Turismo: La alternativa para sortear la crisis

La industria sin chimeneas ha sacado de las más graves crisis económicas al país, ahora es tiempo de que los prestadores de servicios den facilidades reales para que ocurra

Por Ángel Álvaro Peña

Los críticos sistemáticos de la actual administración en lugar de tratar de acelerar un declive en la popularidad del Presidente deberían pugnar por reactivar el turismo nacional, a través del cual todos estaríamos mejor.

El turismo es una de las actividades que beneficia a la gran mayoría de los segmentos de la población. Los diferentes niveles de turismo que puede haber a lo largo y ancho de nuestro territorio se vislumbran como una posibilidad seria y posible de salir de la crisis económica en la que han sumido nuestra economía los regímenes anteriores.

El PAN y el PRI cuestionan la falta de crecimiento, cuando las bases para que esto ocurra deben crear cimientos en años anteriores, pero lo que esta administración encontró fue una verdadera economía de guerra.

Con una economía de guerra poco puede reactivarse de inmediato, pero no sólo son los regímenes anteriores la causa de que no haya crecimiento, sino las soluciones que anteriormente daban a las crisis los gobiernos del PRI y del PAN, que tenían como regla que la deuda se pagaba con más deuda, creando un círculo vicioso que terminaba por entregar el país a los bancos internacionales, cuyos propietarios reales son los dueños del mundo.

Para aquellos que consideraban que la vía más fácil de sortear la crisis económica era el préstamo les identificaba un nacionalismo frágil o inexistente. No había funcionario público que no apoyara esa medida rápida y fácil, porque jamás hablaron seriamente de reactivar el turismo nacional, de dar facilidades al turismo internacional para convertir al país en un polo de atracción de los vacacionistas del mundo.

Simplemente se dedicaban a esperar los beneficios que les daba el poder, de ahí que compraran hasta las candidaturas como una especie de inversión segura que les garantizaba vivir bien a tres o cuatro generaciones sin necesidad de trabajar.

Ahora, la economía del país está de nuevo en entredicho, sobre todo por los detractores que cuestionan hasta las acciones de gobierno que imaginan o simplemente colocan un rumor en los medios hasta convertirlo en una sospecha.

Sin embargo, y a pesar de la sistemática guerra contra la actual administración, aparece la alternativa del turismo como una especie de salvavidas para la economía nacional que, si bien crece poco, no está en recesión; pero hay quienes, dentro y fuera del país, afirman que sí estamos en esa situación.

Quieren una mayor dependencia con las grandes potencias económicas a través de deudas cada día mayores, porque carecen no sólo de nacionalismo sino perspectiva, de vocación, de inteligencia y sólo son creativos a la hora desviar recursos a su favor.

De ahí que la actividad turística de México se convierta ahora, en una verdadera opción y esto deben entenderlo algunas cadenas hoteleras y restauranteras que consideraron que nunca tendrían una competencia como la BNB, que es la posibilidad de rentar una casa o un departamento particulares, sin necesidad de acudir a los hoteles, lo cual les ha golpeado a muchos prestadores de servicios.

Los turistas nacionales y extranjeros no se dejan llevar por campañas simplistas de precaución de sus gobiernos, tal es el caso de Tamaulipas, estado al que han recomendado las autoridades estadounidenses no visitar; debe tomarse muy en cuenta que la advertencia del gobierno de la Casa Blanca escoge como peligrosos principalmente los estados del norte para evitar que sus habitantes de aquel lado de la frontera se conviertan en turistas de este lado de la frontera.

A Tampico, por ejemplo, no solamente llegan turistas regionales o nacionales durante el periodo vacacional decembrino, también procedentes de Estados Unidos y Europa. “Vienen europeos, procedentes de Estados Unidos, mucho de la ciudad de Monterrey, San Luis Potosí, Guanajuato, Ciudad de México, de diversas ciudades”, declaró la autoridad municipal.

“Los visitantes de otros países vienen porque saben que Tampico goza de plena seguridad, que todo mundo puede transitar por el primero y segundo cuadro de la ciudad sin ningún problema. Tenemos conocimiento de la llegada de turismo de origen peruano, argentino, italiano, en lo que se refiere a otros países; sin embargo, el turista nacional viene de diversos estados como Veracruz, San Luis Potosí, Nuevo León y Guanajuato”, precisó Elvia Holguera Altamirano, titular de Turismo en la localidad.

En otras partes de la república, como son la Ciudad de México y Cancún son líderes del turismo en América del Norte. Se ubican entre los destinos que más aportan al PIB de la región y a la economía local, informó el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

El Informe de Ciudades 2019 indicó que Norteamérica contribuye con 687 mil millones de dólares anuales; equivalentes a 25% del PIB global de la industria sin chimeneas.

Precisó que Cancún lidera el ranking de las urbes que más aportan a la economía local de la región; con casi la mitad del PIB general, con 46.8%; seguida de Las Vegas, con una cuarta parte, es decir, 27.4%; y Orlando, que aporta 19.8% al PIB general de la región.

El sector turístico es responsable del 8.7% del PIB de México, que cerrará el año en la séptima posición de los países con mayor llegada de turistas en el mundo y en el 16 por ingresos de visitantes internacionales, según la Organización Mundial del Turismo.

2010 cerró con 23.2 millones de turistas internacionales en el país, según cifras del Banco de México. Al cierre de 2018 la cifra fue de 41.3 millones de personas, con base en las estadísticas del INEGI.

La Secretaría de Turismo documenta que la ocupación hotelera promedio en el país en 2010 era de 47%, cifra que comenzó a crecer a partir de 2012 para que al cierre de 2018 ascendiera a 57%. De enero a octubre de este año el promedio ya superó el 60%.

El turismo nacional debe entender que en México hay todo lo que buscan en el extranjero como visitantes, recordemos esa campaña publicitaria de Conozca Primero México, que es, en realidad un paraíso para los turistas nacionales y extranjeros.

Ante esta realidad insoslayable, los prestadores de servicios deben también abrir sus alternativas en cuanto a facilidades para que los mexicanos puedan conocer primero su país.

00
Compartir