Tlahuelilpan todos somos culpables

El Arte de Comer Sapos 

Por VicMAN

Cuando el caos se presenta en cualquier parte de nuestra vida cotidiana, las personas perdemos el sentido de la ubiquidad y no medimos las consecuencias de nuestros actos y de esa manera ocurren finalmente las tragedias en nuestras vidas, nadie puede ser exento de equivocarse y tomar una mala decisión sin que no haya consecuencias.

La población tomo una mala decisión al participar de manera ilícita en una fuga de combustible donde tratan de justificar que se hacía por una necesidad de miseria y pobreza, esto no justifica el participar y ser protagonistas de su necesidad, somos un país con mucha riqueza, pero nuestra principal manera de ganarnos la vida siempre ha sido a través del trabajo.

Las autoridades en los 3 órdenes de gobierno, no pudieron controlar una situación de caos, una vez más demostramos que nos falta más sensibilidad, manejo de las crisis y lamentablemente esta situación derivo en una tragedia que finalizo con la muerte de casi un centenar de personas.

Hoy tenemos un hecho concreto, ciudadanos de todas las edades queriendo en acto de rapiña llevar a sus casas un dinero extra, en su ambición, el no medir el peligro que representa una fuga de esa magnitud, hoy nos lleva a decir que nadie experimenta en cabeza ajena, Tlahuelilpan hoy la recordaremos y la ubicaremos en el plano geográfico de nuestro México querido, no por sus costumbres, no por sus paisajes, no por sus tradiciones, lamentablemente por una tragedia que la marca en todo el mundo.

México es hoy un ejemplo del mal manejo del caos, de la corrupción, de la ambición y la necesidad, de nuestras autoridades, y que hoy el mundo conoce a una población no por lo que aporta al mundo y la humanidad sino que lo ubicaran siempre por su tragedia.

Nada justifica al pueblo, a las autoridades, a la ciudadanía y a todos nosotros como sociedad para decir y crear culpables, todos los somos por comisión o por omisión o por simples espectadores de una situación que nadie controlo y que todos veíamos que tarde o temprano ocurriría, pero todos fuimos insensibles y no advertimos en las redes sociales, el peligro y las consecuencias de este lamentable suceso.

Las redes sociales documentaron la chacota, el festejo, la exaltación de la gente como si hubiera encontrado una mina de oro, sin advertir el peligro, pedir la actuación de autoridades competentes, de protección civil, de autoridades de PEMEX, del gobierno del estado, del municipal, y del gobierno federal, todos vimos gente bañándose en combustible, llenando garrafas, cubetas y todo traste que pudiera servir para acumular el combustible de esa fuga, el diablo los engaño los puso en una trampa mortal tentándolos con la ambición, con la oportunidad, sin visualizar el peligro verdadero.

A nuestras autoridades les falto asumir su papel y controlar el caos, y esto va para todas las autoridades de los 3 órdenes de gobierno, que vieron el saqueo, vieron la euforia de la gente, pero no fueron capaces de controlar este acontecimiento con la responsabilidad que representa la fuga de combustible que pudieron haberlo hecho y evitar ese desenlace, él hubiera ya no existe hoy los hechos hablan un centenar de muertos un luto doloroso para esa población y una tragedia para toda la nación.

El sapo de esta semana es para todos, para la ambición de la gente, para las autoridades, para todos los huachicoleros que tanto daño le han causado a la nación, para esa corrupción desmedida y absurda con que tantos años se ha fraguado en nuestro país, nadie se libra del sapo, hoy todos somos culpables de esta lamentable tragedia, porque nada justifica que durante horas vimos cómo se fraguaba la tragedia y al final como sociedad, como autoridades y como medios de comunicación fuimos omisos a esta que solo necesito una chispa para exhibirnos como país.

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

00
Compartir