a autorizarlo; ahora logró imponer a un dirigente del PRI estatal que no es afín a los senadores priistas. ¿Será que Javier logrará la proeza de sugerirle a Peña quién puede enfrentar con posibilidades de triunfo a un panismo ayunizado?

Ya se verá.

(Con información de Versiones.com.mx)

00
Compartir