Taxistas, ¡ya viene su redentor azul!

HORA LIBRE

Por: Álvaro Belin Andrade

En 2016, el gremio de taxistas fue uno de los principales impulsores del cambio en el gobierno estatal. Los ruleteros apoyaron portando la propaganda del candidato blanquiazul en sus vidrios posteriores, sirvieron de acérrimos críticos del duartismo y como alegoristas del cambio que debía sobrevenir de la mano del PAN y el PRD, atizaron la pira sobre la que los veracruzanos incinerábamos el cadáver político de Javier Duarte, contaron negras historias de la complicidad del gobierno con las bandas criminales y de cómo los altos funcionarios hacían negocio con la multiplicación de las concesiones de taxi que los había llevado a la miseria.

El ascenso del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, sin embargo, habría de significarles un periodo casi terrorífico. El propio mandatario calificó al gremio de ser cómplice del crimen organizado, al que muchos de sus integrantes se habían incorporado de lleno para cometer crímenes de alto impacto o para fungir como halcones. También, que muchos prestaban el servicio en la ilegalidad.

Es posible que el Programa de Reordenamiento y Regularización del transporte sirva para evitar la colusión de taxistas con grupos criminales, lo que sí es seguro es que significó una grave sangría para un sector que ya sufría los estragos de la masificación de las concesiones y, en contrapartida, una fuerte recaudación para la hacienda estatal.

En la mente de los transportistas había quedado la gula desmedida de las autoridades panistas por extraer dinero de los endebles bolsillos de concesionarios y conductores, agarrados de las colgaderas por las autoridades de Tránsito y Transporte.

Atacar a taxistas, electoralmente caro

De la misma manera en que fueron decisivos a la hora de ganar, los taxistas amenazaban con brindarle a Yunes y su familia la misma receta que le aplicaron a Javier Duarte. Miguel Ángel Yunes Márquez, por ejemplo, recibió en octubre el fuerte abucheo de un grupo de taxistas cuando acudía a un desangelado evento en Orizaba, donde presumiría de su exitosa gestión al frente del ayuntamiento de Boca del Río.

Por eso, y ante el sitio marginal en que se encuentra el júnior en las preferencias electorales rumbo a la elección de Gobernador del primero de julio, es que el gobernador Yunes ha anunciado este miércoles que condonará al 100 por ciento los derechos de control vehicular de las unidades de transporte público y reembolsará el pago del tarjetón de identificación de los conductores.

La medida no es un reconocimiento por haber cumplido con el programa de reordenamiento y regularización. En el comunicado oficial se señala además que esto tendrá efecto si realizan el proceso de emplacamiento antes del 30 de abril.

No ha sido estímulo sino marcha atrás en un proceso que ha lastimado mucho a los transportistas, quienes tienen un contacto cotidiano con por lo menos 200 personas cada día, a quienes pueden convencer de que volver a votar un Yunes puede ser pernicioso para los veracruzanos.

¿Logrará ganárselos para la causa de su hijo antes de que sea demasiado tarde? Allás los taxistas que le crean.

¿Xalapa, manantial de paz y esperanza?

No cabe duda que la demagogia prende la pradera y se apodera del palacio municipal de Xalapa. Ya empiezan a proliferar por varios rumbos de la ciudad las mantas publicitarias del ayuntamiento morenista que encabeza Hipólito Rodríguez, con el eslogan “Xalapa: manantial de paz y esperanza”.

¿De qué mente febril habrá salido tan absurda leyenda? ¿Es propósito o calificación? La capital de Veracruz está considerada entre las diez primeras ciudades en comisión de homicidio doloso (de hecho ocupa la segunda plaza), las bandas criminales se pasean alegremente por toda la ciudad, los asaltos se multiplican, nadie está seguro ni dentro de sus propios hogares, y don Hipólito lo considera un remanso de paz. ¡No tiene vergüenza!

No contará el ayuntamiento con policía propia sino hasta fin de año, apenas están convocando a quienes quieran ganarse 15 mil pesos mensuales para ser policías municipales, lo que significa que Xalapa depende de la policía estatal y ya sabemos cómo nos está yendo en todo el territorio veracruzano. ¿Cómo quieren asegurar que hay o habrá paz en la ciudad?

Por otra parte, ¿no estará consciente el ayuntamiento del éxodo de xalapeños hacia otros estados porque aquí no hay empleos medianamente remunerados? La más numerosa oferta de empleo la presentan financieras ‘patito’ que buscan colocar préstamos a quienes lograron mantenerse trabajando en oficinas públicas, mientras a los promotores les pagan solo comisiones hasta que la operación está consolidada y, en algunos casos, cuando el deudor termina de pagar el total del crédito.

Tanto su gobierno como el de Miguel Ángel Yunes Linares se han encargado de patearle el trasero a cientos de burócratas, a quienes ni siquiera reconocen derechos de antigüedad para que sean beneficiados con liquidaciones decorosas que les permita transitar hacia otras oportunidades laborales sin que sus familias sufran el inesperado despido. ¿De dónde sacan que hay una mínima esperanza?

¿Alguna propuesta para promover el empleo? Absolutamente ninguna, pese a que los puestos municipales son ocupados por universitarios oriundos de la ciudad. ¿Qué empresas de servicios de calidad (ya que no puede la ciudad ser asiento de industrias) están siendo atraídas?, ¿qué eventos de carácter nacional están programando para atraer turismo y dar empleo a tantos lugareños que deben salir a otras ciudades y regresar los fines de semana a visitar a sus familias? Quienes gobiernan la ciudad la han tenido fácil: de sus puestos como investigadores o profesores, han pasado a las filas de la burocracia municipal mejor pagada y, cuando salgan de ahí, regresarán plácidamente a sus plazas universitarias. Es decir, ni sudan ni se acongojan.

Pero, claro, vienen elecciones y hay que lavarle la cara a Morena que no ha mostrado aún de qué material está hecho para hacerse cargo de un gobierno, así sea municipal.

Recrudece ofensiva contra AMLO y sus sucios aliados

Aprovechando el periodo de intercampañas previsto por el INE hasta el 30 de marzo próximo, los adversarios de Andrés Manuel López Obrador han empezado sendas acciones legales que seguramente debilitarán la posibilidad de que los indecisos, un enorme ejército de votantes que no saben a quién votar (y muchos de ellos preferirán no hacerlo por nadie), se decanten por el aspirante presidencial de Morena.

Ambas acciones tienen que ver con actividades inmobiliarias en la Ciudad de México, una de ellas de la todavía sujeta a proceso penal, la maestra Elba Esther Gordillo Morales, emprendida por la dirigencia del SNTE, y otra más celebrada por el propio López Obrador, cuando era jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, cuyo expediente se ha abierto como un acto de amor y de amistad del actual jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera.

El primer caso ha sido destapado por el periódico Reforma, en la primera plana de su edición de este 14 de febrero, miércoles de ceniza y día del amor y la amistad. En su primera acción para responder a los amagos de Elba Esther Gordillo, la corrupta exdirigente magisterial conquistada por el tabasqueño, a quien le ha puesto su familia y sus contactos en el sindicato magisterial más fuerte de América Latina para apoyar su campaña presidencial, el reelegido dirigente del SNTE Juan Díaz de la Torre “va por la suya”.

La nota del periódico capitalino señala que el sindicato magisterial “acordó emprender acciones jurídicas para saber cuál fue el destino del predio Portal del Sol, ubicado entre Santa Fe y Cuajimalpa, en donde se pretendía construir la Ciudad del Conocimiento”, un ambicioso proyecto impulsado por la límpida aliada del níveo López Obrador, que contendría la sede del SNTE, un museo, una moderna biblioteca, auditorios  al aire libre y amplios jardines.

Y no es poca cosa en términos económicos. El predio está ubicado en una de las zonas más caras de la Ciudad de México y estaba conformado originalmente por 16 hectáreas. Los miembros del sindicato sospechan que Gordillo vendió 10 hectáreas que fueron destinados a desarrollos inmobiliarios de alta plusvalía.

Las huestes de Juan Díaz de la Torre, reelecto por otros seis años con impugnaciones ordenadas por la maestra, quien quería colocar a un afín que le llevara los maestros a apoyar a AMLO, acordaron emprender acciones legales para rastrear el destino de ese predio, cancelar el proyecto elbista y seguir en la pelea por recuperar obras de arte (16 pinturas aparentemente de Diego Rivera y un escultura) que le aseguró la PGR a Elba Esther Gordillo cuando fue detenida, y en las que gastó unos 3 millones de dólares del sindicato.

Los enormes negocios fraguados al cobijo de AMLO y Ebrard

El siguiente caso involucra directamente a Andrés Manuel López Obrador. Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, anunció el martes que abrirán documentos de la cesión de predio hecho por Andrés Manuel cuando gobernaba el DF pues “en su gobierno está prohibido encriptar datos”.

Según el periódico 24 Horas, el jefe de gobierno habría asegurado que la Contraloría investigará y sancionará a quien clasificó la información relacionada con el predio R42, en Santa Fe, que se cambió por la construcción de una vialidad. Señala la bajante de la nota principal que “24 HORAS difundió que la operación se hizo durante el gobierno de López Obrador, como parte de un paquete que benefició, con miles de millones de pesos, a dos inmobiliarias”.

En efecto, en su edición del lunes 12, el diario señala que Andrés Manuel López Obrador, precandidato a la Presidencia de la República por Morena, “cedió terrenos a cambio de vialidades que hoy albergan condominios lujosos en Santa Fe, cuyos departamentos se venden en millones de pesos e, incluso, se rentan en dólares. Por su parte, su sucesor y hoy coordinador de Morena en la primera circunscripción electoral del país, Marcelo Ebrard, privilegió la venta de predios con un costo mucho menor a su valor real, con lo cual benefició a las mismas constructoras que el tabasqueño”.

Explica que se trata de cuatro predios. “El primero es el R42, que originalmente fue expropiado para erigir en éste el penal poniente, pero al final fue sede de Cumbres Santa Fe, un complejo inmobiliario que cuenta con cuatro tipos de desarrollos, cuyos departamentos se venden de 11 a 26 millones de pesos, según portales inmobiliarios. Dicho terreno, de 42 hectáreas, fue permutado por la construcción de la vialidad Carlos Lazo entronque Centenario. Ésta tuvo un costo de mil 219 millones de pesos para la ciudad, pero los 954 departamentos que en conjunto conforman Cumbres de Santa Fe valen 15 mil 598 millones de pesos; es decir 14 veces más que el monto invertido en la vialidad.”

Y añade: “La segunda entrega de terrenos a cambio de vialidades consta de tres predios (Tramos I y II y Módulo 4 en Álvaro Obregón), cedidos con el objetivo de construir la ampliación del Eje 5 Poniente, de Prolongación San Antonio a Rómulo O´Farril. Ésta tuvo un costo de 849 millones de pesos, pero los predios que permutó López Obrador actualmente valen dos mil 144 millones de pesos”. El amplio reportaje está disponible en internet.

Hasta aquí con el tema. En los días siguientes, tanto Elba Esther Gordillo, actual protectora de AMLO, como el propio precandidato presidencial de Morena enfrentarán una dura batalla mediática, que puede tener su correlato en escaramuzas ministeriales. ¿Valdrán la pena los votos magisteriales a cambio de llenarse la cara con el excremento de la corrupción gordillista?

00
Compartir