Tarek Abdalá, extesorero de Duarte, logra acuerdo con PGR; evita juicio por desvío

El extesorero del gobierno de Veracruz en el sexenio de Javier Duarte, Antonio Tarek Abdalá Saad, logró un acuerdo con la Procuraduría General de la República para evitar ser juzgado por el presunto desvío de 55 mil millones de pesos, dinero que éste habría transferido a diversas cuentas por órdenes del exgobernador.

De acuerdo con Milenio el extesorero consiguió el arreglo el pasado 30 de noviembre, tras solicitar un recurso denominado “criterio de oportunidad”.

Con este acuerdo, Tarek Abdalá tendrá que declarar en contra de Duarte y otros exfuncionarios, en los juicios donde éstos sean acusados, pues de no ser así perdería el beneficio y sería juzgado por el desvío millonario. 

El recurso de “criterio de oportunidad”, planteado en el Nuevo Sistema Penal Acusatorio, permite a los solicitantes convertirse en testigos colaboradores a cambio de obtener beneficios legales. Este criterio ha sido concedido por la PGR a varias personas vinculadas con los desvíos del exmandatario.

Desde inicios de 2018, Antonio Tarek Abdalá se convirtió en un testigo colaborador de la PGR a cambio de que no se procediera en su contra.

En mayo pasado, el extesorero confesó ante la PGR que a lo largo de la administración de Duarte se desviaron recursos públicos a compañías fantasma y que en muchas ocasiones era Karime Macías, la esposa del exgobernador, quien decidía el destino del dinero.

Cuando el exfuncionario hizo esta declaración aún estaba protegido por el fuero que tenía como diputado federal del PRI.

Tarek también aceptó que él, desde su cargo como tesorero, efectuó pagos a las compañías irregulares, asegurando que cada transferencia que hizo fue por instrucción y conocimiento de Duarte y Karime.

El extesorero aseguró que el dinero se tomaba de partidas públicas que se asignaban a distintas dependencias, y que aun cuando dichas dependencias tenían carencias o servicios por cumplir, el dinero igual era transferido para los fines que decidía la pareja que gobernaba Veracruz.

Animal Político publicó  en mayo de 2018 que fueron al menos 9 las dependencias del gobierno de Veracruz desde las cuales se habrían transferido más de 3 mil 600 millones de pesos a compañías fantasma, operaciones que en la mayoría de las ocasiones se ejecutaban desde la Tesorería que ocupaba Abdalá.

Para que se perdiera el rastro de los recursos desviados, Tarek detalló que había dos tipos de cuentas bancarias en la Secretaría de Finanzas de Veracruz: las específicas, que era donde se recibía el recurso federal etiquetado para un fin determinado, y las “concentradoras”, donde se transfería el dinero etiquetado para dispersarlo conforme le ordenaban.

“Todo esto era aprobado por Javier Duarte. Por lo regular me reunía con él en las noches y me indicaba que era lo que había que transferir de una cuenta a otra… todo era para hacer más fácil que se perdiera el rastro”, declaró Tarek.

El exfuncionario priista aceptó que era una de las personas de mayor confianza del matrimonio Duarte y que por ello estaba encargado de operar esta trama de los desvíos aunque, insistió, siempre bajo las instrucciones de ellos.

Por estos hechos Tarek aparece al menos en 32 carpetas de investigación y pesan sobre él 11 averiguaciones previas.

No es el primer beneficiado

El pasado 3 de diciembre, Mauricio Audirac, exsecretario de Finanzas y Planeación de Javier Duarte, salió de la cárcel después de que una resolución judicial cambiara la medida cautelar sobre su caso, para permitirle seguir su proceso en libertad.

Mauricio Audirac, abandonó el Penal de Pancho Viejo, en Coatepec, Veracruz, donde permaneció nueve meses preso, acusado por el presunto desvío de 2 mil 300 millones de pesos del Seguro Popular en ese estado, en 2014.

De acuerdo con el medio Quadratin Veracruz, la jueza Alma Aleida Sosa Jiménez dio tal resolución al argumentar que los derechos de Audirac Murillo podrían haber sido vulnerados, de acuerdo con tratados establecidos por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

Aunado al caso de Audirac, otros cuatro exfuncionarios del gobierno de Duarte procesados por presunto desvío de recursos y desaparición forzada de personas, entre ellos su exjefe de la policía Arturo Bermúdez, salieron de la cárcel durante los primeros días de diciembre. Esto, gracias a amparos conseguidos alegando inconsistencias en sus detenciones.

Incluso, Jorge Cisneros, secretario de Gobierno de Veracruz, advirtió que“todos los duartistas” podrían salir libres por supuestos errores en los casos integrados por la Fiscalía anterior.

Por esta razón existen exfuncionarios del gobierno de Javier Duarte presuntamente ligados a hechos de corrupción, que hasta ahora no han sido acusados de algún delito. Algunos se convirtieron en legisladores federales tras salir de Veracruz, pero hace meses perdieron el fueron que los protegía como legisladores.

 

 

Con información de Milenio. 

00
Compartir