Suertudo el hijo de Buganza

•A los 26 años de edad obtuvo la plaza de investigador de tiempo completo, categoría “C”, adscrito al Instituto de Filosofía de la Universidad Veracruzana

Por: Luis Velázquez

Jacob Buganza Torio, de 32 años de edad, hijo de Gerardo Buganza Salmerón, secretario General de Gobierno, es un suertudo.

Envidia, pues, de la buena. La que según los filósofos, construye.

Su currículo, por ejemplo, es superior a la de cualquier secretario del gabinete peñista.

Digamos, a la altura, quizá, acaso, de un ministro europeo.

Con un par de nacionalidades, mexicana e italiana, con el dominio del inglés, italiano, francés y alemán…

Licenciatura en Filosofía por el Instituto Rafael Guízar y Valencia…

Maestría en Estudios Humanísticos por el Tecnológico de Monterrey…

Estancia de investigador en una universidad italiana…

Diplomado en Griego Clásico en la Universidad Pontificia…

El 25 de febrero del año 2008, Fidel Herrera “en la plenitud del pinche poder”, Jacob Buganza fue nombrado investigador de Tiempo Completo, Categoría “C”, la más alta, en la Universidad Veracruzana, adscrito al Instituto de Filosofía.

Tenía 26 años de edad.

Clave, la edad.

26 años.

26 años cuando por lo regular un maestro en la máxima casa de estudios apenas inicia su trayectoria laboral.

Quizá, acaso, como profesor de unas horas.

Y sin contrato.

Sujeto a examen de oposición en cada semestre.

Incluso, si tal cual iniciara el profe con los vientos favorables, entonces, comenzaría, digamos, con un medio tiempo técnico y/o, con mucha suerte, académico.

Luego, transcurriría mucho tiempo, a veces toda la vida, con frecuencia, ni con toda la vida, para llegar a la categoría “C” y como investigador.

Es decir, más que un simple académico.

La elite entre las elites de la academia en Veracruz y en el país.

Su currículo lo dice:

Cargo actual y labor docente:

1. Cargo actual:

Fecha de contratación: 25/02/08.

Puesto: Investigador de Tiempo Completo (4102).

Categoría: Académico de carrera de tiempo completo titular “C” (4101)2.

Tipo de personal: Académico (4).

Tipo de contratación: Planta (1).

Adscripción: Instituto de Filosofía, Universidad Veracruzana.

Por eso, en medio de tantos requisitos de la UV para otorgar un contrato por horas, un medio tiempo, un tiempo completo, la categoría “A”, “B” y “C”, el hijo de Buganza Salmerón es un suertudo.

¡Bendito sea Dios!

¡Hosanna, hosanna!

TODO POR LOS HIJOS

Claro, la filosofía política y social de BuganZa resulta admirable: abrió la puerta a su hijo en otra dimensión laboral.

La academia.

Igual que el presidente Miguel Alemán Valdés que como tal… vetó a su hijo Miguel Alemán Velasco para que mientras viviera nunca, jamás, ocupara un cargo público.

Y le dio Televisa para desarrollarse y crecer.

Y cuando el padre falleció el hijo fue senador de la República y gobernador de Veracruz en una carrera insólita que, bueno, y dada la práctica política el sistema priista le debía.

En contraparte, Buganza, digamos, miró con simpatía ahora el descubrimiento de Ángel Aguirre Rivero, expriista y ahora experredista, quien como gobernador del conflicto y sórdido estado de Guerrero incorporó en la nómina, además con negocios jugosos, a los hermanos, a los tíos, a los primos, a las novias, a las amantes.

Incluso, a uno de sus hijos impuso de candidato del PRD a la presidencia municipal de Acapulco.

Así, en una actitud, digamos, ¿digna?, Ángel Aguirre renunció al PRD y se puso a disposición del sucesor para que lo investigue.

A diferencia de Plutarco Elías Calles, quien impuso a un hijo como gobernador de Nuevo León y a otro diputado federal y ministro de Estado, Buganza encaminó a su hijo mayor por la academia.

Muy bien hecho.

Aplausos.

Y más porque por los hijos el ser humano da todo.

Pronto, “antes de que el gallo cante tres veces”, en menos tiempo del que San Pedro utilizó para negar a Jesús de Nazareth cuando un soldado dijo que andaba con el Mesías, el hijo de Buganza podría convertirse en director del Instituto de Filosofía y/o, mínimo, director de la facultad de Filosofía, siguiendo la tradición del sacerdote José Benigno Zilli (el más puro de los ministros de Dios en Veracruz), que lo fue.

¡Hosanna, hosanna!

POSDATA: Un filósofo le abrió la puerta a Gerardo Buganza en política… Fue César Leal Angulo, quien fuera embajador de Vicente Fox en Grecia… Así, el primer cargo público de Buga fue como edil en el Ayuntamiento de Córdoba, donde Leal Angulo lo acomodó por dedazo, fast track… Tal cual, aprendió pronto las claves de la política, pues luego fue senador de la República y diputado federal en varias ocasiones, siempre por la vía plurinominal, es decir, sin hacer campaña, sin exponerse a una derrota en las urnas y sin gastar un solo centavo… La única vez que fue candidato, gobernador en el año 2004, fue derrotado en las urnas… Pero aun cuando perdió ante Fidel Herrera, durante el fidelato la fama pública registra que a Buganza le fue mejor, pues además de los negocitos, el góber fogoso y gozoso incorporó a su gabinete legal y ampliado a varios bugancistas…

00
Compartir