Todo corrompe la aplanadora priista

•La elección de candidatos a diputados federales ha sacado del clóset la naturaleza humana de quienes ejercen el poder en Veracruz
•El colmo: nombrar subsecretaria del gabinete legal a una chica de 23 años para evitar que con su familia caciquil se vayan a la oposición

La elite política de Veracruz vive la tragedia más atroz de su historia. La generación fidelista en el poder sexenal, dispuesta a corromper todo a su paso con tal de mantenerse en la cima, dueños del día y de la noche y dueños de los cien mil millones de pesos de presupuesto anual…

Más los altos salarios…

Más las canonjías…

Más los diezmos y dobles diezmos…

Más los negocios lícitos e ilícitos…

Más los trastupijes provenientes del mundo sórdido de la delincuencia organizada.

Y, lo peor, el silencio de los diputados de oposición en el Congreso, algunos de los cuales también entran a los cochupos.

Y ni se diga el silencio, mejor dicho, la complicidad del Órgano de Fiscalización Superior, ORFIS, y la Comisión de Vigilancia del Congreso, y la Contraloría.

Un dato: Carla Enríquez Merlín, de 23 años de edad, es hija de la diputada local Gladys Merlín Castro y nieta del cacique de Cosoleacaque, Heliodoro Merlín Alor.

Ambas, la madre como primera opción y la hija como segunda, cabildearon para quedarse con la candidatura al Congreso de la Unión; pero fueron descarriladas por Cirilo Vázquez Parissi, hijo de Cirilo Vázquez Lagunes, el cacique sureño asesinado en el sexenio de Fidel Herrera Beltrán.

Entonces, y para allanarle el camino, el gobierno de Veracruz ha nombrado a Carla Enríquez Merlín, sin ninguna experiencia administrativa ni política, sin conocimiento teórico en la materia adquirido, digamos, en la universidad (no posee título) sin batallas ganadas ni perdidas en la vida pública, subsecretaria de Fomento y Gestión Ambiental.

Subsecretaria, se insiste, a los 23 años… así como Jacob Buganza Torio que a los 26 años de edad fue nombrado por dedazo, fast track, investigador de tiempo completo, categoría “C”, la más alta, en la Universidad Veracruzana, adscrito al Instituto de Filosofía.

LA APLANADORA PRIISTA

Otro dato:

Fabiola Vázquez Saut con su hermana Regina han alternado los cargos públicos en Acayucan. La presidencia municipal y las diputaciones locales y federales.

Ahora, de nuevo Fabiola se anotaba para la candidatura a diputada federal, donde también se perfilaba, como quedó, Érick Lagos Hernández, entonces secretario General de Gobierno.

Y Fabiola fue doblegada con el nombramiento de subsecretaria de Desarrollo Agropecuario para que Érick camine solito a la curul federal pues, además, el candidato

panista a la curul federal fue doblegado con medio millón de pesos y la concesión de un taxi.

Otro dato:

Dominga Xóchilt Tress, panista, derrotada candidata a la alcaldía de San Juan Evangelista y a la curul local, también se anotaba para la candidatura a diputada federal.

Y Érick Lagos operó con el gobernador, a quien se la acercó lo suficiente para nombrarla directora de Espacios Educativos de la SEV para, de nuevo, quedar solo en el carril electoral.

Ahora, ni hablar, algún pecado mortal cometió Dominga Xóchilt cuando Adolfo Mota era secretario, que fue destituida.

Y, no obstante, sigue usufructuando un par de camionetas blancas y cuatro guardaespaldas a su servicio.

Otro dato:

El expanista Julio Saldaña Morán fue elegido candidato a diputado federal pluri por el PRD.

Pero también será candidato uninominal por el distrito de Boca del Río para restar sufragios al panista Paco Gutiérrez de Velasco y favorecer, hasta donde sea posible si posible fuera, a la gran revelación priista de todos los tiempos, Sergio Pazos junior.

En el proceso anterior Julio Saldaña fue candidato del PRD a la alcaldía jarocha para restar votos al abanderado panista y empujar votos al priista Ramón Poo Gil.

Entonces, según la fama pública, Saldaña Morán habría recibido 20 millones de pesos por los servicios prestados a la patria roja.

COMPRAR A LA OPOSICIÓN CON CARGOS PÚBLICOS Y BILLETE

El diputado local, el panista Julen Rementería, era el favorito en la encuesta para diputado federal.

Pero de pronto, zas, fue doblegado (¿a cambio de qué?) y declinó para dar paso a una regidora panista del ayuntamiento porteño; pero con doble juego, pues cuando operó para Maryjose Gamboa como candidata a diputada local, sirvió a los intereses de Ana Guadalupe, Lupita, Ingram.

Ahora será como candidata a la curul federal una bufona de Ana Guadalupe

El diputado local, panista Jorge Vera, estaba listo para la candidatura a diputado federal por el distrito de Tuxpan, donde se anotaba el priista Alberto Silva Ramos.

De pronto, también sufrió una transformación camaleónica y declinó, así nomás, sin argumentos sólidos e irrefutables.

No obstante, de todos los casos el más indicativo y significativo que más daño social, político y económico causa a la población de Veracruz, y desmoraliza a la militancia priista, es de Carla Enríquez Merlín, subsecretaria de Fomento y Gestión Ambiental, a los 23 años de edad.

Claro, y en contraparte, algún día el historiador dirá que Javier Duarte fue un gran impulsor de las juventudes políticas del Veracruz que le ha tocado vivir como gobernador.

Bien lo estableció el góber fogoso y gozoso: “Lo que en política se compra con cargos públicos y billete… sale barato”.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir